sábado, 1 de diciembre de 2012

UN TRANVÍA DECEPCIONANTE




Como si fuera un regalo divino, caído del cielo, así esperábamos, pasadas las tres de la madrugada,  la llegada del tranvía a Triana. La noticia nos llegó, muy discretamente, el día anterior por la tarde: al parecer el “camelo de tranvía” –ver recuadro de Antonio Burgos del 11 de octubre- que estaba aparcado en la Plaza de San Francisco lo trasladaban a Triana.

Tranvía en La Puerta de Triana
Llegó la madrugada “señalaita” yl ante la impaciencia e ilusión por la llegada inminente del artefacto emprendimos viaje hasta la Puerta de Triana para esperarlo. Eran cerca de las tres de la madrugada cuando apareció el convoy ferroviario; un coche escolta, dos grandes grúas, un par de vehículos auxiliares, un trailer plataforma, un guardia de seguridad privado y la dotación necesaria de policía municipal. En términos económicos un millón de pesetas. Pasadas las tres de la madrugada llegó el tranvía a la Plaza de San Martín de Porres (ha escuchado alguien que allí han proyectado un parking subterráneo) y rápidamente aparecieron Paco Soler y esposa con aquellas camisetas que “Gasan” repartió en el año 2007, éramos pocos, pero animados, los trianeros curiosos que estábamos en la Plaza y se echaba en falta a Gabriel Sánchez. Pasada las cinco de la mañana el tranvía quedó aparcado encima de dos vías en el centro de la Plaza. La Estrellita no había abierto aún por lo que marchamos sin tomar el apetecible café.

Paco Soler mostrando la camiseta reivindicativa.



Antes del mediodía regresamos de nuevo al sitio tranviario para realizar algunas fotografías con la luz del día y fue cuando nos enteramos que la parafernalia descrita es parte de una exposición itinerante de la empresa municipal Tussam; empresa que cerró el pasado ejercicio con perdidas por importe de mas de 200 millones de pesetas y sin embargo se permite organizar este tipo de exposiciones (125 años de Transporte Público en Sevilla).



Desde el año 2007 llevamos esperando en Triana un monumento al Tranvía y nos prestan temporalmente un artefacto amarillo,  tuneado y con falsa tablilla macarena; sin más explicaciones, ni tan siquiera un pequeño directorio explicativo, ni una mínima reseña. En el rato que estuvimos alrededor del tranvía escuchamos comentarios de todo tipo: los más jóvenes pensaban que era una nueva atracción ferial que hacía la competencia a las Calesitas de Luis León, algunos mayores que era una campaña para donación de sangre y los clientes de “La Estrellita” pensaban que instalaban el único negocio que últimamente se estila en Triana:  una sucursal de la típica cafetería  para el verano, al menos caben 20 veladores en la plaza.

Esto, Sr. Delegado del Distrito, es una tomadura de pelo para los trianeros, un insulto para los que llevan luchando muchos años por un monumento permanente al tranvía y lo que es más grave: un derroche del escaso dinero público. Dedíquese a gestionar eficazmente nuestro barrio, déjese de jugar a los trenes y tirar el dinero (¿cuándo nos va a explicar públicamente que ha pasado con los azulejos de la zapata?), ponga su empeño en el prometido parking de la Plaza de San Martín de Porres, abra de una vez por todas el Museo de la Cerámica, haga un plan turístico eficaz para Triana, organice con los de Tussam las líneas de autobuses del barrio y, de manera urgente, toma cartas en el asunto del expolio de la Casa de los Artesanos, aunque mucho me temo que sus cartas juegan a favor de los intereses del Sr, Silverio y de la Hermandad de la Esperanza de Triana. Con la iglesia hemos topado.

José Luis Jiménez


16 comentarios:

  1. Estas fotos son las que verán nuestros hijos y nietos y demás generaciones. Son el testimonio de las cosas que pasaron en el barrio. Enhorabuena por las instantáneas.

    ResponderEliminar
  2. Este tranvia es igual que los de hollanda ?
    renato ramirez

    ResponderEliminar
  3. Los tranvias antiguos de madera y la jardinera tenian mucha solera,este lo tendre que ver ya que creo que tiene mucho plastico, pero como es un recuerdo es pocible que nos llene de algun recuerdos.

    ResponderEliminar
  4. No ha habido mucho tacto, desde luego, con este asunto. Es como si a un chiquillo que espera ansiosamente un juguete especial le llega al cabo de mucho tiempo. ¿Pero qué ocurre? Que el "rey mago" se lo da con una mano para quitárselo, después, con la otra. ¿Acaso no saben en el Ayuntamiento que Triana lleva clamando un memorial al tranvía y que para ello hasta se instaló un tramo de raíl que ahí permanece inútil y olvidado? Es la única forma de darle algo de gracia a una plaza que, por su planificación y su "preciosa" fuente, podía estar en cualquier sitio menos en Triana.
    Es necesario y urgente que las cosas de este barrio se tomen en serio. Nunca, nunca, nunca, ha habido un alcalde en Sevilla que haya merecido que se le recuerde en Triana. El señor Zoido puede engrosar la triste lista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jimenezjb1/12/12 21:18

      Efectivamente, Ángel. Este tranvía ha llegado inesperadamente y sin planificación de ningún tipo. Asi lo hacemos todo y por eso se tira el dinero de mala manera. Las mentes normales primero organizan, buscan el lugar apropiado, proyectan la ubicación, realizan un presupuesto y, finalmente lo instalan. Aquí nos vamos gastando el dinero en gruas, lo vamos cambiando de sitio, después hacemos una obra, después de la obra hacemos otra para instalar el tranvía, ahora encargo unos azulejos para la zapata, después digo que no los pongo en la zapata pero que ya que me he gastado el dinero hago una zapata nueva o, si hace falta desvío el rio con tal de alicatarlo, pero si aparece una plataforma lo vuelvo a esconder y digo que no tengo la culpa y si lo que aparece es una Hermandad le pongo 3 calles con su nombre y que alicaten lo que quiera. Si lo que aparece es un especulador le doy un título honorífico para que lo que haga lo haga con honor y magnanimidad. Si el que habla o protesta es un trianero me entra la risa floja y no paro de reirme hasta que llego a la Plaza Nueva. Eso sí, aunque no he nacido en Triana conozco el Barrio mejor que los propios trianeros.

      Eliminar
  5. jimenezjb1/12/12 21:04

    Este tranvía no es de los conocidos como "jardinera" sino de los llamados "telera". Concretamente este, el 314, hacía el servicio Tablada- Sevilla y originalmente estaba pintado en color plata con una cenefa en azul. Podéis ampliar la información en el libro titulado "Sevilla y sus Tranvías" (Apuntes y recuerdos de una historia perdida), de Emilio Jiménez Diaz.
    Desconocemos qué criterios han seguido los que lo han restaurado para pintarlo de amarillo y blanco. Al menos le deberían cambiar la tablilla del servicio.
    No sabemos el tiempo que estará el tranvía en esta plaza, desde el Distrito apuntan a que se lo llevarán cuando cuando comiencen las obras del futuro parking. Aunque de este parking llevamos escuchando rumores desde hace más de 5 años. En definitiva, que el tranvía ha aparecido sin planificación de ningún tipo, sin elementos imprescindible que permitan entender un mínimo de la historia de los tranvías, sin una ubicación adecuada y lo que es peor, sin saber dónde y cuando se lo llevarán.
    Con respecto a la fotografías, amigo Rafael, decirte que pasamos mucho frío, aunque finalmente mereció la pena.

    ResponderEliminar
  6. Pregunto: ¿No será éste el que se estrelló con el paso de la Virgen de la O y en la esquina lArtozano, con casa Berrinche, las dos veces por fallarle los frenos en la bajá der Puente y le han puesto la cartela con los nombres cambiados pa disimulá?. Lo digo por la coló amarillo pollito que en Triana da repelo y hay que hacer como el Herejía con los labios repicando en las bulerías:Brrrrr, Brrrrr...
    ¿O es que se perdió y ha salido ahora como si saliera del triángulo de las Bermudas o como el barco de los Piratas del Caribe?.¿O es que se ha venido, a favó de querencia, buscando las cocheras?. ¿O es que no sabían donde ponerlo y dijeron en el consistorio?:¡Llevárselo pa Triana,joé, que estorba en tos laos y no sabemos que hacé con é¡.
    Me lo han contado las lenguas de doble filo, que conste. Pero quiero que tú, José Luís,me atestigue si er trenvía al mirá patrás y veros arrecío de frío a las tantas de la madrugá -¿Y esta gente?- empezó a cantá los tangos der Titi: "Si quieres sabé/ los pasito que doy/ vente detrás mía/ que a Triana voy (bis)... a la ruea, ruea, la der generá....". Ni se lo creía, se le ha quedado cara de pánfilo. Obsérvalo. El 314. 3x4=12+1=13.¡Ojú er de la lú!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elisa Santos1/12/12 21:53

      Qué vergüenza más grande Antonio... nos hemos venío a Morón pa quitarnos el bochorno de lo alto...

      Eliminar
    2. jimenezjb1/12/12 22:02

      Antonio, y sin tomá café ni na. Y lo peor de todo es que yo tengo el médico en el ambulatorio de San Martín de Porres así que o me cambio pa El Cachorro o le pego un rodeo a la Plaza y entro por el Barrio León, el tranvía no se ríe más de mi, ni muerto. Y la cuenta que has hecho... lagarto, lagarto. Mejor que lo dejen en la Puerta Osario.

      Eliminar
  7. Elisa Santos1/12/12 21:49

    Eran las 5 de la madrugada cuando volvíamos a casa, 8 grados marcaba el termómetro de la Plaza de San Martín de Porres y nuestros pies -2... congelaitos... pero contentos.
    Comentábamos que al día siguiente publicaríamos un artículo en el blog y José Luis Jimenez y Paco Soler recordaron para un título aquel de la película " un tranvía llamado deseo". Creíamos que éramos testigos de un hecho histórico, con una enorme ilusión.
    Pero claro, era muy extraño que, además del operativo de traslado, en la plaza sólo hubiésemos 5 personas. ¿¿¿???
    Bueno, es que como todo pasó de 3 a 5 de la madrugada..., igual... no sé..., y por qué el operario de la grúa decía que el tranvía iba a hacer más kilómetros ahora que cuando estaba de servicio?
    En fin... La ilusión del momento no te hace pensar en nada que pueda rompértela, como los niños con los reyes magos, y dejas aparcado el sentido común por un momento para dejarte arrastrar por la fantasía de ver como, aunque sea después de algunos años las peticiones de los trianeros se cumplen, y entras en ese estado en el que crees que entre todos es posible que el mundo se pueda cambiar, que es esto una muestra y que salvaremos La Casa de los Artesanos. Que tal vez exista algún político con sensibilidad sobre la tierra....
    Ni tan siquiera nos importaba en aquel helado e irrepetible ( inocentes...) momento que el color y el letrero del tranvía no correspondiesen con el original y que tampoco fuese el de la línea que pasaba por Triana. No era lo importante.
    Apuntábamos ideas, posibilidades: podría hacerse una exposición de fotografías alrededor, esto atraerá a los turistas que se quedan en el cruce entre San Jacinto y Pagés del Corro hasta aquí, debería hacerse un directorio con una pequeña leyenda con la historia.... bla, bla, bla... al compás del titiriteo.
    Imaginénse la cara de panoli que se te queda al día siguiente cuando te cuentan que has sido testigo del traslado de una exposición itinerante a un distrito más,otro cualquiera, puesto que no será el único, y además debes agradecer que lo traigan a Triana porque igual se habrían hasta dejado este distrito fuera de la exposición.
    Alguien dijo : "el día que veais al alcalde vestido de ferroviario con la gorra y una banda de música, ese día significará que el tranvía vuelve definitivamente a Triana"
    Que frío más grande hace en Triana de madrugá...

    ResponderEliminar
  8. Los tranvías que paraban en la puerta del Corral San Joaquín y que esperaban los viajeros sentados en el poyete del peralte, lo abucheaban los vecinos: ¡Amarillos, amarillos, como las gamboas, como los membrillos!.¡No montarse que traen mala suerte¡. ¡Pintarlo de otra coló, coño!. Los chavorris le tirábamos chinos y triquitraques. Eran los tranvías que venían de Camas y La Pañoleta e iban a San Juan,Gelves,Coria y La Puebla y viceversa.
    Estos abucheos se daban cuando los desesperado/as se suicidaban tirándose a las ruedas y la gente decía:"Probecito/a sa tirao ar trenvía". Lo pintaron de rojo carruaje y a partí de que le cambiaron la coló no se tiró naide a las rueas, que yo sepa.Cosas de la época.

    ResponderEliminar
  9. En tu comentario, querido Antonio, hay un fallo de colores o de líneas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A estas alturas puede que sea de los dos, de colores y de líneas, Emilio. Te prometo que consultaré tu libro. Me lo tendrás que dedicar en tiempo y hora.

      Eliminar
  10. Como las épocas cambian, también ha cambiado la manera de suicidarse, por ejemplo, de frío, en una madrugá a cuerpo limpio y alrededor de 6-8 grados de temperatura sin café ni ná y preguntándole a tor mundo: ¿Donde estará el tranvía?. ¿Ande andará?. Y después de encontrarlo acompañarlo hasta dejarlo colocado en los raíles. Pero Elisa no pierdas nunca ni la fé, ni la ilusión, ni la fantasía aunque estén pintado de amarillo los tranvías. Unos de los alicientes de la vida son esos tres, lucha porque no te lo quiten.

    ResponderEliminar
  11. En el tranvia (en la jardinera) el que iva a la magdalena cantaba mi primo manuel era una forma de ganarse la vida,que tiempos...................
    a.heredia

    ResponderEliminar
  12. Al tranvia lo que tenian que ser es llenarlo de( papas con bacalao) y veras que alegria le entraria a mas de uno para estas navidades.
    manuel perea

    ResponderEliminar

*/