sábado, 25 de mayo de 2013

EL DEDO DE RODRIGO



Ya está aquí…


            Si, se ha asentado ya en la historia del flamenco y cada vez el daño se hará mayor. Hace tiempo que venimos denunciando cómo los jóvenes interesados en nuestra música y sus artífices muestran un casi absoluto desconocimiento de lo que Triana ha representado y representa en el devenir de algo que tanto nos afecta como andaluces. Por determinados intereses, hace tiempo se sembró lo que ahora se recoge; los potentes altavoces pregonaron lo que a ellos les interesaba, despreciando todo aquello –o aquellos- que podía –o podían- interferir en la consecución del objetivo: que el flamenco se circunscriba a una o dos comarcas, aquellas que han sabido sacarle todo el partido material. Pongamos el caso de Jerez con su Centro Andaluz, su festival del baile, su Cátedra, etcétera. Bien es verdad que sus poderes oficiales están por la labor porque saben la riqueza que genera, lo que aquí, en esta ciudad de tanto arte y tanto olvido, se desestima por penosa incultura y franco desinterés. Con la Semana Santa y la Feria lo tenemos todo hecho, y queremos vivir el año completo de la industria turística…

            Acabamos de leer en El Diario de Sevilla el anuncio de una nueva publicación con el título “Flamenco y Cómic”. Se trata del trabajo de veinte historietistas gráficos que han puesto en viñetas la vida de sendos artistas más un apartado sobre los orígenes del flamenco. Hemos visto sólo las dos páginas que el citado diario le dedica a la noticia bien ilustrada, como es natural, tratándose de un libro esencialmente gráfico. Pero ni falta que nos hace, con lo leído y contemplado tenemos bastante. Las ilustraciones corresponden a Moraíto Chico, Manuel Soto Sordera, Enrique Morente, Camarón, Carmen Amaya, Caracol, Macandé, Bambino, La Niña de los Peines y la Paquera. Jerez se lleva la palma, como no. Lo que suena es lo que se repite; lo demás no existe.

            Otras modernas historias de flamenco, pongamos como ejemplos la de José Manuel Gamboa y la del crítico del diario citado, Juan Bergillos, ya son evidentes muestras de lo que va quedando de la verdad de un género con más de siglo y medio de existencia y su honda prehistoria. Y nada podemos hacer contra lo que ya se ha institucionalizado, porque quién le quita tanta tierra encima a lo que esta orilla ha supuesto en el génesis del cante y el baile, y quién menciona ya a los Frasco El Colorao, Los Fillos, Caganchos, Pelaos, La Andonda (en Triana), Ramoncillo el Ollero, La Gómez, La Cuende, La Bilbá, La Guaracha, Ana la Manca, La Ruca, Maruja La Trianera, Amparo de Triana, Angustias Cruz, Curro Puya, Tío Martín, Martinillo, Tío Rivas, Tío Noriega, El Cojo Pinea, El Quino, El Canela, El Pancho, Diego El Lebrijano (mucho más trianero), Fernando el de Triana, Pepe de la Matrona, Rafael Pareja, Faíco, Mojigongo, Antonio Triana, Maestro Matos, La Perla de Triana, Rosalía de Triana, La Posaera, Pastora Moreno, Conchita de Triana, Carmen La Trianera, La Trianita, La Finito, Lolita Triana, Felipe de Triana, El Titi, El Tumba, El Niño de Triana, Moralito, Lorente, Garfias, El Sordillo, Mazaco, Los Ballesteros, Gracia de Triana, Carmen Florido, Rosarillo de Triana, La Bella, La Moreno, Lola Triana, El Maní, Tragapanes (y toda “Triana Pura”), Los Culata, Manuel Maera, La Negra, El Perlo de Triana, Juan Montoya, Rafael El Negro, Curro Vélez, Los Amador, Luisa Triana, Matilde Coral, Chiquito de Triana, El Cojo de Huelva, Domingo El Alfarero, Emilio Abadía, Manolo Oliver, Niño Segundo, El Goro, Gordito de Triana, Naranjito de Triana, El Arenero, Los Casado, Manolo León, Caracolillo, Manolo Domínguez …

Y qué saben los jóvenes de Angelita Vargas, Manolo Marín, Remedios Amaya, Juana la del Revuelo, La Susi, Los Montoya, Los Fernández, Manuela Carrasco, Chiquetete, Lole y Manuel, Paco Taranto, Milagros Mengíbar, María Pagés, Pepa Montes, Ricardo Miño y Pedro Ricardo Miño, Pilar Astola, Meme Mengíbar, Antonio Canales, El Mimbre, Paco Vega, Lupe y Luis, Rafael Riqueni, Gualberto, José Acedo, La Tremendita… y tantos que no hemos nombrado.  

¿Conocen algo de los Montes Pirolo y Marianillo, de las Cavas, del Zurraque, de Estébanez Calderón, Ford, Davillier y los demás viajeros de las viejas crónicas? ¿Saben de los cantes paridos en esta orilla? ¿Cómo es posible que desconozcan cuál es la verdadera cuna del cante?

Y nuestras autoridades ¿qué saben…?

Ángel Vela Nieto.

               

7 comentarios:

  1. jimenezjb25/5/13 17:59

    No es este el primer comic flamenco. Hace un par de años Fernando González-Caballos creo "Gerundino"; una historia flamenca que en su mayor parte transcurre en Jerez, aunque uno de los capítulos lo sitúa en Triana donde, por resumir la historia, unos ladrones asaltan a los protagonistas.
    Has lanzado todo un "arsenal" de artistas trianeros de verdad, nada de leyendas.

    ResponderEliminar
  2. Angel no se si se te ha pasado alguien pero vaya demostración de sabiduría espero que lo recojan los que les corresponda y tomen nota y así aprendan algo de nuestra triana flamenca y se preocupen de ella un abrazo Ángel.

    ResponderEliminar
  3. Creo que se han apoderado de la marca. Le sacan punta a todo, hacen pasar como flamenco grupos de cajón, violín y flauta travesera y que cantan letras inapropiadas y excéntricas. Le han quitado toda la poesía y todo el sentimiento a nuestro arte y se han dedicado a vender, eso, a vender y solo a vender. Como se ha cantado y se ha bailado en Triana no se ha hecho en ningún sitio. Hablo de un flamenco familiar y de patio y no de uno de tarambanas a la sombra de un banano del color de la guayaba. Hecho para vender. Que sigan vendiendo, pero que respeten el arte del pueblo y su historia. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. ¿Que saben...? Ni saben, ni están, ni se les espera.Tan solo un dato. Si se pudiera recopilar las veces que sale el nombre de Triana en las letras de los cantes y cantares de antes y de ahora,en el jondo, en el flamenco (para distinguir), en la copla andaluza e incluso en las sevillanas que también las hay flamenquísimas y lo comparáramos con las veces que salen en las letras de los cantes y cantares los nombres de otras "cunas" flamenconas, no merece la pena ni molestarse en comparar,¿para qué?. Lo dice todo, dónde está la Madre. aunque renieguen, como lo hace las seguiriyas de Cagancho. Apúntate una, Ángel, con tiza en el mostrador de madera de las tabernas antiguas y cantaoras del barrio, de Triana claro.

    ResponderEliminar
  5. Pues no os digo nada,amigos. Se trama un festival en Triana, recuperándose el nombre de "Pasando el puente", con más artistas de Jerez que de Triana... de veinte en total, tres.(ejemplos testimoniales, supongo... ¿El puente? ¿Qué puente...? No sé si estaremos a tiempo de evitar el harakiri. Conste que no es el distrito el que organiza.
    Vamos, igualito que Jerez...

    ResponderEliminar
  6. ... y en teatro folklórico y en todo, Antonio, pero este olvido es fruto de una larga y honda campaña porque Triana estorba el negocio. Dos libros saldrán para poner las cosas en su sitio denunciando todo lo denunciable. Al menos patalearemos.

    ResponderEliminar
  7. Emilio Jiménez, desde el seno de la nueva Academia Flamenca, anda organizando una ruta flamenca por Triana. Ojalá que tenga el eco necesario.

    ResponderEliminar

*/