miércoles, 27 de febrero de 2013

EL DEDO DE RODRIGO


Novedades y curiosidades


 

Casi siempre suele ser la prensa la que nos informa de lo que pasa o puede pasar cerca de nosotros y por eso sabemos tan poco de lo que ocurre o va a ocurrir en Triana. Y es que salvo las ocasiones en las que Antonio Burgos ocupa su recuadro con algún asunto relacionado con este lado del río, Triana es una desaparecida en combate porque los oficiales “recuadristas” o columnistas de la prensa sevillana parece que son de mirada corta, como si Sevilla no fuera más que el Ayuntamiento y sus alrededores. Colón, en el Diario; Zoido y cía, en El Correo, además de otras firmas sevillanas habituales, rara vez se han ocupado del arrabal, sus gentes y sus añejos problemas. Tampoco nuestros políticos suelen aparecer preocupados por cualquier asunto trianero de los que afectan profundamente, los enquistados que dañan la imagen del barrio.

De modo que nos valemos de lo que nos responden algunas veces cuando tenemos ocasión de preguntar a quienes pueden saber sobre este o aquel asunto. Y como preguntando se va a Roma –salvo en política en demasiadas ocasiones-, hemos sabido el motivo por el que están paralizadas cuestiones que consideramos importantes y por las que no hemos dejado de clamar en este blog, a saber: el estado ruinoso del Arquillo de la O con su misteriosa leyenda, que se resquebraja por día; el inútil y desagradable reloj del edificio “El Faro”, lo primero que ve de cerca el visitante tras el impacto negativo del murallón de la calle Betis –saludos, plataforma- y las heridas del puente. Y tachamos al reloj de desagradable por el daño que hace su estado de parálisis cuando podía ser un llamativo atractivo y seña de identidad con el soñado carrillón tocando los cuartos por soleá… y tan cerca del monumento al Cante. Pues resulta que ni el Arquillo, ni el reloj, ni el arco del callejón de la Inquisición están incluidos en el inventario municipal, o sea, ¡que no son del Ayuntamiento…! ¿Cómo es posible que esta situación tan anómala se haya mantenido hasta ahora?

Punto y aparte para subrayar que, por las noticias que tenemos de fuentes solventes, se va a remediar tan increíble anomalía y, salvado el escollo que nadie antes se molestó en saltar, pronto tendremos noticias satisfactorias sobre el Arquillo y el reloj. Podemos añadir que en tiempo inmediato comenzarán las obras de restauración del precioso teatrito del colegio Reina Victoria, juguete cultural fruto del ingenio de Aníbal González, que desde hace demasiado no acoge acto alguno y que disponiendo de una puerta a la calle se convertirá en espacio municipal. Otro bien que dejará de estar desaprovechado.

No hace mucho se denunció en este medio, con toda clase de detalles gráficos, el lamentable estado de la Casa de los Mensaque, inmueble patrimonial y sede de la Tenencia de Alcaldía, pues bien, ya lo han examinado los arquitectos y, al menos, tenemos diagnosticado al enfermo, esto es, que se ha dado el primer paso; ahora esperamos que no se demore la medicación.

Digamos por último que veremos a obreros en lo alto del mercado del Altozano porque, aunque parezca mentira, la cubierta se halla en penoso estado. Asimismo sabemos que se está trabajando en el proceso de protección de la Casa de los Artesanos y en la culminación de los paneles de información general del museo de la cerámica que, al fin, se denominará Centro Cerámica Triana. Aún se está trabajando en la restauración de valiosas piezas procedentes del Museo Arqueológico y del Alcázar, pero todo apunta que su inauguración puede estar próxima, pero vaya usted a saber...

Buenas noticias. Ahora sólo hay que culminarlas –sólo eso- para, sin respiro, atender otros frentes. Y a ver si algún día podemos recibir en el Altozano a los visitantes con una pancarta que clame: “¡Pueden pasar; Triana ya está como usted espera verla!

Ángel Vela Nieto.     

 

           

4 comentarios:

  1. jimenezjb28/2/13 0:13

    Excelente noticia la restauración del Salón de Actos del Colegio Reina Victoria. Tenemos que hacer una entrada acerca de este edificio que encierra, además de mas de 100 años de cultura para Triana, todo un manual de arquitectura. Hay que invitar a esta generación de arquitectos que pasen por este edificio que proyectó Aníbal González - gratuitamente, además- para que comprueben como lo bien realizado nunca pasa de moda y siempre se adapta a las funciones para las que se creo.
    El teatro es una joya y si se pone al servicio del Barrio mucho mejor.

    ResponderEliminar
  2. Rafael M.H.1/3/13 18:56

    Buenas noticias para comenzar el mes y ojalá que se le dé un buen uso al coqueto salón de actos.

    ResponderEliminar
  3. Ya era hora de que se le saque el partido que se merece. Por otro lado: Denominar al futuro Museo de la Cerámica "Centro Cerámica Triana" me parece como muy comercial.

    ResponderEliminar
  4. Con haberlo titulado "Museo de la Cerámica", y estando en Triana, no hacía falta nada más. Pero es que a los "denominadores oficiales" les repele las preposiciones y los artículos como si siempre escribieran mensajes en móviles. Es la modernidad, Santiago.

    ResponderEliminar

*/