domingo, 10 de julio de 2011

DESDE EL MONTE PIROLO: LA YERBAGÜENA DE PLATA


 El día nueve de este mes en curso y en el curso de un acto flamenco, flamenquísimo, diría yo, le fue entregada a la gran BAILAORA -con mayúsculas- Pepa Montes la Yerbagüena de Plata en su pueblo de Las Cabezas.
Pepa Montes que aunque por nacencia es oriunda del pueblo  mencionado es más trianera que la cava (de los civiles) que allí tiene su residencia, se casó en Triana con Ricardo Miño y parió en Triana a Pedro Ricardo Miño, el padre guitarrista de época y el hijo pianista con todo el flamenco del mundo metido en sus entrañas como no podía ser de otra manera. Pepa Montes lleva en Triana más de tres décadas y no solo por eso, hay mucho más. El pueblo de Las Cabezas se tiene que resignar a compartirla con los trianeros.
Dije  antes que el acto fue flamenquísimo. ¿Porqué?. Primero que nada por su sentido de la medida, hay que darle las gracias a los organizadores, ni sobró ni faltó nada, cuando nos tienen acostumbrados que  los actos flamencos se alargen hasta la desesperación. Y el flamenco dentro y fuera de otras cosas tiene y debe de tener la medida justa, como una soleá.
         Martín Martín, crítico flamenco?, presentó el evento y estuvo en profesional dando paso a la primera parte, donde cantó y se dio su pataíta por bulería Tamara Aguilera. A mi me sorprende y por eso el flamenco no se acaba, que estas chicas jóvenes que vestidas de calle y con un aparato corrector protésico, como en este caso, parece que en vez de ir a cantar a un acto flamenco van a examinarse de la selectividad desde algún instituto. Pues la tal Tamara me sorprendió, he tenido siempre oidos sordos para los  puristas, por como salió vestida al escenario, por su flamenquería y conocimiento de los cantes. Eso es lo importante, que la gente joven quieran estar en este mundo y participen. Las tablas y los conocimientos se adquieren a base de querer estar y que los dejen, sin críticas negativas que lo destruyan anímicamente. Debemos estar en la época actual y no estar  comparando, escuchando y acordándonos    perennemente de cantaores y/o cantaoras del pasado y de sus cantes y como lo hicieron. La evolución, como dijo Darwin, es imparable porque el entorno marca las pautas y las mutaciones y la sociedad de esta época lo pide y además lo consigue. Los jóvenes entran en el arte flamenco por la sensibilidad y la  dulzura, que la tine, nunca con la dureza aunque sea uno de los pilares, tiempo al tiempo y cada uno cogerá la verea que mejor le venga a su estilo.
Después vino el bailaor Juan de Juan, con un curriculum que lo avala desde muy joven y últimamente, hasta que emprendió el vuelo por su cuenta, en los espectáculos del gran bailaor Antonio Canales. Se podrá discutir el baile de Juan de Juan pero no el que de en los tablaos hasta la última gota de sudor de su cuerpo, el darlo todo al público que se congrega para verlo y él no los defrauda en absoluto. Al final los espectadores en pie y más de cinco minutos de ovación.


En el entreacto la entrega de la Yerbagüena de Plata a Pepa Montes con llamada al escenario de autoridades, familia y amigos presentes, arropada por todos Martín Martín hizo la ofrenda, vino la imposición de la yerbagüena y los regalos, entre ellos un cuadro de  M. Machuca que era un espectáculo y otro cuando el mismo pintor con popá Ricardo Miño a la guitarra se dejó caer con este fandango al estilo del Carbonerillo, cuyo autor es el mismo popá Ricardo y dedicado a su esposa:
                          
Bailaora de tronío 
con sabor a yerbagüena, 
bailaora de tronío, 
de las que tienen pureza, 
y te dejan el sabor 
como el pan de Las Cabezas.


Se formó el taco. La gente en pie, pero no les dio tiempo a sentarse porque “El Chiva”, aire de patriarca gitano, serio y cabal, coge el micro y con la guitarra de Ricardo y las palmas de los espontáneos del tablao se pega unas bulerías y sale Pepa y se las baila -¡Oh, prodigio!- sin salirse de una de las planchas de las tablas que tendrían aproximadamente menos de un metro cuadrado, todo pura y dura expresión corporal y a compás. Imposible. La gente empezó a pegar chillíos y óles. El acabose con lágrimas.¡Que emoción!.
En la segunda parte y cierre llegó Triana y cantó en la boca y la gracia de Esperanza Fernández y todo se lo dedicó a Pepa Montes.
Relentizó el cante con su postura y gestos de artista cara, con la voz rota cuando hacía falta que se rompiera y llegó la seguiriya: “Las campanas de Santana/repican por seguiriyas/que se casa un calorró”… , y los tangos del Titi: “Ya vienen bajando por las escaleras”… , y las alegrías con toda la letra refiriédose a Triana: “Los arbures y los barbos pasan por el Altozano y se comen en adobo/ en la Cava los Gitanos….”. Y las bulerías, más de media hora sin repetir una letra, y todo referente a Triana, tan solo una concesión a Utrera con un fandango, por bulerías, de la Fernanda y la pataíta para finalizar. Y yo llorando que no lo hacía desde un día viendo torear al Paula en El Puerto y cuando murió mi Bato.

                                          
                                               A.Fernández de Cachero M.
                                                                       Julio-11


11 comentarios:

  1. ¿Sabes, Antonio, de quien me he acordado leyendo tu crónica del homenaje a Pepa? Pues del impar e inolvidable José Antonio Blázquez, el que diera lustre literario al flamenco que tocaba con sus formas y que luego vertía en las páginas de ABC.
    Sólo eso.
    Lástima no haber podido vivir noche tan flamenca y trianera.

    ResponderEliminar
  2. Elisa Santos10/7/11 21:18

    Sin lugar a dudas Angel te habría gustado, y habrías disfrutado mucho, como amigo de Pepa y como Trianero.

    Uno de los mejores momentos fue cuando, representando de un modo inmejorable a Triana Antonio Fernández Cachero leyó, a modo de homenaje, un poema dedicado a Pepa, que espero no tenga muchas faltas en las transcripción del mismo que aquí os dejo. Impresionante Antonio!!


    Saca la seda al tablao,
    pon los flecos a tus pies,
    vuelve ese mantón bordao
    del derecho y del revés.

    Arabescos imposibles
    pintan al aires tus manos,
    tus brazos, tirabuzones
    suben y suben al cielo
    y al compás de una sonanta
    quieren tocar los luceros

    Miran la estrella y la luna,
    miran desde el olivar
    como meces la cintura
    como llevas el compás
    mientras desgarra la noche
    un cante por soleá.

    Ay Pepa!, ay Pepa Montes!
    Bailaora de Sevilla;
    por qué te cambia la cara
    y el color de tus mejillas?
    Porque me duele la sangre
    bailando por seguiriyas

    Ay Pepa!, ay Pepa Montes!
    dime quién te cambió el gesto
    de la pena y risa clara
    como de la noche al día?
    Es que me canta Triana
    Y bailo por bulerías.

    La risa sigue en tu cara,
    más flamenca todavía,
    todavía más salada,
    más lunares, más volantes,
    todo el sol de Andalucía.
    Que me está cantando caí
    y bailo por alegría.

    Dónde va usted Pepa Montes,
    Bailaora de Sevilla?
    Qué hace usted cruzando el puente?
    Porque muero con Triana
    y allí me esperan mi gente.

    Pero Pepa, Pepa Montes;
    dónde va usted tan bien vestía?
    Con salcillos de corales
    y ese mantón de Manila
    formando la marimorena
    con tanto garbo y majeza.
    A recoger yerbagüena
    A mi pueblo, Las Cabezas.

    Antonio Fernandez Cachero
    En la entrega de la Yerbabuena de plata a PEPA MONTES
    En Las Cabezas de San Juan
    9 de julio de 2011.

    ResponderEliminar
  3. jimenezjb10/7/11 21:28

    Efectivamente, aunque todo el acto estuvo cargado de trianerismo, fue la lectura de los versos de Antonio el momento más trianero de la noche. Eramos muchos los trianeros presentes en Las Cabezas y quedamos totalmente emocionados y ,al igual que Antonio, no pudimos contener las lágrimas de emoción. Lástima que no estuvieran presente en el acto los nuevos políticos del Distrito. Gracias, Antonio, por ejercer magistralmente de embajador de Triana y desde luego seguiremos soñando con un pregon tuyo en la Velá.

    ResponderEliminar
  4. Es difícil imaginar el momento, pero lo intento...
    Enhorabuena a todos.

    ResponderEliminar
  5. Rafael M.H.11/7/11 18:43

    ¡Vaya noche!
    Una suerte que leyendo pueda uno vivir lo que, a veces, se le escapa.

    ResponderEliminar
  6. PEPA MONTES12/7/11 11:25

    muchas gracias por estos bonitos comentarios hacia mi persona,estoy agradecida de ver podido compartir una noche con sabor a hiervabuena en mi pueblo, con mis gentes de triana.
    naci en las cabezas de san juan pero me ciento mas TRIANERA que la iglecia de SANTA ANA ya que ricardo me trajo a TRIANA y me enseño a querer al barrrio y sus gentes, me case y bautice a mi hijo en la pila de los gitanos toda una vida en TRIANA.
    estoy agradecida de tener la suerte de ser de TRIANA................
    un fuerte abraso para todos.
    PEPA MONTES.

    ResponderEliminar
  7. Me hubiera encantado estar alli, pero 'lo que no puede ser no puede ser y ademas es imposible'.
    Enhorabuena a Pepa porque yo solo la vi una vez en la puebla de cazalla y los 5 min que bailo fueron magnificos.
    Y enhorabuena a ti, Antonio, por este articulo, sin duda has conseguido transmitirnos lo que sentisteis los que estuvisteis alli.

    Antonio Valera (Hijo)

    ResponderEliminar
  8. Ángel, gracias, pero cuando se hablaba de toreros los taurinos decían si hablamos de toreros hablamos, pero a Antonio Ordóñez lo sacamos fuera y hablamos aparte. Ésto sucedía con J.A.Blázquez que había que sacarlo fuera de los demás que a la verita de ellos solo soy un cuentacuentos y cerca del mencionado lo que soy, un aficionado con la osadía del ignorante.Efectivamente la noche fue mágica pero eso se arregla visionando el vídeo en algún lugar apropiado. El pregón tiene fecha -preguntarle a Ángel Vela- si la AUTORIDAD LO PERMITE Y EL TIEMPO NO LO IMPIDE. Elisa casi, casi lo bordas. Yo diría que has bordado el poema. Eso fue lo que recité pero falta algo que no dije allí para no herir sensibilidades. Se lo enviaré a Emilio entero por si lo quiere repetir en Triana en la red o publicarlo en su Torre de Cobalto. Te agradezco lo de impresionante pero estaba hasta las trancas.Como un auténtico firtro duodenaaaaaaaal...

    ResponderEliminar
  9. Antonio Valera4/8/11 1:07

    Compadre,
    Una reseña fenomenal de una noche flamenca extraordinaria.
    Pero te voy a decir una cosita: se te ha olvidado comentar las alegrias de Cordoba que Esperanza Fernandez metió enmedio de su cante por alegria...
    Con lo que Cordoba ha sio pa ti....( y pa mi)

    ResponderEliminar
  10. Menos mal que se tiene un compadre para estas cosas cuando falla la memoria. ¡Ay! Córdoba, cristiana y mora. ¡Que se paren los lelojes!,con ele, decía el Arango.¡Ay!Córdoba de mis carnes,pa mí, pa tí y pa muchos más que estábamos alrededor del arte que hay en Córdoba y muchos se van sin descubrirlo.¡Que pena!,peó pa ellos. Pues sí se me olvidó en mi reseña y te agradezco que me lo hayas recordado y nunca es tarde. Esperanza Fernández la lentificó y la representó para que se oyera bien esa maravillosa letra de:"Pregúntale al platero, platero, que cuanto vale, ponerle a tus zarcillos mis iniciales". ¡Joé! que pedazo de letra y es más, uno de los que mejor la cantan es tu gran amigo y el mío, sevillano de Utrera por más señas,ese gran cantaor que se llama Curro de Utrera afincado desde hace años en Córdoba.¿No sé de él?, sabes algo. En Córdoba actualmente tenemos viviendo a otro amigo común docto en el flamenco y en las letras, Emilio Jiménez Díaz. Algún día nos pondremos de acuerdo y le giraremos una visita.

    ResponderEliminar
  11. Antonio Valera7/8/11 11:18

    Pues hace un par de meses, que estuve por cordoba, vi un cartel que anunciaba a Curro de utrera que cantaba en una peña. lño que pasa es que no venia fotografia alguna, por lo que no se como tendrá el pelo ahora...

    ResponderEliminar

*/