domingo, 18 de septiembre de 2011

DOCE CAMPANADAS: ROJO Y NEGRO


Amasijo de brillantes llantas, las bicicletas duermen con el ojo abierto, reposan sus curvas perfectas hasta el día siguiente. De repente han aparecido esos cajones rojos como canastas, espero que nadie tenga que decir: “ves, este moratón, por culpa de la cruzcampo”. Facua reclama la eliminación de esta publicidad porque no se puede asociar una actividad deportiva con el consumo de alcohol, esfuerzos para quitar ese llamativo rojo de nuestras calles, poco importa que en las sombras nuestros jóvenes continúen machacando sus hígados y paralizando sus neuronas en las botellonas, quizás lo importante sea salvaguardar la imagen de nuestra ciudad, la vieja hipocresía de siempre.


Fotografía: David M. Nicaise.
Texto: Rafael Martín Holgado

1 comentario:

  1. jimenezjb18/9/11 21:31

    Este tándem trianero, formado por padre e hijo, está funcionando fabulosamente.
    Interesante tu denuncia, Rafa, acerca del abandono de los jovenes. Las cifras de paro en la población joven son una auténtica vergüenza, el fracaso escolar va en aumento y los de Facua se preocupan de la publicidad en las bicicletas. Torrijos, el concejal, también ha denunciado esta publicidad; algunos no soportan la cerveza salvo si se acompaña de una suculenta mariscada. Yo propongo que delante de la bicicleta tengamos la caja de botellines y detras una caja de gambas; hablemos con "Mariscos González".

    ResponderEliminar

*/