viernes, 10 de diciembre de 2010

TRIANA EN EL OBJETIVO DE HOLGADO BRENES (1)


Ha sido difícil convencerlo, pero aquí está dando el alma de su objetivo a Triana. José Manuel Holgado Brenes siempre va con su amante colgada del hombro. La mima y la cuida. Sabe que ella nunca lo va a abandonar en esos momentos de amor en los que sus ojos se fijan en cualquier perfil del entrañable arrabal. Él, gigante como un Goliat con corazón de niño, lleva en sus retinas cualquier suspiro mágico del barrio, como lo llevaba Manuel Pacheco en su libretilla peremne de ditero antiguo. José Manuel no pasa por las calles de Triana si no es para robarle en unos segundos parte de su corazón, el instante de una emoción que podría perderse, el halo de un momento que todos vamos a conservar en el espacio infinito de nuestras más íntimas devociones. Por eso hoy le doy las gracias, porque él, como los dos ángeles de nuestro blog: Vela y Bautista, como Caty, Rafa Martín (Holgado también), José Luís, Ricardo, Elisa, Rafael Rodríguez, y cuantos se unirán en esta aventura maravillosa, dejará siempre su pincelada amorosa, inédita, llena de una sensibilidad que a nosotros quizás se nos escapa.

Hoy llueve en Triana y se encharca la vieja puente. Siempre hemos visto el encaje de Aníbal González de pie, veleta y aduana del barrio, fielato de su fe carmelitana. Pero él la captó boca abajo, nadando con temblor en el corazón de un charco, como queriéndose embarcar en su tradición marinera y llevarnos con ella en su suspiro de agua que hoy rodea la modernidad de carriles bicis y flechas indicadoras.

La capillita del Carmen hoy se ha querido perpetuar a través de su objetivo como una sirena que siempre añora los caminos de Sanlúcar.

Tiembla la torre, pero no tembló el dedo disparador de José Manuel. Quizás ella tampoco tembló recordando aquella vieja seguiriya que le dedicó Antonio Suárez cuando la incultura quiso eliminar el puente del que es cabecera: "Al puente de Triana/ no han poío errumbarlo/ porque allí vive la Virgen del Carmen/ que jace milagros".

Este milagro de agua y fortaleza nos lo ha traído hoy al blog este hermano que es José Manuel, que sé, estoy seguro, no nos va a abandonar en esta Triana en la red que ha soltado sus amarras buscando el alma de sus diversas historias.


Fotografía: José Manuel Holgado Brenes
Texto: Emilio Jiménez Díaz

17 comentarios:

  1. Maravillosa la fotografía.

    ResponderEliminar
  2. Preciosa visión de la Capillita. A ver si tomando unas cervezas con José Manuel Holgado capto un poco la técnica de la fotografía y soy capaz de mandarte alguna buena.

    ResponderEliminar
  3. Rafael M.H.10/12/10 19:09

    Es muy sugerente. La gama de colores una maravilla. ¿os habéis fijado la fuerza que tiene la flecha del suelo siendo tan pequeña y estando en una zona exterior?

    ResponderEliminar
  4. Pues no es esta la especialidad de Holgado, aunque, como vemos, es capaz de hacer arte con lo que quiera perpetuar. Veremos, en otros envíos, hasta donde llega y cómo ve el mundo...

    ResponderEliminar
  5. Ya, ya, Ángel, pero la foto es muy hermosa.

    ResponderEliminar
  6. La fotografía es una auténtica pasada ( una belleza sin límites ).

    ResponderEliminar
  7. Me encantó esta fotografía de José Manuel. Espero que se anime y nos envíe más para poder gozar de una Triana diferente en la visión de su objetivo.

    ResponderEliminar
  8. con esa expresividad y detalles,no podria ser de otro que no fuera jose manuel,aunque sea en color

    ResponderEliminar
  9. A mí me encanta. Tal vez el blanco y negro le podría haber dado más misterio. ¿Pero qué haríamos la Humanidad sin color?

    ResponderEliminar
  10. Jose María Gándara30/12/10 22:29

    Enhorabuena por la foto, y no sólo por ésta sino por las miles de instantáneas que reflejan la vida misma con todas sus hermosuras y contradicciones. Él como nadie las sabe captar con toda la sensibilidad del mundo.

    ResponderEliminar
  11. José Manuel Holgado Brenes13/1/11 12:43

    Pues existió un concejal de reciente hornada que mandó cortar las raíces aéreas de los ficus de Sevilla, porque eran ramas secas. Menos mal que los jardineros sabían más que él... pobrecito, cultura municipal.

    ResponderEliminar
  12. Rafael M.H.13/1/11 16:13

    No me extraña nada lo que dices. Lo que me resulta increible es que se fijen en ese detalle, con la de cositas que hay para pa arreglá.

    Por cierto, mi segundo apellido es Holgado. Eres la primera persona que conozca, que sin ser familiar mío, lo portas.

    ResponderEliminar
  13. Pues en Chiclana hay muchos Holgados.

    ResponderEliminar
  14. Rafael M.H.13/1/11 22:56

    Anda, yo pensaba que venía de Extremadura

    ResponderEliminar
  15. Miguel Angel Vilas Villeda17/1/11 13:46

    Sr. Holgado, es usted un verdadero artista, pero eso ya lo sabía yo. Magnífica foto

    ResponderEliminar
  16. Pues no sé de que os extrañais cuando este lenguaje artítico es el natural de José Manuel.

    ResponderEliminar

*/