miércoles, 24 de noviembre de 2010

BREVES APUNTES PARA LA HISTORIA DE LA CERÁMICA (4)


CERÁMICA SANTA ANA

En esta fachada se pueden distinguir tres partes perfectamente delimitadas. La parte superior con las dos grandes imágenes alegóricas a la Prudencia y el Trabajo, obra de Manuel Arellano. Este artista, Manuel Arellano y Campo, nace en Sevilla en 1858, hijo del pintor y decorador Manuel Arellano y Oliver. Sus profesores fueron su propio padre y Eduardo Cano. Trabajó en los talleres de Francisco Díaz, Manuel Soto y Tello, la Cartuja, José Mensaque y Vera y, en 1890, entró a trabajar en la fábrica de la Viuda de Gómez. En esta firma entró por indicación de Manuel Corbato, director de dicha firma.

Los dibujos de la fachada tuvieron que ser realizados entre 1890, año de su entrada en la firma, y 1892, año en el cual, en una fotografía de esa fecha, ya existen las dos figuras.

En 1903 se dedicó a la política y siguió trabajando la cerámica. Murió el año 1906, cuando al visitar a su padre, enfermo de gravedad por una infección contagiosa, él mismo enfermó, falleciendo ocho días después que él.

La parte central está ocupada por el rótulo comercial "Rodríguez Díaz-Cerámica Santa Ana", obra realizada en cuerda seca por Gonzalo Fernández Olmedo (cuñado de Antonio Kiernam), perfilado por Manuel Soto y rellenado por las pintoras María Navarro, Concha Olivero, María Kiernam y Encarnación Postigo. La parte inferior ha sido atribuida a Antonio Kiernam, pero de él son sólo los cuatro medallones, firmados y fechados en 1948.


 


Todos los dibujos de la parte inferior son de Ramón Portillo, que los sacó de un libro sobre cerámica alemana, y fueron pintados por Gonzalo Fernández Olmedo, excepto los del zócalo, pintados por Facundo Peláez.

Manuel Soto Carretero nace en 1926 en la calle Alfarería, números 7-11, y era miembro de una familia de ceramistas. Su padre continuó con el taller familiar de la calle Alfarería, desde el cual realizó trabajos para la fábrica de Manuel Corbato y también para Manuel Montero Asquith, que fue propietario de esta misma fábrica cunado en 1920 se la compró a su cuñado Corbato. Manuel Soto comienza su aprendizaje con Montero Asquith, para después proseguir con Cerámica Santa Ana cuando los hermanos Rodríguez Díaz como socios capitalistas, y Antonio Kiernam como socio artístico, le compran la fábrica a Corbato. Manuel Soto entró como plantilla en Cerámica Santa Ana en 1944. Su maestro en esta firma fue Kiernam, y en ella conoce a Facundo Peláez Jaén, manteniendo una estrecha amistad que les lleva a la creación de la fábrica "S'arteF" (Soto y Facundo) en 1974.

Las guirnaldas de barro cocido, representando angelitos, se deben a Emilio García García, escultor y decorador, padre del también escultor Emilio García Ortiz, con taller en calle Alfarería, número 20.

 

 

Antonio Kiernam Flores nace el 12 de diciembre de 1902 en el barrio de la Feria. Su familia era de ascendencia holandea, fue el mayor de seis hermanos y se bautizó en la iglesia de Omnium Sanctorum. Aprendió la cerámica con su tío Manuel Rodríguez y  Pérez de Tudela en su fábrica de Santa Ana, en la calle Antillano Campos, número 9, donde ingresó con 10 años. También dio clases de dibujo en la Escuela de Artes y Oficios, siendo gran admirador de ceramistas como su tío, Daniel Zuloaga, Manuel Arellano y Enrique Orce. En 1926, al morir su tío, continua su actividad en la fábrica Santa Ana en unión del alfarero Sebastián Ruiz Jurado y del ceramista Antonio Martín Bermudo "Campito". En estos primeros años firma como A. Kiernam Flores, sucesor de M. Rodríguez Tudela. Poco después firmaría uninedo la A y la K, cosa que después también haría Antonio Hornillo uniendo la A y la H.

En 1939 inicia una nueva etapa cuando, en unión de don Eduardo y don Enrique Rodríguez Díaz, toman el traspaso de la fábrica de cerámica de don Manuel Montero Asquith, naciendo así la firma Cerámica Santa Ana-Rodríguez Díaz y hermanos.

En esta época inventa el horno de sobrecaja, recibiendo a muchos aprendices que luego pasarían a formar parte del personal de la fábrica, como Facundo Peláez, Antonio Martínez Adorna, Manuel Soto Carretero y Juan Sánchez Cueto. A lo largo de su vida recibió numerosos premios en exposiciones nacionales e internacionales, y está considerado como uno de los mejores retablistas del siglo XX. Murió el 8 de abril de 1976, a la edad de 74 años.

Para terminar, un dato hasta ahora poco conocido. El origen de lo que es hoy Cerámica Santa Ana se debe, según todos los datos que he podido consultar, a la compra de unos barreros, propiedad de Montalván, por parte de Antonio Gómez, y en los cuales construyó una fábrica de cerámica. He podido leer una escrituras del año 1598, según la cual ya existía en dichos terrenos una ollería por esas fechas. Con lo cual, el germen de lo que hoy es Cerámica Santa Ana podríamos situarlo en esa fecha en lugar de la de 1870.


Ángel Bautista Guerrero

(Fotografías: http://www.retabloceramico.net/)

4 comentarios:

  1. Rafael M.H.24/11/10 16:34

    Gracias, Ángel por estos apuntes. De pequeño me dejaban pasear solo por la calle, incluso de noche, pero sin cruzar, así que podía dar toda la vuelta a la manzana: Castilla, Procurador, Alfarería, Antillanos Campos, Callao y de nuevo, Castilla. Tenía seis años y como acababa de aprender a leer, me fijaba en todas las palabras que veía, los primeros versos que aprendí fueron los que encontré en un azulejo: "Oficio noble y bizarro, entre todos el primero...". Cada vez que pasaba por delante de la iglesia me persignaba, pensaba que eso servía para que no sentir miedo de la oscuridad. Tampoco llegué a entender entonces que hacían tan grandes la sota de copa y la sota de espada dibujadas en aquella fachada.
    Ahora vivo en Manuel Arellano y tus historias se me clavan con demasiada facilidad donde más se sienten.

    ResponderEliminar
  2. Angel Bautista24/11/10 18:41

    Gracias Rafael,si sigues paseando por la calle Castilla te voy a proponer un pequeño entretenimiento,cuando pases por delante de la iglesia de la O,fíjate en el retablo del cristo que está en la fachada,pues en una restauración que le realizaron, equivocaron un azulejo y aparece en el conjunto un azulejo que representa el empeine y los dedos de un pié.Es por esta causa que se le conoce por el Cristo de los tres pié.

    ResponderEliminar
  3. Muy interesantes y bonitas estas entradas de Ángel Bautista. Se aprende mucho.

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante pero, la imagen del Señor de la Hermandad de la O no es un Cristo es un Nazareno. Marcos.

    ResponderEliminar

*/