jueves, 28 de abril de 2011

TRIANA EN EL OBJETIVO DE HOLGADO BRENES (19)


Parte del espíritu lésbico parece que se ha quedado colgado en nuestro puente por la moda que inspiró entre sus páginas la novela "Tengo ganas de ti", de Federico Moccia, y que se inició en el Ponte Milvio que se refleja en el Tíber. Buen negocio hubiese hecho en nuestros días la desaparecida Ferretería Lázaro, tan cercana. José Manuel, ladrón de imágenes en bendita libertad, no se ha dedicado a retratar unos candados de los muchos que cuelgan de las forjas que salieron de los talleres de Bonaplata a mediados del siglo XIX. Ha escogido unos para hacernos meditar con su leyenda, para dejarnos en la duda de la pareja enamorada, para apresarnos en el crucigrama de una frase y en el misterio de dos colores tan dispares.

Si antes aludí a Lesbos por la concisa expresión, tan precisamente concebida, ahora me quedo funambulista en el alambre del pensamiento cavilando si es que una de ellas era rubia y otra morena, o una blanca y otra negra. Y, portando la barra del equilibrio, también pienso si no podrían ser homosexuales, a los que siempre llaman locas los machos del lugar. Holgado casi siempre nos mete en un callejón sin salida o en la verdad más dolorosa. En esta ocasión, de seguro que el perdido soy yo. Perdido en una frase que ha hecho detenerme, perdido en la modernidad de la simbología, perdido en unas costumbres que me superan, y perdido en una imagen, recortada en el cristal del río, que aún sigo observando sin solución inmediata.

Nos decía el poeta Fernando de los Ríos... Sin el Tiber jamás se soñó a Roma ...sin el Guadalquivir, huérfano suena el nombre de Triana, luz y aroma. Hoy, ese Guadalquivir de mi infancia lleva los latidos de  miles de nombres colgando de su puente, y de frases como esta que me ha sumido, por un largo tiempo, en el mundo sin prisas de la meditación.


Fotografía: José Manuel Holgado Brenes
Texto: Emilio Jiménez Díaz

6 comentarios:

  1. Pues sí. La imagen da que pensar. Y el texto ha puesto, acertadamente, el dedo en la llaga de algunas cuestiones candentes.

    ResponderEliminar
  2. José Manuel Holgado Brenes28/4/11 23:50

    Esperaremos lo que vayan diciendo los -¿se dirá así? yo dejo ahí la propuesta- "blogovidentes", pero esta vez me parece a mi que el texto supera bastante la foto y a fuer de pesado, felicito con el corazón a nuestro gran poeta Emilio Jiménez Díaz.

    ResponderEliminar
  3. A ti si hay que felicitarte, José Manuel. Esta vez me has metido en una hermosa encrucijada.

    ResponderEliminar
  4. Al Holgado más auténtico el Emilio más idem. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  5. ¿Habrán leído estas "locas sin remedio" este comentario para sacarme de mis dudas?
    Holgado es genial en ponernos a todos a cavilar.

    ResponderEliminar
  6. El asunto de los candados creo que parte del libro del mismo autor "Perdona que te llame amor".

    Pensaba que se iban a retirar todos los candados del puente Triana, pero si están ahi y no molestan a mi no me importaria que siguieran.

    ResponderEliminar

*/