jueves, 27 de diciembre de 2012

EL DEDO DE RODRIGO


“El Pichi”

Manolo Jiménez (derecha), posa junto al autor de su biografía, Jesús Penabad, y un ejemplar de la misma. Fuente: Diario Atlántico

    Así le decíamos; así se le nombraba en Triana, su barrio. Vivía en el famoso corral de la Parra, y decimos famoso porque era esta casa de los tiempos de Ariño (XVI-XVII) y porque fue escogido como el lugar donde moraba un personaje de ficción nada menos que de Armando Palacios Valdés; nos referimos a su obra La hermana San Sulpicio. “...comprendí que llevaba el nombre por una parra que tapaba un trecho del pasadizo enredándose por palitroques viejos...”. Del gran patio vecinal al que serviría de casa-tapón, desde 1929, el edificio de la Casa de Socorro, llegaba su equipo de fútbol con aires triunfadores al Campillo, o “campo del polvo”, descampado de la calle San Vicente de Paúl (donde hoy Los Comerciales), que constituía un abierto paraíso para los chiquillos de media Triana, especialmente para los que vivíamos cerca. Y llegaban para dirimir sus encuentros con otros equipos bien asentados en aquel terreno de juego, como el que formamos en la Cava de los Civiles o el que llegaba de la calle Procurador, donde jugaban algunos imberbes muy diestros que luego sabrían lo que era enfundarse un uniforme gratis y correr por campos de césped.

    En el equipo del corral de la Parra venía “El Pichi”, un menudo jugador -de ahí el mote- marcado por lo que se llamaba un antojo que cubría parte de su rostro y por una pierna izquierda que era un cañón de misteriosa y demoledora pólvora. En uno de aquellos partidos en los que la honra estaba por encima del banderín casero que nos jugábamos, particularmente supe de la potencia de sus chuts -como digo, de extraño origen- por un pelotazo con su firma que me causó un imborrable mapa morado sobre las costillas. Cualquier cosa era “El Pichi”, sin duda la estrella de aquel aguerrido equipo de la calle San Jacinto.

    Un día nos enteramos que lo había captado el Betis, lo que no le impedió seguir jugando en el Campillo, y si antes se le temía, ahora el marcarle era un suplicio porque se notaba que estaba mejor alimentado. Y otro día nos llegó la noticia de que lo había fichado nada menos que el Barcelona, y ahí perdimos de vista al Pichi, lo que  no ocurrió con otros muchachos del barrio tras pasar por el Sevilla o el Betis. Ya era Jiménez, un delantero que apuntaba alto, pero casi siempre dentro de la portería. Así que supimos de él por las retransmisiones radiadas de los partidos del Barcelona y, después, del Celta de Vigo, su impensado y definitivo destino profesional y familiar.

    Siete temporadas jugó en el equipo de la localidad gallega, consiguiendo hacerse con el cariño de los aficionados y conquistar, a continuación, el de toda la ciudad. Disfrutó de ganarle al Madrid con uno de sus goles, de jugar la UEFA -la primera vez que lo conseguía el Celta- y de ser el máximo goleador de su equipo y, no olvida, que la temporada de su ingreso colaboró en el ascenso a Primera División. 

    Y, transcurrida una eternidad, volvemos a verlo... “Memoria de un celtista de Triana”, es el subtítulo de su biografía escrita por uno de sus admiradores, de esos que no olvidan, Jesús Penabad se llama. El libro se ha presentado recientemente y el acto constituyó un sentido homenaje a su persona por todo lo que aportó al club vigués y, especialmente, por la amorosa y agradecida querencia que demostró al lugar que lo acogió para siempre. “Manolo Jiménez Rodríguez, uno de los jugadores de más talento que se ha enfundado nunca la camiseta celeste”, se dijo en la presentación, palabras que hemos leído en el medio que nos trajo esos recuerdos con los que comenzamos a escribir. La foto que ilustra la noticia, divulgada por el periódico “Atlántico”, no nos despista: es “El Pichi”; la misma cara, ahora con gafas. Tiene buen aspecto aunque, si nos fijamos, necesita el apoyo de un bastón para ayudarse por la derecha porque, sin duda, la izquierda lo soporta sobrada de energía.

    Nuestro camarada José Luis Jiménez, al que también le llegó la noticia -aunque por razones de edad no lo conoció- ya se ha puesto en contacto con el autor del libro para conseguir algún ejemplar. Y no sería mala idea que fuera presentado en su barrio, porque Triana seguro ocupará un interesante capítulo en la vida escrita de un humilde chiquillo que por su habilidad, esfuerzo y fidelidad alcanzó mucho más de lo que se podía aspirar en aquella Triana de remiendos y alpargatas de los años cincuenta. 


Ángel Vela Nieto      

14 comentarios:

  1. Y yo que lo quiero recordar y lo recuerdo entre brumas y eso que mi casa estaba a un tiro de piedra del Corral la Parra -esta puñetera memoria no la tengo en mi mejor momento- pero no se me despinta la cara, ni los regates y ni el dominio del esférico a tan corta edad.
    La presentación del libro, que me parece perfecto, que no sirva para hacerle la competencia a las librerías. Te apunto que en local de Don Cecilio, frente a la O, que vende libros sería un buen lugar y por lo menos huele a lo que tiene que oler, a profesionales.¡Ah! y dejar de lado las "clásicas y rancias" mesas. Se puede hacer hasta de pie o sentado en banquetas. Y vídeos de sus éxitos. Es lo que hoy flipa. Ejemplo el CD de M. Machuca, de pie. Tuvo todo el arte.

    ResponderEliminar
  2. Sigo intentado localizar un ejemplar del libro. Si hace falta nos vamos a Vigo en un fin de semana y nos traemos el libro y lo que haga falta. Seguro que nos juntamos unos pocos

    ResponderEliminar
  3. Lo de la presentación del libro en Triana, Antonio, era una peregrina idea. No creo que vayan a venir desde tan lejos para organizar el acto. Seguro que la venta no daría ni para pagar el viaje. Tendría que ser por motivos, digamos, románticos, nostálgicos o algo así.
    Lo más que podríamos hacer, si José Luis consigue un ejemplar, es hablar del Pichi como persona y futbolista y, de paso, recordar aquella Triana de los cincuenta y sus descampados para jugar a la pelota. Y los buenos futbolistas que salieron entonces de la cantera del Campillo, de los llanos de los Remedios, del Tardón, del Charco de la Pava...

    ResponderEliminar
  4. Las ideas, si no son de mala milk, siempre son válidas porque mueven el mundo, después se llevarán a cabo o no, según quién las valore.
    Las peregrinas no son las ideas, Ángel, las peregrinas son las que van a Santiago de Compostela, tumba de Prisciliano de Ávila entre otras, muy cerca de Vigo por cierto, igual que el Corral la Parra -cuna del Pichi- del Distrito. Todo es cuestión que éste (el Distrito) en pleno tome conciencia de lo que es un hijo de Triana que logró salir en esos tiempos del ghetto paupérrimo y sin oportunidades claras de escapatoria a otros horizontes de esplendor. Como digo todo es cuestión de que a quién le corresponda se ponga en contacto con sus correligionarios galáicos. En el barrio está todo preparado.Debe.

    ResponderEliminar
  5. jimenezjb1/1/13 21:10

    Hoy he tenido una entrañable conversación telefónica con Manolo Jiménez y seguro que vendrá. Ahora tenemos que preparar algún acto romántico de esos que nos gusta tanto; el Distrito si quiere, puede o le interesa, debe de acompañar a nuestro paisano. Por nuestra parte no le faltará el calor y cariño y por supuesto una convidá a pescao frito.

    ResponderEliminar
  6. Iré avisando a sus amigos de aquel equipo del corral de la Parra, aunque la mayoría no vive en Triana, así como a Demetrio y Andrés, trianeros que jugaron con él en el Betis. Puede ser un acto muy entrañable e interesante. A ver si es posible.
    Buen detective serías, José Luis...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo3/1/13 19:13

      Hola a todos, soy Jesús Penabad el autor de la Biografía de Manolo Jiménez. Hablo en nombre de los dos para daros las gracias por tantos elogios y las palabras de cariño que estamos recibiendo. Es un privilegio saber que en el barrio de Triana el nombre de " El Pichi" sigue vivo. Manolito, el hijo de la Rosario, se crió en un corral de viviendas y en el Altozano comenzó a perfilarse como el futbolista que se consagró en Primera División años más tarde. Tantos la gente de Triana como los celtistas pudimos disfrutar de un gran extremo izquierdo y os puedo decir, con conocimiento de causa, que es mejor persona. Si las circunstancias son favorables esperamos veros a todos muy pronto. Por supuesto que el libro está a vuestra disposición por si os interesa. Feliz año nuevo para toda Triana. Un saludo sincero y cristalino desde Galicia.

      Eliminar
  7. jimenezjb4/1/13 16:22

    Jesús, seréis bien recibido en Triana y esperamos que el encuentro sea muy pronto, si es posible compartiendo un buen papelón de pescao frito. Si quieres puedes dejar tu mail para los que estén interesados en adquirirlo.
    Un abrazo desde Triana.

    ResponderEliminar
  8. Jesús Penabad4/1/13 19:03

    Hola de nuevo, a instancias de José Luis os dejo mi correo electrónico para quien esté interesado en la Biografía de Manolo Jiménez:
    jesuspenabad@hotmail.com. En cuanto al papelón de pescao frito ahora le paso esta oferta irrechazable a Manolo. Gracias por todo y un fuerte abrazo desde Galicia.

    ResponderEliminar
  9. No recuerdo ningún acto público y general donde se hablara de la riqueza futbolística de este barrio, donde existe -a duras penas y gracias al esfuerzo de sus dirigentes- el Triana C. F. con sus distintos equipos.
    Sería una oportunidad para, junto a la figura de Jiménez, recordar todo o que este costado de Sevilla ha aportado al fútbol nacional.
    El caso es implicar al Triana para que el acto necesite un gran salón, y que nuestro Manolo Jiménez se sienta querido y admirado.

    ResponderEliminar
  10. A veces alguien te cuenta historias y te quedas dormido escuchando esas anécdotas. En otras ocasiones te preguntas si aquello que te han contado de manera tan intensa es real o simplemente es el relato fantasioso de unos recuerdos que pertenecen a una vida en sepia. Entre tanto, sin apenas darte cuenta dejas atrás al niño que no entendía nada, que simplemente oía sin llegar a escuchar que con mirada extraña contemplaba al caminante y no entendía que era lo que le había llevado hasta allí. Y el tiempo pasa, y pasa para todos, miras hacia atrás y te das de bruces con el espejo de la vida. El reflejo el pasado adquiere un nuevo sentido, aquellos retales deslavazados de una vida comienzan a tomar forma y sorprendente dan un nuevo sentido al existir. Por eso debo dar las gracias a todos aquellos que seguís recordando a aquel menudo jugador “El Pichi” con cariño y en especial debo dar mi más sentido agradecimiento al barrio que vio nacer a mi padre TRIANA.
    No seria justo dejar de mencionar a Jesús Penabad, sin el cual todo este periplo nunca se hubiera conocido y quizás ni yo mismo lo hubiera llegado a descubrir. Por eso Jesús gracias.

    ResponderEliminar
  11. Nuestro viejo y admirado camarada de barrio seguro que estará orgulloso, también, de su hijo Javier que sabe expresar, con profundidad y emoción, el cariño que le profesa a su padre... Pues ya tenemos otro amigo al que esperamos conocer pronto junto a Jesús Penabad.
    El sábado hablamos con el presidente del Triana C.F., Luis Fontanilla, que como es sabido ejerce de delegado de campo del Real Betis, y espera, como todos nosotros, el reencuentro de Manolo Jiménez con su Triana. También hablamos con Demetrio, su compañero en el Betis, que sabía del libro y ahora sabe de la posibilidad de ese reencuentro.

    ResponderEliminar
  12. jimenezjb10/1/13 0:58

    A ver si somos capaces de organizar un acto emotivo para que Manolo, su familia y sus amigos guarden un grato recuerdo del mismo. Bonito y sentimental comentario el de Javier al que estaremos encantados de conocer.

    ResponderEliminar

*/