jueves, 29 de marzo de 2012

EL DEDO DE RODRIGO: TRIANA C.F.



   La otra mañana me crucé por la calle San Jacinto, la de los coches, con Luis Fontanilla, presidente del más importante equipo de fútbol del barrio; iba con uno de sus esforzados ayudantes y al preguntarle por los carnets de esta temporada hizo un gesto que me hizo preguntarle: ¿Qué pasa, Luis, no van bien las cosas? Nada bien, no había más que verlo. Tanta lucha durante tantos años -hasta una manifestación- para que unos pocos de cientos de niños y menos niños tengan en la mente, en su tiempo y en su cuerpo la idea del deporte en un club serio y más antiguo que algunos de Primera División.

   Fueron vencidas increíbles dificultades que tuvieron su principio cuando a los curas salesianos le dieron por vender el campo de fútbol, el único en Triana, a una empresa que lo convirtió en aparcamiento privado. Años después se prepararon unos terrenos de juego terrizos, rompe rodillas, más allá de la carretera del terraplén. Al que podía llamarse “principal”, un concejal vecino del barrio le hizo construir unas “gradas” en uno de los laterales, gradas de ¡tres escalones! Y ya podía conformarse el club de fútbol más antiguo de la ciudad tras los consabidos Sevilla y Betis.

   El equipo trianero siempre gozó de buen cartel entre los esforzados del fútbol aficionado, y si decaía resurgía con nombre distinto y fuerzas renovadas. En los años veinte estrenaba terreno de juego en la Cava de los civiles, el “Campo de la Huerta”, construido junto a un cine de verano en el solar que ocupa hoy el colegio de las monjas. El partido inaugural fue contra el Coruña que entonces jugaba en Segunda División. Vivió una época de esplendor llamándose La Balompédica Trianera con sede en la Peña Trianera y con un Presidente de Honor llamado Juan Belmonte. Pero Triana tuvo muchos equipos que en la local dieron bastante guerra, mas por encima de ellos estaba siempre el Triana. Y resulta inolvidable aquel Triana que tantos y buenos jugadores dio al Betis.

   Los campos del Charco de la Pava, en peligro mientras sigan pensando en cambiar los terrenos de la Feria, no han podido sentir el calor de la afición porque esa carretera (muro insalvable) hasta hace muy poco ha sido grave inconveniente. Y menos mal que por fortuna in extremis cuenta con un campo de césped. Así que ya no hay que jugarse la vida en la mareante carretera ni los futbolistas las rodillas, pero... el estrecho cauce de las ayudas, imprescindibles para mantener un club con equipos en distintas categorías oficiales, se ha cortado trágicamente. Cuando Luis ha ido poniendo la mano, que es la de todos los padres de Triana (incluyo Los Remedios, claro) el Ayuntamiento le pone por delante al loro que repite -y repetirá durante mucho tiempo- “¡No hay dinero, no hay dinero...!”. Al llegar a San Jacinto, nuestra Tenencia lo remite al loro, y la Caja de Ahorros, que era otro pilar fundamental, contesta a la solicitud repetida cada temporada que todo el dinero se lo va a llevar la dichosa, horrible y mastodóntica torre que, desvergonzada, riéndose de todos, crece cada día. El señor Pulido, faraón de Cajasol, construye una pirámide para que su recuerdo permanezca en ella eternamente... y tanto.

   Así está el Triana C.F., club que no tardará en cumplir el siglo de existencia, aunque mucho nos tememos que celebrará el centenario retirado o, más bien asesinado. ¿Dinero para quitar de los peligros de la calle a los muchachos? ¡Hombre, en eso estaba pensando el loro...!

Ángel Vela Nieto

3 comentarios:

  1. ¡A la bin/ a la ban/ a la bin,bon,ban! ¡El Triana, el Triana y nadie má! ¡A la bin, bon, ban!. ¡No se te escapa ni una Ánge!. Algún día te diré lo que te mereces y Triana te lo reconocerá.

    ResponderEliminar
  2. jimenezjb2/4/12 21:20

    Ángel, ¿el loro cuánto cuesta?
    Sería un desastre para Triana que desapareciera el Triana C.F.

    ResponderEliminar
  3. Mientras Don Luis Rodriguez Fontanilla y toda su junta directiva, en especial Don Manuel León, Don Juan Parrado, Don Eugenio Heredia y el Sr. Feria, esten en el Triana CF, este equipo, con el nombre de mas solera del Mundo jamás desaparecerá. Triana... y OLË!!!

    ResponderEliminar

*/