miércoles, 1 de agosto de 2012

EL TURISMO EN TRIANA

¿A dónde irán estos turistas?

    La situación dramática por la que estamos pasando, desde el punto de vista económico, hace que todos pongamos el punto de mira en el turismo como única chimenea rentable y el maná divino que nos permita una fuente de ingresos imprescindibles para paliar la sangría que han provocado nuestros gobernantes que  han arrasado con un país que hasta hace varios años presumía de estar a la cabeza de Europa y por tanto del mundo. Pero el turismo, como cualquier industria o empresa, para que sea rentable y resulte la fuente de ingresos esperada debe estar perfectamente planificada  y encuadrada dentro de la ciudad. Recientemente, el PSOE ha presentado un paquete de medidas destinadas a convertir Triana en un referente turístico de la ciudad y que sea la gran protagonista en el próximo FITUR. Entre las medidas espectaculares del paquete mencionado destacan la ampliación del horario de visita a Santa Ana, un recorrido por los corrales de vecino sin especificar cuáles, la rehabilitación de la Casa de los Artesanos y diversas perogrulladas más tras 12 años de gobierno socialista.

    Aunque el asunto ya ha sido comentado en diversas ocasiones en este blog, entendemos que la planificación turística de Triana está sin realizar o se ha ido improvisando al antojo del gobernante de turno. ¿Alguien me puede explicar, por ejemplo, cómo es posible la convivencia entre los turistas que visitarán el Museo de la Cerámica y el tráfico intenso de la calle Antillano Campos?  La peatonalización caprichosa de la calle San Jacinto está suponiendo, además de la ruina de muchos comerciantes de Triana, un impedimento absoluto a una ordenación racional turística del Barrio y el asunto no es de fácil solución. Todo ello sin entrar a valorar cómo se ha peatonalizado la calle con esa convivencia inexplicable entre bicicletas y tramo abierto al tráfico desde Alfarería a Rodrigo de Triana, ni hablar del mobiliario urbano de pésima calidad e imagen con el que han equipado la calle.

    En la actualidad, ¿qué hace un turista que llega al Altozano y hacía donde se dirige?. Si alguien le ha hablado que Triana es la cuna del Flamenco supongo que esperará encontrar una muestra de el mencionado Patrimonio de la Humanidad. Os puedo asegurar, por mi puesto permanente de vigilancia en el Altozano, que la gran mayoría de los turistas se terminan perdiendo entre los establecimientos de la calle San Jacinto. Pocos entran en el Mercado y, salvo que alguien lo empuje, ninguno en el Museo desconocido  e incomprendido del Castillo de San Jorge. Pero el primer contacto con el Barrio es el Puente, sin ninguna referencia ni nombre en su entrada, y más adelante la Capillita del Carmen, también sin un simple directorio o mínima reseña. Y si al turista se le ocurre mirar a alguno de los relojes que le dan la bienvenida ¿qué pensará?. Está claro que el turista que visite Triana, si quiere ver algo, debe ser vidente porque de lo contrario se terminará tomando una cerveza con tapa o comprando unos zapatos en la Calle San Jacinto y vuelta para Sevilla.

    Hace unos meses realicé un pequeño guión de lo que debería ser un proyecto turístico para Triana y realmente llegué a la conclusión que era muy fácil, que sólo era cuestión de sentido común, conocimiento del Barrio y el esquema de Paris,  la ciudad más turística del mundo, bueno y una dosis elevada del amor que los trianeros sentimos por nuestro Arrabal. Aprovechar al máximo todos los elementos del Barrio, desde sus monumentos más representativos como El Puente y la Iglesia de Santa Ana, hasta los árboles de los que sin lugar a dudas Rafa Martín sería capaz de convertirlos en un importante referente turístico. No podemos perder de vista que el objetivo final es hacer venir a los turistas a Triana y que de verdad vean elementos tangibles. No basta con decir en una guía que estamos en la Cuna del Flamenco, tenemos que conseguir que escuchen una solea y puedan ver bailar por tangos.

    Lo más importante de todo es que el proyecto debe estar perfectamente estructurado y que la favorecida de verdad sea Triana y sus comerciantes. Para esto no hacen falta grandes inversiones ni proyectos espectaculares, sólo es cuestión de trabajar y seguir unas pautas coherentes. Paris, la ciudad líder indiscutible del turismo saca el máximo provecho de cualquiera de sus elementos. ¿qué me dicen sino  de convertir en playas los muelles del Sena que son patrimonio de la humanidad? Probablemente esta idea en Sevilla contaría con la oposición inmediata de alguna plataforma salvadora, argumentando que se quiere convertir a Sevilla en un parque temático o de atracciones.

Playas del Sena en París
    Queda mi ofrecimiento a los responsables del Distrito para trabajar en un proyecto turístico serio para Triana donde seguro encontrarán también la ayuda desinteresada de muchos trianeros. Creen un grupo de trabajo, involucren a todos los que quieran aportar ideas y déjense de  propuestas de chiste como las que ha realizado el Sr. Espadas.

 José Luis Jiménez


2 comentarios:

  1. Hasta ahora, José Luis, la historia de la Triana turística ha sido un puedo y no quiero. Lo de "Hecho en Triana" ya sabemos lo que fue, aunque el señor Espadas no acabe de enterarse y nos haga sonreír cuando quiere aparentar que le duele Triana. Ahora, apoyado en un plan que afecta al río, se ha querido enganchar el barrio al presupuesto y también hemos visto lo ocurrido con la decoración de nuestra orilla.
    Todo el que llega, por vía de la Tenencia o del Turismo "descubre" Triana para el negocio, ¿y qué ha ocurrido hasta ahora...? Eso: un puedo y no quiero, porque si quisieran de verdad ya nadie tendría que descubrirla en el futuro.
    Esperemos a septiembre, porque entonces se verán las ideas con claridad y empezaremos a señalar la anquilosada ruta de la desidia -como tantas veces- partiendo del puente. Lo que hagan los nuevos poderes municipales y los de siempre de la Junta en el tiempo próximo por ir tachando esas escalas del abandono, que marcaremos en un plano (no apto para turistas), nos dará la medida del "puedo y quiero", como debe ser.
    El 92 fue muy aclaratorio de este eterno y manoseado asunto.

    ResponderEliminar
  2. jimenezjb2/8/12 19:06

    Parece claro que los nuevos inquilinos de la Casa de los Mensaque tampoco están por la labor. De momento silencio y ridículo absoluto con los azulejos de la calle Betis, fachadas abandonadas, incluida la del edificio mencionado que alberga a tantos sueldos para no hacer casi nada, exposiciones para salir del paso, ordenanzas inútiles, comerciantes cabreados, etc, etc. ¿Cuántos años tienen que pasar para que tengamos en Triana un delegado que de verdad quiera al Barrio y se parta la cara por sus problemas?
    Esperamos el mencionado plano, Ángel.

    ResponderEliminar

*/