miércoles, 20 de junio de 2012

DESDE EL MONTE PIROLO

                                            
                              ¡PARA TIRAR COHETES (II)¡

Como dije en un comentario en el escrito de  Rafaé Martín Holgado “Deshilachando la Red: Negros y Gitanos”  del viernes día  15 del presente mes de Junio, desde ese mismo día estuvimos invitados, mi costilla y yo, todo el fin semana en el Infanta Luisa de Triana, con todo incluido, y cuando llegamos a casa y empezamos a deshacer las maletas y colgar en los roperos las camisas, los pantalones, trajes de baño, recoger toallas, zapatos y todavía con las gafas de sol colgadas del penúltimo botón del polo Fred Perry que llevaba puesto, una antigualla  heredada de mi Bato cuando era campeón de tenis, o sea que ni me acuerdo, pero si me acordé   de decirle a mi costilla: “Negra, creo que deberíamos de recoger el bodegón que preparé para anunciar lo de la placa de El Perlo con un carté de toros en japonés que llevan muchos días las morcillas fuera de la nevera y se van a derretí”.


“Güeno, ve tú recogiendo lo que farta que ya voy yo a limpiá aquello”.

Seguí recogiendo, que hay que ver la cantidad de ropa que se lleva uno cuando se va un fin de semana y sobre todo si uno va invitado y tiene que cambiarse todos los días hasta de pijama. Más ropa que las que se llevan los peregrinos? y las peregrinas?  de  nueva hornada al Rocío.

 Y de pronto un chillío mu descarnao: “¡Sangre!.¡Que aquí  farta una morcilla!”.


“¡Que estás hablando, mujé!.¡Que farta una morcilla!.
“¡Pero quién se va a llevá una morcilla si aquí no ha entrao naide en tor fin de semana!¡¿Habrá una rata por aquí?!.

“¡Que rata ni rata si tengo la casa más escamondá que un conventomonjas, eso e que arguien se lallevao!”.


“¿Quién se va a llevá una morcilla, joé?”.

“Po cuarquiera, si casi tor mundo tiene llave, er niño, la niña, mis hermanas, la vecina…tú y tus manías de quearnos fuera”.
        
         Lo cierto es que a pesar de haber pedido asesoramiento al gabinete de Colombo, de Ironside, de los Miami, los Bones y de Kojak la morcilla no ha aparecido, ni sabemos quién se la ha llevado. Hoy hemos recibido un e-mail firmado en conjunto por todos los gabinetes y en letras Times New Roman de fuente 26 y en negrita diciendo:
¡Que os den morcilla a los dos, a ti y tu costilla¡.

 Ni nos hemos dado por enterado ante este pareado de gente tan grosera y además no le vamos a dar ni un euro.

Por lo tanto no tenemos nada más que una morcilla para abonar el premio del sorteo de los acertantes del cartel de toros en japonés que se iba a celebrar en el bar El Ancla, en la Cava de los Civiles el jueves día 21 de este mes,  mañana sobre las 13´30 horas, coincidiendo con la entrega de una placa a El Perlo de Triana por la tertulia del mismo nombre que el bar.

         Como el premio ha quedado desierto al no haber habido ningún acertante  tampoco hay que preocuparse porque falte una morcilla, no obstante la que queda se llevará en procesión, en papel de aluminio, y se invitará a todos los asistentes a una degustación de tan selecto manjar.

                                            
                                                                                                       
                                                                                                                                   Antonio del Puente
                                                                                                                                            Verano-12

4 comentarios:

  1. jimenezjb20/6/12 12:30

    Hay que ver las cosas que pasan, Antonio. Con esta crisis lo extraño es que hayan dejado la otra morcilla, el pan, el vino y las manzanas; aunque realmente yo me hubiera llevado la maja para endiñarle a algún político en la cabeza. Y digo yo, Antonio, ¿no se te ha ocurrido crear una plataforma para buscar la morcilla? Mira que eso ahora es lo que está de moda, ni los Rolling Stones son capaces de movilizar a tanta gente.
    Bueno que sí, que mañana estaremos en El Ancla para acompañar a El Perlo y de paso probar la morcilla que han dejado.

    ResponderEliminar
  2. Rafael M.H.20/6/12 21:23

    ¿y si realmente se ha derretido? ¿Y si la sangre, por mano divina se ha transforma en alma y se ha elevado a los cielos?
    Creo que la morcilla ha debido coger dirección este, camino del sol naciente, igual te has pasao con el aliño y esa morcilla ha cobrado vida y está intentando buscar un traductor, ganar el concurso y pedir un indulto. Mañana, miraré a los ojos a la morcilla que traigas, igual le saco algo sobre su hermana, que seguro que echaremos de menos.

    ResponderEliminar
  3. A mí la única plataforma que me gustaba y cada ves que me acuerdo me gusta más es/era la de los tranvías, con ese cobrador tocado con una gorra de tranviario preciosa, sin agarrarse a la barra y apuntando cosas en una libreta y un lápiz con una punta conseguida no se como, creo que con una navajilla, que era mi envidia de niño y apuntando unos numeritos perfectos en orden y sin un rayón y el tranvía,¡racataplán!...¡racataplán!, a estas alturas todavía no he visto ninguna plataforma que le llegue al tope o al estribo que estaba más bajo. Pues si se ha ido a los cielos San Pedro y Cia se pueden poner de morcilla como a nadie le importa, o sea, hasta las manillas y si se ha ido en busca del sol naciente seguro que se queda en la Costa del Sol acompañada de mi hijo y no llega a Almería.

    ResponderEliminar
  4. Se me olvidó antes jiménezjb,en las alas del plato, míralo como si fuera el sombrero de un D.Quijote cualquiera, ese rosa difuminado en el blanco, matándolo, pero un poco menos es el azulejo primigenio llamado trianero que con el azul cobalto, en el mismo filo del plato, queda para quitarse la gorra.

    ResponderEliminar

*/