lunes, 26 de marzo de 2012

GRUPOS DE RIESGO

Quién no diría hoy la frase “grupos de riesgo” para tildar a ciudadanos (siendo benevolentes con algunos ) que pululan por la ciudad y por nuestra Triana a plena luz del día o más cuando el sol se va por el Aljarafe huelvano, que por cierto cada vez se esconde más tarde. Entre estos grupos podemos citar a rumanos con sus carros de grandes superficies, rebuscando en cubos de basura,  con sus broncas entre ellos y dejándolo todo tirado alrededor, indigentes y no tan indigentes (por nuevas circunstancias) que entre peleas y voces (los primeros) atemorizan a los transeúntes de Pagés del Corro y sobre todo a esas abnegadas monjas que tienen que soportarlos porque su voto así se lo ordenan.  Y esos canis  (yo les llamaría canes) salvajes, que salen de fin de semana a pegar palizas al primer menor que se les cruce o no por sus ojos, llenas sus pupilas de alcohol, drogas  e incultura, que es lo que rebosa por sus cejijuntos semblantes.

Pues también había por Triana allá por los primeros años del siglo XVI grupos de riesgo, y estaban por aquí, y por el Arenal,  porque los echaban extramuros, para que una vez que se cerraban las puertas de la ciudad no produjesen peleas y desmanes y no escandalizaran a la población de Sevilla. Estos grupos de riesgo  deambulaban por los arrabales de Sevilla y en Triana, bastante numeroso era el de los negros, tanto libres como esclavos.
Por el entonces final de la calle Castilla, a la altura de Procurador, estos negros fundaron un hospital y ermita.  La calle se denominaba entonces Portugalete, ya que estos negros provenían sobre todo del vecino país.  Este hospital  lo pusieron bajo la advocación del –Rosario y fundaron Hermandad aprobándose sus reglas en 1584 haciendo estación de Penitencia el Jueves Santo (al igual que la hermandad sevillana del mismo nombre) a cuatro iglesias trianeras. Estas dos hermandades eran étnicamente cerradas, siendo ésta anterior en el tiempo a la sevillana. Esta circunstancia viene probada porque tuvieron pleito con los padres dominicos del convento de San Pablo por la utilización de la advocación de Rosario, siendo ésta al parecer exclusiva de poder ser utilizada por hermandades sitas en las Casas Grandes de la citada orden.  El motivo del pleito no sólo era por cuestiones nominales o espirituales sino,  y han pasado más de cuatro siglos porque “tanto los cofrades de Montesión como los que se juntan de Triana se han entrometido en nuestro nombre y Advocación y andan por las calles quitando las limosnas que pertenecen a nuestras partes….¿?”
Como resultado, los negros trianeros modificaron el nombre de su Titular, denominándose entonces Cofradía del Rosario de Nuestra Señora de las Cuevas, sin duda por la cercana Cartuja y con el pertinente permiso de la silenciosa orden.

Décadas más tarde, y ya habiendo perdido el sentido étnico la corporación, allá por el año 1673, se instalan en Triana los dominicos, construyendo lo que hoy es la tan grandiosa y a la vez parece tan poco frecuentada Parroquia de San Jacinto, instando de nuevo a la cofradía de los negros, aunque ya no era tan cerrada, a trasladarse a este nuevo edificio por tratarse de una cofradía del Rosario, a lo que estos respondieron poniendo más tierra por medio, yéndose más lejos aún, al final de la calle Castilla y para que los dejaran de una vez en paz cambiaron de nombre su ermita titulándola del Patrocinio, dando lugar a los gérmenes de lo que cada tarde de Viernes Santo se pasea por la Calle Castilla y por toda Sevilla.  Una imagen que, mira por donde, escenifica a alguien que en su día pudo pertenecer también a un grupo de riesgo.  Quién lo iba a decir.
El Callao de Triana.

9 comentarios:

  1. Rafael M.H.27/3/12 16:34

    Es una alegría ver que un nuevo trianero se apunta a escribir. No sé si tirarás por las cofradías del barrio o por la denuncia social, de cualquier forma, bienvenido, y gracias por todo lo que nos cuentas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Callao27/3/12 18:28

      No, gracias a ti Rafael, por animarme a introducirme en este grupo, que no es de riesgo, sino de amantes de TRiana, y poder contar cosas. Si es de Cofradías, mejor, desde donde tan bonitas páginas se han aportado a la historia de este lado del río.

      Buena Semana a todos los que en este blog entran y nos visitan. Que tengamos todos nuestros sentidos tan abiertos como abiertas están esas flores de naranjo estos días por la calle Castilla.

      No dejemos pasar esta semana como una fiesta más, sino como partícipes de la Historia y la Cultura de nuestro Barrio. Y si además, nuestro corazón se estremece, aunque sea un poco, y nuestra piel se eriza , apenas imperceptible, o nuestros ojos se humedecen al ver pasar algunos de nuestros pasos, al escuchar una saeta, o una marcha bien tocá .... será señal que lo que va arriba entre flores y cera va más allá de la madera.

      Un abrazo a tos ( "por igua" ) y en especial a tí y los que están al final de Castilla te acompañen en estos días próximos.

      Eliminar
  2. Un costalero más, y bueno en verdad. Falta hacía.
    Bienvenido.
    Por todos los caminos se llega a la Roma trianera, Rafael.

    ResponderEliminar
  3. jimenezjb28/3/12 0:39

    Le damos la bienvenida a este nuevo trianero, que de momento, como la calle, lo situaremos entre San Jorge y Castilla.
    Bromas aparte, y por comentar su entrada, esos negros trianeros que refiere fueron la semilla de los negros "curros" cubanos. El antropólogo cubano Fernando Ortiz los describió perfectamente en su libro "Los Negros Curros"; dichos negros fueron los primeros en llegar a America en el siglo XVI acompañados de sus dueños sevillanos. En el siglo XIX existían, tal vez como grupo de riesgo, en La Habana con unas costumbres y maneras muy peculiares que podemos comentar en una entrada específica.

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante tu comentario, José Luis. Esperamos esa entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamento con este comentario mio que, sobre este artículo, he he entendido más bien poco, principalmente por aquello de que el Sol se va de sevilla por el Aljarafe Huelvano...?
      De todas formas le doy mi Bienvenida a un nuevo caudal de sangre a Triana. Santiago Martín

      Eliminar
    2. El Callao29/3/12 19:45

      No es lo más importante que he querido decir en el artículo las coordenadas geográficas por donde el sol tiene su ocaso desde TRiana. Es una forma de hablar, o de escribir, de forma coloquial. Más bien se trata de un poco de Historia de nuestro Barrio a través de sus cofradías. Yo también lamento que hayas entendido poco, la verdad es que hay poco que entender, sólo conocer, que no nos viene mal.

      Eliminar
  5. No sé porqué me da a mí que tú andas cerquita de la calle San Jorge donde yo nací. Entre los grupos de riesgo de otras épocas tenías que haber incluido las pandillas de Triana por calles, las guerreas entre unas y otras eran épicas,nos desafiabamos con anterioridad en los desmontes periféricos de Triana, cuando no en las mismas calles y los transeuntes y transeuntas? a tirarse de cabeza al callejón.Bienvenido Callao, menos mal que escribes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Callao1/4/12 14:47

      Gracias, FerCa. Bienhallado me encuentro. Creo que soy algo más joven que tú, pero sí me acuerdo de esas peleas y "desafios" entre pandillas o calles. Aunque ahora sí me encuentro cerquita de Callao, mi infancia fué por el final de TRiana, la Barriada del Carmen, y alli estaban "las montañas", ( esos desmontes periféricos de Triana, de los que hablas) por donde pasaba un tren de mercancias, y era lugar para esas trifulcas. También las diferencias se dilucidaban con un partido de futbol entre árboles y charcos con un balón "de reglamento de lª división". ¡Cualquier cosa! Y sí que habia riesgos, ¡ y tanto!. Un abrazo y gracias.

      Eliminar

*/