lunes, 18 de febrero de 2013

EL DEDO DE RODRIGO


   

 Trianera de Honor


         Ni puede ni debe faltar nuestro recuerdo a Marifé. El mismo sábado, en la hora grata de nuestra tertulia en “El Ancla”, estuvo en el corazón y la palabra de todos y, como el bar de la Cava tiene ganada fama de cenáculo de veteranos apegados o, mejor, seducidos por el Arte -como debe ser en Triana-, a una agencia de noticias le dio por nombrar tan grato lugar; así que empezaron las llamadas desde la radio. Atendimos las primeras, las del directo que no podían esperar y las demás las remitimos a quien fue su íntimo amigo e inspirador del homenaje que, aun habiendo dejado ya la huella de una hermosa placa en la casa donde vivió su niñez, restaba su culminación, nos referimos a nuestro camarada Alfonso de Miguel.

            En estos casos hay que recurrir a particulares recuerdos para no repetir lo que los medios han venido propagando de tan singular artista de la canción. Los ecos más antiguos de su emocionada y emocionante voz nos llegaron en aquellos años de su espectáculo “Torre de Arena”, título de una canción que fue bandera de presentación, los primeros brillos de su estrella. Y así quedó como la banda sonora de un tiempo de adolescencia con tardes ocupadas en un asiento de la Escuela de Arte y Oficios de la calle Antillano Campos, muy cerca de donde despertó a la vida y al aire de Triana que la hizo como fue.

         Han sido muchos los artistas de la copla y el flamenco que llevaron el nombre de Triana por el mundo; fueron y son muchos. Uno de ellos, Naranjito, el extraordinario maestro de la calle Fabié, formó en la compañía de Marifé en algún –o algunos- espectáculos, y fue incansable altavoz de lo que la artista atesoraba fuera de su aureola profesional, su humanidad. Luego, el mencionado Alfonso de Miguel, cantaor, crítico, hombre de la misma atmósfera, no paraba de alabar la bondad de su amiga a la que visitaba con frecuencia; a la que llevó al césped del Villamarín donde recibió el cariño y consideración del club bético y, también, por la que trabajó lo necesario para que en una Velá de la Patrona fuera nombrada Trianera de Honor. Tuvimos ocasión entonces de comprobar su natural bonhomía.

         Curiosamente un 15 de Febrero nuestro amigo Alfonso de Miguel nos convocó para hablarnos del gran homenaje que pensaba organizar en honor de Mari, como él la llama. En una sala de la Tenencia de Alcaldía nos reunimos muchos de los que podíamos alentar la iniciativa. Se puso la primera piedra sobre la idea de un espectáculo en el Lope de Vega acompañado de un nombramiento oficial como sevillana, el homenaje incompleto al que hemos hecho referencia.

         Añadiremos que con motivo de la publicación del libro “Triana, un barrio de cine” y encontrándonos en el corazón de Triana, la plaza del Altozano, recibimos su llamada telefónica, y como si se tratara del favor a una principiante, nos agradeció la referencia de sus películas y el texto biográfico que incluimos, prometiéndonos una visita sin prisas al barrio que siempre llevó en su corazón.

         Nos seguirá conmoviendo su “Torre de arena”, el himno de aquellos años de nuestra adolescencia, y jamás olvidaremos su voz, tan flamenca, tan nuestra...

Arte, trianería y flamenco por los cuatro costados: Pedro R. Miño, Marifé de Triana, Pepa Montes y Ricardo Miño. Programa de Canal Sur "Lo que yo te cante"

Ángel Vela Nieto.

3 comentarios:

  1. Admirable manifestación, Ángel. Tu pluma le hace justicia a la enorme talla artística y humana que tuvo.
    Fue Trianera de Honor, un orgullo que no se cansó de pregonar, pero lo es también Trianera Universal, que paseó su inmeso ARTE por todo el mundo durante toda su vida.

    Hoy nuestra copla está de luto, pero en nuestros corazones y recuerdos siempre estará su legado, y podremos disfrutarlo siempre.

    Triana, cuna de tantos personajes célebres, la modeló cuando ella bebió de de sus fuentes.

    Me sumo a tu precioso y emotivo homenaje.

    Mari Carmen.

    ResponderEliminar
  2. Fue un ser humano ejemplar y una estrella que jamás perderá un ápice de deslumbre.
    Un afectuoso saludo, Mari Carmen.

    ResponderEliminar
  3. Rafael M.H.19/2/13 11:08

    Esta mañana he pasado por la calle alfarería y sobre la placa que recuerda donde nació la genial trianera, una persona ha colocado una flor con una cinta negra, torre de arena, río sin agua, flor sin olor, todo es mentira, todo es quimera, todo es delirio de mi dolor...

    ResponderEliminar

*/