domingo, 5 de diciembre de 2010

HEMEROTECA: PAPELES VIEJOS CON ALMA NUEVA



Redacción de "El Correo de Andalucía"
Año: 1976
Selección: E.J.D.

8 comentarios:

  1. Aquí se presenta un intruso.Eso sí un intruso pacífico y enamorado de Triana.
    Por no ser, no soy ni sevillano aunque lleve en Sevilla 42 años de nada (¡Dios mío como corre ésto !)....Cuando me siento a tu vera/........
    Soy lector asíduo del cuaderno de Emilio, (que no D.Emilio y él sabe porqué escribo ésto).Su cuaderno es mi primera lectura del día,antes que la de los periódicos y de otros cuadernos,y hasta hoy no me he percatado de la existencia de éste rincón trianero.
    Me he pasado ésta lluviosa tarde de la Constitución leyendo con fruición todos los comentarios aquí publicados y al rebufo de lo leído me he decidido a entrar en su casa para felicitarles y alentarles a seguir luchando contra los molinos, ya no de viento, sino más bien de intereses oscuros y billetes, lo que hace mucho más justificada la batalla.
    Mi pedigree trianero no es brillante, pero sí sentido y auténtico.Cuando llegué a Sevilla viví en la calle Canalejas esquina a Reyes Católicos, con lo que con un breve paseo estaba en Triana y eso sucedía todos los días.
    Mi lugar habitual era Casa Antonio en la calle Rodrigo de Triana,asequible a bolsillos de estudiantones caninos y donde por menos de dos reales te ponía tu mosto con una concha de riquísimas quisquillas.Allí hice muy buenos amigos, entre ellos Antonio tabernero de Manzanilla.
    En Santa Ana me casé después de remover muchos papeles y resulta que el cura que había entonces era de Teba, pueblo muy cercano al mío de Ardales,ambos de Málaga.
    En Santa Ana se ha casado mi hija y en Santa Ana se han bautizado mis nietos.Todo ello sin residir en el barrio.
    Como digo anteriormente son credenciales modestas, pero el cariño por el barrio mantenido hasta el día de hoy y que me hizo llorar el primer dia que bajé a los cimientos del puente y observé el río a mi altura,(mi entonces novia me tachó de un poco "raro") , creo que no es de mala calidad.
    Disculpar la extensión y el desahogo,pero la culpa también es vuestra por haberme removido tantas cosas dentro.
    Un cordial saludo a todos.

    ResponderEliminar
  2. De intruso, nada de nada. Un hombre que eligió Triana para soñar, para recrearse en ella paseando, para casarse, casar a su hija y bautismar a sus nietos, como yo he hecho siempre desde que mis padres se casaron allí. Me falló mi hija Myriam, y bien que lo siento por ella. No debió darse cuenta de que Santa Ana era la iglesia más antigua de Sevilla... Los padres, quedamos al margen en muchas ocasiones. En ella se casaron los míos, y mis tíos, y yo, y nos bautismamos todos los primos -yo soy el mayor de la saga-, mis hijos y mis cuatro nietos. Esto no es que nos dé un pasaporte a la gloria, es que estamos en la gloria misma.
    Que te sientas remover el alma trianera es bueno. Yo también me revuelvo contra los que atentan contra nosotros con revólver en mano. Lo malo es que, soy tan bueno, que no sé disparar.

    ResponderEliminar
  3. Rafael M.H.6/12/10 23:48

    Bueno franmartín, siempre encontrarás en Triana un árbol donde cobijarte, así que bienvenido.

    ResponderEliminar
  4. A mí me parece importante que haya mucha gente, que, aunque no sea de Triana, se sientan integrados en el barrio y tengan cosas que decir.

    ResponderEliminar
  5. Bienvenido a este blog, Franmartín, está usted en su casa.

    ResponderEliminar
  6. Si supieran el desasosiego que me acompaña por no haber podido compartir Triana -cuna de mi abuelo materno- con mi amada Cádiz...ya que mi vida se ha desarrollado en la ciudad de la Luz y la Sal. Pero Triana es Triana, sugestivo barrio en el que el arte se ha dado pródigamente: el cante, el baile, la cerámica y sobre todo, gente de mucha valía. Mi aportación cortita y de poco calado, pero muy sentida.

    ResponderEliminar
  7. Luis no te preocupes, que vivir y nacer en Cádiz no debe producirte desasosiego. Tú piensa que, andando el río, llegas hasta Triana, que es un universo atlántico como Cádiz. Y, además, que está muy cerquita. Tú, cuando te apetezca, te coges el tren y desembarcas casi en el Altozano.

    ResponderEliminar
  8. Rafael M.H.13/12/10 22:31

    A mí tampoco me importaría tirar río abajo. Con lo cerca que está Cádiz...

    ResponderEliminar

*/