sábado, 24 de marzo de 2012

VEO VEO: ES TIEMPO DE...


Es el primer viernes de primavera y son casi las dos menos veinte, andando por San Jacinto me acuerdo de aquella manifestación del 19 de octubre del 2009, cuando miles de trianeros salieron a la calle para mostrar su enfado porque se estaba destruyendo TRiana: la principal arteria del arrabal se cortaba al tráfico, porque aquello no era una peatonalización, y se creaban así graves problemas circulatorios para salir del barrio, además se disminuían las plazas de aparcamiento con los carriles bici y a los paseantes no les quedaba otra que pegarse a la pared y rezar…
Ha pasado el tiempo y ha cambiado el gobierno municipal, curiosamente todas aquellas quejas parece que han desaparecido, ni la plataforma que se creó ha vuelto a reivindicar todo aquello, ni los nuevos responsables políticos se han manifestado en contra de las obras realizadas. Quizás como estamos en tiempos de crisis, los pequeños problemas quedan minimizados bajo la triste sombra del paro o a lo mejor es que ya nos hemos acostumbrado y, a fin de cuentas, tampoco ha quedado tan mal ese tramo de San Jacinto, aunque también es posible que algunos problemas, puf, desaparezcan mágicamente sin que nos demos cuenta. Aquel ingenuo río de neón, que tan torpemente quisieron resguardar bajo vidrios, se ha transformado hoy en día en un río de cerveza que va pasando de unos veladores a otros, entre gritos y risas, ambiente de fiesta porque se siente la llegada de la semanasanta.  Efectivamente, no se ha peatonalizado este tramo de San Jacinto, se ha convertido en una feria permanente, en un inmenso bar.

Una reunión de amigos, de compañeros, una parte de la familia, en cada mesa, en cada corro se bebe y se come con alegría, es un disfrute, sano, pero tengo la sensación que  últimamente nos agarramos demasiado al alcohol para pasarlo bien, una, dos, tres copas, está bien, pero ¿por cualquier motivo, sin importar el día, a la hora que sea? Pero quién se atreve a decir que nos estamos pasando, lo tacharían de aburrido, de poco trianero, de no comprender que aquí se vive en la calle, como manda la tradición, porque aquí lo que nos gusta es la bulla y el cachondeo.

Esta misma tarde veo a muchos jóvenes cargados con bolsas donde guardan varias botellas y vasos de plástico en las manos, no deben dirigirse al mismo sitio porque no todos caminan en el mismo sentido, los hay que van más cargadito de la cuenta, otros ya han encontrado un rincón, les da lo mismo el lugar, donde sentarse y consumir. Muchos nos quejamos de esta juventud que nada más que piensa en beber, que toma la calle y la deja sucia y meada, pero después de todo, tienen tan buena escuela en nosotros mismos, le damos tan fácil ejemplo.



Son las dos casi menos veinte, todavía, al menos en ese reloj del altozano, cómo me comentó una amiga, hasta un reloj parado es capaz de dar dos veces al día la buena hora, que no podremos aprender, entonces, de cualquier persona.  

Rafael Martín Holgado.

4 comentarios:

  1. Escribimos no hace mucho que Triana se había convertido en una barra universal. Con la peatonalización los únicos nuevos negocios abiertos en San Jacinto son bares con su buena batería de veladores. La oferta se ha desbordado, de ahí que parezca una feria en las horas gratas de sol. Mientras Pureza, que siempre fue el paseo comunitario, aparece convertida en un garaje y carretera comarcal. Es lo que ven los forasteros que visitan la Esperanza y el viejo templo de Santa Ana, o sea, todos...

    ResponderEliminar
  2. jimenezjb28/3/12 0:55

    Hoy acabo de descubrir un nuevo bar en la calle San Jacinto, esta vez una especie de freiduría. Es lo que nos queda, mostrarle a los forasteros lo fresquita que está la cerveza y lo buena que están nuestras tapas.
    En Triana tenemos argumentos muchos más contundentes para atraer al turista. Sólo falta un poco de imaginación y compromiso por parte de los gobernantes que por cierto para este año tienen previsto gastarse 3 millones de euros en renovar las señales de información de la ciudad, ¿cuántas le corresponderán a Triana?

    ResponderEliminar
  3. Alguien podrá confirmar que no se entienda este artículo, ni los comentarios sobre el tema, dado que ni tan siquiera la imagen que nos muestra se identifica con el lugar. Por favor ya tenemos internet y podemos ver algunas calles peatonales de ciudades como: Lisboa, Milán, Ginebra, Paris, Zurich, Berlín... Si la han podido disfrutar y admirar personalmente, comprenderán... Un trianero moderno.

    ResponderEliminar
  4. Rafaé, palabrita de el niño Jesús que no sabía ni me había enterado que a JB lo hubieran puesto encima de un poyete. Yo creo que es güeno que en las calles haya mucha gente y con alegría en la cara y ganas de conversar. Para cuando también otra tertulia sentados delante de un cafelito vieno pasear al personal.

    ResponderEliminar

*/