lunes, 18 de junio de 2012

VEO VEO: LA PLAZA DE TRIANA



A la derecha del puente se encuentra la plaza de TRiana sobre el museo del castillo de San Jorge, en esta parte no hay murallón que alicatar, pero también existe otro tema de debate, desde hace muy poco tiempo la plaza está cambiando, algunos de los tradicionales puestos se están sustituyendo por otros locales comerciales, como una cervecería, una tienda de exquisiteces, un local de ostras y champagne, incluso un teatro, donde se combina el flamenco con piezas para niños. Ojalá estos cambios conlleven la ansiada llegada de clientes porque los turistas que pasean cargados con las cámaras y mochilas, no tienen ya sitio para llevar otras cosas.



Si bien es cierto que ya con anterioridad existían locales como un puesto de ropa y una tienda de telefonía móvil, su situación periférica y la continuidad de un horario matutino no supuso el cambio que ahora se percibe.



Se cierran pescaderías y carnicerías, quizás como consecuencia de la crisis, pero también puede deberse a otras razones, como la falta de continuidad tras la jubilación de los propietarios o la poca viabilidad de unos negocios ahogados por la proliferación de supermercados y un nuevo sistema de vida que hace de los fines de semanas los días de grandes compras, para las que se hace necesario un vehículo y un lugar donde aparcarlo.

Puede que la solución de la plaza pase por un cambio en los horarios y días de apertura, tanto en Francia, como en Portugal los mercados están abiertos los domingos. Puede que lentamente se vaya transformando en un centro comercial, donde lo lúdico se entremezcle con las ventas bajo la atmósfera artificial del dios consumo, que ya no se conforma con comprar para comer, sino que se empeña en mostrarnos, que sólo gastando se puede ser feliz, sin importarle si se trata de productos innecesarios o de poco interés. Puede que todo siga más o menos como se encuentra en la actualidad, quien sabe, lo que no se puede negar es que hay muchos puestos cerrados y que algunos locales han conseguido que ya el recinto esté abierto algunas noches. El tiempo y el ayuntamiento, que es el encargado de dar los permisos, dirán, por si acaso no se pierdan las hamburguesas de cordero con canela que venden en el puesto cuarenta y dos, para que después digan que los antiguos comerciantes no buscan nuevas soluciones.

Rafael Martín Holgado

3 comentarios:

  1. jimenezjb18/6/12 18:45

    Como en esta semana no hemos hablado lo suficiente de azulejos y de zapata, sólo comentar que sobre el murallón blanco, donde actualmente aparece "Castillo de San Jorge", existían unos murales de azulejos publicitarios: ¿dónde andarán ahora? Además con esto abro la puerta para que Antonio (Ferca) nos exponga lo que piensa sobre los azulejos trianeros (no decir azulejos sevillanos que suena como jamón de Huelva.
    La Plazaabastos de Triana al paso que va creo que va a necesitar un rescate - mejor que no lo lea esto el Sr. Rajoy-. La peatonalización de la calle San Jacinto, la falta de aparcamientos, la falta de ideas y la crisis, están destrozando a este Mercado que tiene casi la misma antigüedad que el murallón de la calle Betis... y ninguna plataforma que quiera salvarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rafael M.H.18/6/12 20:34

      Igual quitaron los azulejos para que hiciera juego la pared con el murallón. No recuerdo ese detalle, me cachis.

      Eliminar
  2. Quiero recordar que los azulejos que han quitado eran publicitarios, pero no pensaron, ¿falta de asesoramiento?, que a la entrada de Triana no se debían de haber puesto azulejos con azul cobalto en la grafía pero con un fondo predominante que era amarillo, pero el amarillo malo, el de ruina, el amarillo pollito. Se de algunos de mi familia que para entrar en Triana entraban por el puente San Telmo, es verdad que vivían cerca del extinto Monte Pirolo pero salir de Triana lo hacían por la vía natural, por el PuenteTriana dándoles la espalda. Yo en un momento importantísimo de mi vida entré por allí y lo pensé, ¡la mare que los parió!, y así salió la cosa como Cagancho en Almagro.

    ResponderEliminar

*/