jueves, 23 de mayo de 2013

EL COLEGIO REINA VICTORIA (III). A DOÑA EMILIA MARTÍN MANCERA




Cuando comenzamos esta serie de entradas acerca del Colegio Reina Victoria disponía de poca  bibliografía relacionada con el colegio. Algún artículo de la Revista Triana, pequeñas referencias en libros sobre la historia de Triana, libros-catálogos sobre Aníbal González y tratados sobre la escuela pública sevillana era todo lo que disponía de información. Sin embargo, una búsqueda en la web me llevó hasta un blog creado para dar a conocer un libro que se había publicado sobre la historia del colegio. Poco conocía de su autora, Dña. Emilia Martín Mancera, así que rápidamente  comencé a buscar datos sobre la misma y alguien que me llevara sobre el libro que, de momento,  nadie conocía. El citado blog sólo disponía de dos entradas; la primera, del mes de febrero de 2009, anunciando el libro y la segunda, de septiembre de 2009, anunciando la muerte de Dña Emilia.El blog lo firmaba Mariano Ganfornina Álvarez, persona desconocida para mí y  para aquellos a los que realicé una primera consulta. Investigando en la red pude encontrar el correo electrónico del Sr. Ganfornina y gracias a dicho medio pude ponerme en contacto con él. En un intercambio de correos, Mariano, antiguo alumno del Reina Victoria, me puso en antecedentes del libro y  de su autora. Incluso me mandó la fotografía que encabeza la entrada así como un adelanto en forma de archivo escaneado de la portada y contraportada del libro.

El libro, de título exacto “Historia del Colegio José María del Campo, es un trabajo fruto  de su experiencia como directora del Colegio además  de tres años de investigación en hemerotecas. Contó con el apoyo  del propio Mariano Ganfornina y del jerezano Fernando Álvarez Montes que, según cuenta Mariano, pudo limpiar los documentos gráficos para su publicación. La autora no tuvo fines lucrativos con la edición de este libro; todo lo contrario ya que la única entidad que aportó dinero, no más de 200 euros, fue la Fundación Cajasol.  Se editaron 75 ejemplares que en su mayoría,  a la muerte de Dña. Emilia, quedaron sin distribuir.

De la biografía de Dña. Emilia podemos aportar que nació en Bodonal de la Sierra en diciembre de 1924, maestra de primera enseñanza y licenciada en ciencias químicas por la Universidad de Sevilla. Tras pasar por diversos centros escolares termina en el colegio Reina Victoria, del que fue muchos años directora. Dña. Emilia murió viuda sin hijos y sólo tenemos referencia de una sobrina de nombre Laura, de la que desconocemos su paradero. Pero lo más importante de todo, y es por lo que le hemos querido dedicar esta entrada, es que gracias a su tesón el colegio Reina Victoria sigue en pie y goza de un buen estado de salud.  Por el año 1969 el alcalde de la ciudad, Félix Moreno de la Cova, decide demoler el colegio y enviar a los alumnos a un colegio fuera de Triana.  Eran tiempos donde la especulación inmobiliaria no respetaba nada. Los trianeros, en tristes procesiones, salían de su barrio en dirección a los nuevos polígonos y La Cava iría transformando su fisionomía y sabor. Sin embargo, en el Colegio Reina Victoria, Emilia Martin Mancera hizo frente al alcalde y logró frenar la disparatada decisión. Buscó dinero para la realización de las obras de rehabilitación e incluso planificó las mismas para que se realizaran sin parar la labor docente en el colegio.

Dña. Emilia murió sin hacer ruido, como a ella le gustaba trabajar,  – según palabras de su amigo Mariano Ganfornina-  en 2009, el mismo año que se celebraba el 100 aniversario de la inauguración del colegio. Sería injusto que pase un día más sin que al menos una simple placa, en el interior del colegio, recuerde a esta persona cuya labor ha sido fundamental en la historia de este colegio trianero.




Continuará…..

José Luis Jiménez

7 comentarios:

  1. Buena parte de la historia de Triana debe andar por entre los renglones de ese libro. ¿Cómo hacer de él?

    ResponderEliminar
  2. Rafael M.H.24/5/13 15:21

    Cundo le echas un vistazo a la historia, casi siempre te encuentras a la Historia con mayúscula, la de los grandes acontecimientos. Te sirve para comprender algunos hechos, para conocer las causas y las consecuencias de los mismos. Pero yo prefiero otra historia, la de diario, la historia de las personas, para ver a través de los ojos de Doña Emilia y emocionarme con lo que cuenta de su colegio, de nuestro barrio; la historia de los lugares para, a escondidas y sigilosamente, asomarme a la Nevería del Burrero, desde este cómodo sillón del tiempo.

    ResponderEliminar
  3. jimenezjb24/5/13 16:23

    Pues sí, el libro debe de estar repleto de historias de Triana. Confiemos en que Mariano Ganfornina nos consiga uno o al menos una copia del suyo; estamos en ello.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo7/6/13 18:09

    Yo fui alumno del colegio hasta 5º de EGB, que cursé en el año 1986-87 creo. Tuve de maestra a Doña Mari Paz, y recuerdo a la directora, Doña Emilia, el respeto que me transmitía, también tuve de maestro a Don Eduardo, en 3º de EGB, que se jubiló en esos años, y recuerdo a Don Antonio Aranda, a Don Juan... Me gustaría poder disfrutar de ese libro que refieren, y contactar con personas que hubiesen cursado 5º de EGB en ese año que les digo, o que hubiesen tenido a esos profesores que les nombro, o a otros de esa etapa.

    ResponderEliminar
  5. Como le dije a mi tía Maite: La verdad es que me ha alegrado que, aunque sea a posteriori, haya conseguido que la recuerden.

    Para mí nunca fue "Doña Emilia" sino "tita Emilia" o "tita Emi" (pese a ser tia-abuela, como el caso de Laura). Su vitalidad se mantuvo con ella hasta el día antes de su muerte, por eso nos cogió por sorpresa. Cuando esto ocurrió no pude evitar escribir un poema que no compartiré para no teñir con semblante triste este comentario que ha empezado con un "...me ha alegrado que, aunque sea a posteriori, haya conseguido que la recuerden."

    Muchas gracias por escribir este artículo.

    ResponderEliminar
  6. A su muerte, me encargué yo, sobrino carnal, de llevar los libros "excedentes", unos ochenta o noventa, al propio colegio, donde prácticamente ni me atendieron (ya sabes el refrán: "de bien nacidos..." -aunque lo podríamos sutituir por aquél de "la ignorancia es osada"). Me limité, sencillamente, a dejarlos en la puerta. Lamentable.

    Tita Emilia, una gran mujer, una mejor persona (otro refrán: "a quien Dios no le da hijos, el demonio le da..."

    Gracias, JOSE LUIS JIMENEZ, por este merecido homenaje, o reconocimiento al menos, póstumo... Y gracias también a Tri@na en la Red.

    ResponderEliminar
  7. jimenezjb12/5/14 23:20

    Pues gracias a Mariano Ganfornina he podido disponer de un ejemplar de este libro que muy pocos han visto en Triana. A finales del año pasado se adjudicó un proyecto de reforma del Salón de Actos del Reina Victoria; el objetivo del Ayuntamiento es poner a disposición de Triana este espacio escénico que aunque pequeño es una auténtica joya. Nada más conocer el proyecto comuniqué a algunos responsables del Distrito Triana que aprovecharan esta obra para que por medio de una placa quedará eternamente presente el nombre de Emilia Martín Mancera o incluso que el propio Salón de Actos llevará su nombre como agradecimiento y recuerdo a la persona que luchó por este Colegio y que gracias a ella sigue en pie para disfrute y orgullo de los trianeros.
    Amigos Saray y Alejandro, los que de verdad queremos a Triana no podemos pasar por alto a las personas que, como vuestra tía Emilia, han hecho tanto por nuestro arrabal y por eso sobran esas gracias.
    Seguiremos insistiendo para que, al menos, quede esa placa como homenaje a Doña Emilia.
    Si os agradecería teneros localizados en algún correo o teléfono, si no os importa ponerse en contacto conmigo en jimenez@decur9.com.
    Gracias a vosotros por comentar.

    ResponderEliminar

*/