miércoles, 6 de noviembre de 2013

EL CHUZO DE MARCHENA


OCNOS Y EL PREGÓN DE LA VERDULERA


Es increíble para lo que va quedando la Junta Municipal del Distrito de Triana. En las dos últimas semanas no se han podido escuchar y leer más disparates.

 El grupo municipal de I.U. va a presentar  nada menos que una batería de propuestas  para contrarrestar los efectos de las crisis, entre ellas habla de “medidas encaminadas a garantizar el cumplimiento de una serie derechos humanos básicos y esenciales como son los relativos a la alimentación, el acceso al agua o a la vivienda”. Continúa el Sr. Torrijos reclamando una Red Municipal de Cocinas Sociales y Solidarias en los barrios más necesitados, entre algunas ideas más.

Y digo yo,  puestos a proponer medidas ¿no sería mucho más eficaz para contrarrestar los efectos de la crisis que desaparecieran las subvenciones a los partidos políticos, sindicatos y asociaciones patronales,  invertir más en el poder judicial para que terminen de entrar en prisión todos los  chorizos con responsabilidad política que nos han estado robando en los últimos años o eliminar órganos administrativos y políticos innecesarios como por ejemplo los once distritos municipales entre los que se encuentra el de Triana?

Pero para premio al disparate las declaraciones que el Delegado del Barrio realizó hace unos días para remarcar su gestión al frente del Distrito  en las que subraya la inversión de 15.000 euros  en reparaciones de alcorques, baches, aceras y otros trabajos de mantenimiento. Quince mil euros, han leído bien. Y para terminar, como colofón al manido discurso político, nos da las siguientes cifras: se han realizado 7507 podas, 105 plantaciones,  se ha actuado en 4686 alcorques y se han recogido 190832 kg de naranjas de los 2522 naranjos existentes en el Barrio. Redondea el manifiesto añadiendo que es el tercer distrito con más podas realizadas en toda Sevilla. No me digan que no es para sacar en hombros al delegado y ponerlo en la Plaza Nueva para que no regrese más a Triana.

Me pregunto a quién se le ocurrirá realizar estas estadísticas que con total seguridad nos costarán innumerables horas de trabajo de algún funcionario con cargo al presupuesto municipal. Las cifras de las naranjas me han parecido un cuento porque si dividimos los kg totales entre todos los naranjos trianeros resulta una producción de casi 76 kg por árbol, cifra increíble y disparatada que no encaja ni en el  “pregón de la verdulera”.

En el mundo Flamenco se conoce el “pregón de la verdulera” o “de la frutera” a una cantiña, normalmente un mirabrás, popularizada por Antonio Chacón, con la siguiente letra:

“Salga usté a su puerta, hermosa,
y dígame usté salero;
castañas de Galaroza,
vendo camuesas y peros.
Ay, Marina,
vendo naranjas,
y son de la China,
batatitas borondas,
suspiritos de canela,
melacotones de Ronda,
castañas, cómo bajean”

Ayer, día de homenaje  a Luis Cernuda, me acordé de “Ocnos” como símbolo al trabajo inútil y del “Pregón de la Verdulera” al escuchar el resumen naranjero que nos ha regalado el delegado.

¿Terminará algún político de una vez por todas con estos despropósitos? ¿Cuándo dejarán de fabricar trenzas de juncos verdes para que se las coma la burra? ¿Se les acabará alguna vez el humo que venden?

Y mientras tanto Triana ya no es la cuna del Flamenco, ni aquel barrio histórico que engendró más artistas que ninguno , no, Triana es el barrio con los naranjos  más fértiles del mundo y el tercero de Sevilla en el número de podas;  todo un record.

José Luis Jiménez




3 comentarios:

  1. El que sabe es el que puede y debe hablar, y haces muy bien en decir lo que dices y como lo dices. Se supone que los munícipes saben lo que representa este barrio; que hablar aquí de podas y similares es insustancial porque está en lo más elemental de sus obligaciones. A Triana hay que ponerla y mantenerla en su sitio y eso no se consigue con estas acciones que, además, se presentan como auténticos logros; estará bien en determinados lugares de la ciudad, pero en Triana los objetivos tienen que ser otros muy distintos. Y aquí, en este medio,no dejamos de hablar de lo que el barrio, de nombradía universal, necesita; pues eso es lo que hay que lograr y, después, presumir de ello.

    ResponderEliminar
  2. Elisa Santos7/11/13 11:01

    “En ocasiones, raramente, solía encenderse el salón al atardecer, y el sonido del piano llenaba la casa, acogiéndome cuando yo llegaba al pie de la escalera de mármol hueca y resonante, mientras el resplandor vago de la luz que se deslizaba allá arriba en la galería, me aparecía como un cuerpo impalpable, cálido y dorado, cuya alma fuese la música.
    ¿Era la música? ¿Era lo inusitado? Ambas sensaciones, la de la música y la de lo inusitado, se unían dejando en mí una huella que el tiempo no ha podido borrar. Entreví entonces la existencia de una realidad diferente de la percibida a diario, y ya oscuramente sentía cómo no bastaba a esa otra realidad el ser diferente, sino que algo alado y divino debía acompañarla y aureolarla, tal el nimbo trémulo que rodea un punto luminoso.
    Así, en el sueño inconsciente del alma infantil, apareció ya el poder mágico que consuela de la vida, y desde entonces así lo veo flotar ante mis ojos: tal aquel resplandor vago que yo veía dibujarse en la oscuridad, sacudiendo con su ala palpitante las notas cristalinas y puras de la melodía.”
    Pasaje de “Ocnos” (Luis Cernuda)

    Si los políticos que gobiernan nuestra ciudad tuviesen la sensibilidad necesaria para oir a Cernuda susurrarle estos pasajes al oido otras serían sus propuestas, encuestas y noticias.

    Respecto al burro del "ocnos" mitológico, como se entere de lo de las podas ya va a estar en Triana que es dónde de verdad se puede poner las botas comiendo verde...

    ResponderEliminar
  3. jimenezjb8/11/13 14:52

    Hemos tenido mala suerte con los políticos que han tenido que representar nuestro Barrio. Su paso por el Distrito es un trampolín hacia cualquier otro sitio. Mientras tanto van luciendo su más absoluto desconocimiento, y muchas veces desprecio, del barrio al que deberían de representar. Al actual lo recordaremos como al mejor jardinero y recolector de naranjas que ha tenido Triana, antes de irse debería de plantar un arbolito en algún lugar emblemático para que lo recordemos con cariño.
    Y volviendo al "Ocnos" mitológico, el problema es tanto trabajo inútil y tantos burros comiendo que no se terminan de saciar.
    ¡HASTA CUANDO!

    ResponderEliminar

*/