jueves, 29 de noviembre de 2012

DESDE EL MONTE PIROLO


DE VUELTAS POR LAS CALLES


Después de algunas güertas por las calles de Triana -no solo por el casco histórico, cerca del perol y de la  futura ruta  turística, para que me vean- al final del pateo  terminé en la calle San Juan o Evangelista según se mire y la edad que se tenga. (¡Viva la calle San Juan!, es el grito de El Herejía en el escenario con Triana Pura y Pura)).

                      

La nomenclatura actual de la calle no señala absolutamente  a nada, ni a nadie, ni se sabe el porqué de dicho nombre ni porqué quitaron lo de San Juan y le dejaron solo Evangelista  -en singular-  para no confundirla con la de San Juan de la Palma, a estas alturas todavía no se han pronunciado los dortores por lo que no sé si sería cosa del santoral, de las hermandades o del   clero, o todo a la vez, pero cuela menos que la Pelli por un aro del puente. (de Triana, claro). Si es “Evangelista” ¿a cual de los cuatro está dedicada?

Se cuenta que eran cuatro los “Evangelistas” -San Marcos, San Mateo, San Lucas y San Juan-  los partícipes del Nuevo Testamento. Según  eruditos, prestigiosos y reconocidos historiadores e investigadores   los tres primeros “evangelistas”, Marcos, Mateos y Lucas escribieron sus evangelios a partir de los 75  años de nuestra era, o sea, d. de C., los de Mateos y Lucas se derivaron  del primero, de el de Marcos, describiéndolos como influenciados por éste  y desde la misma óptica aunque con algunas diferencias, por eso se les llama “sinópticos”.




                                    
El más reciente y creíble, alrededor de 100 años d. de C., es el cuarto evangelio, escrito en los límites de la ciudad de Éfeso y atribuido a San Juan (?).  Lo que no creen los investigadores es que lo escribiera San Juan, de este tal Juan no se sabe absolutamente nada, ni nada que induzca a pensar que un tal Juan lo escribiera, ni Juan como tal  es mencionado en ninguna parte del Evangelio. Solo es mencionado un Juan “El Bautista” y también  Lázaro, el “resucitado” de Bethania hermano de Marta y María.  Se habla también del “discípulo amado” pero hay una gran controversia para identificar a éste. Con respecto a ésto L. Da Vinci en su día dejó algunos “mensajes”.

O séase que en Triana hay una calle que no se sabe a quien está dedicada ni porqué se rotuló así, mientras no se demuestre lo contrario. Se sabe que había una hermandad de pescadores dedicada a  San Juan Evangelista  que se fusionó con la de la Esperanza a la mitad del siglo XVI. También se sabe que es el patrón de la juventud cofrade. 

Triana, en parte, era una gitanería anterior a la calle descrita y sabemos que ésta calle  quedó como  núcleo central de esa gitanería canastera con  su cultura y sus costumbres, con el arte de sus bailes, de sus cantes, de su toreo y de sus fraguas trabajando el hierro dulce y que perduraron prácticamente hasta la década de los cincuenta del siglo XX.


                                   
En el toreo cuando el matador está con el toro en plan  mandangón y frío, como si aquello no fuera con él, desde el burladero sale la voz del banderillero antiguo diciendo: “¡Curro! o ¡Manué!.¡Vamos a darle importancia a ésto, coño!.

Siempre he creído -quiero hacer de rehiletero antiguo- que las cosas hay que hacerlas con importancia, con mucha categoría, valentía y poder, POR ESO PIDO, con el debido respeto, a las autoridades de Triana -con el beneplácito, si es necesario, de las de  Sevilla-  que tienen el poder y creo que la categoría, la valentía se comprobará si aparecen por las esquinas los poderes fácticos de siempre o las plataformas salvadoras de la tradición, UNA CALLE, la calle que está pidiendo un nombre a voces: TRIANA PURA Y PURA,  pero si es muy largo, en su versión más corta: TRIANA PURA, que englobaría, como homenaje, a toda  la gitanería que se asentó en ese lugar desde la noche de los tiempos. En la Cava de los Gitanos hay un pedacito  de  calle que  ha llegado la hora de cambiarle el nombre.  Solo el primer tramo. Desde Pagés del Corro a Febo. Lo que era.


                           
Es mi parecer, creo que el de muchos trianeros también, que hay que hacerle justicia a ese grupo de trianeros que llevaron por toda España el nombre de Triana, en un principio el año 1982, con veinticinco o treinta participantes, sorpresa y aclamaciones en el Lope de Vega,  después por problemas  de salud y necesidades de programación con menos actuantes, pero no por ello bajó el termómetro de la popularidad en todos/as sus fans  de todas las edades.  Con más de cincuenta años cada uno de los integrantes grabaron cinco discos y ganaron uno de oro al vender más de 150.000 copias. Y donde “El Herejía” en clave futurista, pienso, que  le dedicó una canción a la Torre Pelli.




También se le haría justicia a Gloria Moreno –sangre gitana y trianera de Morenos y Filigranas- la gran coordinadora de todos los gitanos en la diáspora repartidos por los distintos barrios de Sevilla, de los ensayos en el Morapio y del espectáculo en sí, y siempre procurando ocupar no un segundo, sino  un tercer plano sin querer protagonismo alguno, solo su afán de dar a conocer que todavía, en Sevilla, se encontraba repartido el arte de los gitanos de Triana. Sin ella, la idea compartida con José Luís Ortiz Nuevo quizás no hubiera sido posible. Se cumplen en este 2012 los treinta años de la formación del grupo trianero más conocido y popular de todas las épocas.



                  
También justicia para los integrantes del grupo que no están entre nosotros en homenaje a su recuerdo y que junto a Gloria Moreno -se fue en plena juventud- estarán mirando, todos juntos, desde la estrella más brillante del firmamento, la que alumbra a los gitanos. [Mira que gitano soy/ que güena estrella me guía/por donde quiera que voy” ]
Justicia, como no, merecida y obligada a los del grupo que están  andando por las calles del barrio en días señalaítos y sobre todo a la “Perla de Triana” como homenaje, en vida, a sus próximos ochenta  cumpleaños y que desafortunadamente esta discapacitada para cantar, bailar y casi para andar y creo que es actualmente la decana del grupo y  puestos  en clave semanasantera todas las flores se las han colocado al cristo gitano, “El Perlo”, y para la virgen gitana, la Perla, que flores quedan. ¿O no las merece?. Sería la gran ocasión.



                                               
Ya puesto y aprovechando que el Guadalquivir pasa por la Vega y parte por debajo del puente y dando ideas con la categoría que se merece  y apartándonos un poco del flamenco que tiene en Triana, en pleno Altozano, su monumento  grande y hermoso. ¡Atento al dato, Jorge!. ¿Para cuando van a dejar el monumento al toreo de Triana?.¡Autoridades!.¿Que estáis esperando?. ¡Lo tenéis todo con una mínima inversión!. En Sevilla capital e incluso en algunos pueblos se han hecho esculturas a individualidades toreras pero en Triana, único barrio, son tantas y con un toreo tan particular, tan propio, tan inimitable y conocido en todo el orbe taurino como el TOREO DE TRIANA que se debe hacer un monumento que  englobe a todos los toreros trianeros. Belmonte aparte.

Paso a enumerar los elementos que están dispuestos:


a) Está hecho el boceto.
b) Está el escultor, trianero, que si no me equivoco lo hará sin ánimo de lucro.
c) Está el asesor anatómico, trianero, que también lo hará sin ánimo de lucro.
d) Está el ceramista, trianero, para la peana.
e) El emplazamiento puede y debe ser la plazuela de SantAna, todos los grandes toreros de Triana vivieron en su entorno.
f) Su incorporación a la ruta turística.

      La ocasión, en este caso, la presentan calva y barata, y las oportunidades hay que aprovecharlas.



                                           
Otra idea que me bulle en el colodrillo es que la parte peatonal de la calle San Jacinto podía ser toda una gran pista para bailes de  sevillanas, rumbas, tangos, bulerías… una academia con clases   anunciadas con anterioridad en las TV locales y profesores/as que adelantaran la coreografía por la pantalla  y después  sobre el terreno, en un estrado,  en días y  horas comerciales.  Se ideó en la Bienal y fue un éxito y sobre todo eso, al aire que es lo güeno, o los Buenos Aires, allí están por todas las esquinas parejas de tanguistas  reivindicando su identidad y solo es uno nada más, el tango argentino. Nosotros no solo tenemos el tango  (flamenco), hay muchos más bailes alegres que como los nombrados al principio se podían alternar en la misma clave con bailes de salón. Ponerle música a la vida aunque sea con una gramola y  un amplificador, es un bien social y una gran terapia, con música hasta se olvida la crisis y el hambre y si no se lo creen que se lo pregunten a los trianeros que quedan –gitanos y gachés-  que los hicieron coger puerta, camino y mondeño, en la década de los cincuenta. Pero nunca dejaron de cantar y bailar.  Triana Pura y Pura.                                                        

Antonio del Puente
                                              Otoño-12





                        

5 comentarios:

  1. Perfecto, Antonio. En una entrada 3 peticiones, para que no se aburran los del Distrito. Lo de la calle con el nombre de "Triana Pura" no lo terminarán de ver porque lo primero que preguntarán será a qué Hermandad pertenece el santo. Lo de bailar por la calle San Jacinto peatonal entre quinientos mil veladores, ochocientas mil bicicletas circuando, los coches que vienen y los grupos de patinadores... no lo veo muy claro. Yo lo que si propongo es que le cambien el nombre a la calle y, en lugar de San JAcinto, le poongan Calle del Infierno.
    Ahora, lo del monumento al Toreo de Triana me parece muy acertado, Antonio. La ubicación perfecta con un único inconveniente: cuando instalen el Portal el La Plazuela ¿cómo se llevará el toro con la mula y el buey?

    ResponderEliminar
  2. Rafael M.H.29/11/12 22:26

    Yo, sin embargo, si que veo el baile en San Jacinto, nada más hay que ver las furgonetillas limpiadoras como se giran de noche por allí, también me parecen buenas las otras dos propuestas, ¿no os pasa como a mí, que al escuchar el nombre antiguo de una calle, no se piensa en lo que significa? La calle Castilla, por ejemplo, es paso de cofradías, es el camino que me lleva hasta la plaza, para nada me acuerdo de esa región.

    ResponderEliminar
  3. Se que contra el vicio de pedir está la virtud de no dar, apreciados amigos, pero, en este caso, no pido nada para mí, lo pido para mi barrio que no es ni ha sido un barrio al estilo japonés,ya lo diré proximamente, donde las sensibilidades son distintas.
    Eso es mi petición -"sensibilidad"- y saber las raices y la historia del barrio, recordarla y que otros pregunten y se lo cuenten. Recordarla por medios que queden también para la historia y no solo en una revista o en un blog que son efímeros y se olvidan. Hasta un pueblo, Camas, tiene erigido un monumento solo al toreo y a sus toreros, pero a un toreo sin apellidos. Está muy cerquita de Triana en la rotonda de La Pañoleta. Y cuantos monumentos al toreo y a los toreros hay repartidos por toda la geografía española, francesa e iberoamericana y nosotros que tenemos en Triana, como dije, un toreo distinto a todos los demás,el toreo de Triana irrepetible e inimitable, y reconocido como tal en todo er mundo y parte del extranjero. Creo que había que hacer algo y sobre todo por parte de los "electos" que pregonan estar a favor de la tauromaquia. Lo sé de güena tinta y me parece extraordinario.
    Igualmente los pueblos, las capitales, los barrios, cuando alguién de sus gentes llevan el nombre del barrio a gala y lo publicitan y lo dan a conocer sin pedir nada a cambio, es de bien nacido reconocérselo con algún detalle, por los vivos y por los muertos. En los lugares de procedencia las calles rotuladas con sus nombres tanto propios como artísticos sirven de muestra.

    ResponderEliminar
  4. Pocas ciudades más musicales. ¿Y qué oyen los turistas paseando por el centro de la ciudad? Un chino que toca un instrumento tan extraño como él (con solo dos cuerdas hay que imaginar lo horripilante de sus notas), y a un sujeto pegado a una gaita ensordecedora que ahuyentan a propios y extraños... Es lo que vi una mañana de paseo por el entorno de la Plaza Nueva y no creo que haya cambiado en estos días. Todo muy típico, muy de Sevilla. Ni unas sevillanas, ni un flamenco o flamenca, ni una coplera o coplero a pesar de Canal Sur... Lo más, una pareja de rumbitas "carcelarias".
    Como para salir corriendo para el aeropuerto sin mirar atrás.
    De todas formas le recuerdo a Ferca que escribimos aquí mismo sobre la actuación callejera de La Lole -plena calle San Jacinto- y el fuego de nuestras alabanzas fue apagado con chorreones de agua helada. "La calle no es escenario para un artista flamenco", vinieron a decir varios comentaristas.
    Pues si...

    ResponderEliminar
  5. Ahora y según mi propuesta -idea y éxito de la dirección de la Bienal pasada- tienen la ocasión y que no la pierdan, Ángel, de llenar la calle de música flamenca y/o de categoría que todos sabemos cual es esa música y no dejarle sitio a la que tú mencionas, estoy contigo.
    Siempre hay y ha habido "puristas" que no aportan ni han aportado nunca nada, ni pagan, en la calle lo vieron y escucharon gratis y encima criticaron.Para tirar cohetes.Lole, su persona, pone un escenario donde le de la gana, como quiera y donde quiera que se ponga a cantar, con esa voz prodigiosa que Dios le ha dado, incomparable, y si además está con su familia pa que te lo viá contá.
    Pero no he escrito de artistas,Ángel, he escrito de profesores, aunque sean artistas,en clases virtuales o excepcionalmente en persona, y de gentes que quieran bailar, mover el esqueleto que hace falta, jóvenes, jóvenas y mayores, "la ciudadanía" en suma, palabro muy socorrido para las excusas y que viene arrastrado de otros tiempos y mandatos.

    ResponderEliminar

*/