jueves, 3 de abril de 2014

EL DEDO DE RODRIGO



Tabernas flamencas de la Cava trianera


Casa Lumumba


         Tabernilla de la Cava de los gitanos que antes se llamó “Casa Paco”, inmediata a Villa Troya. Recordemos con Pepa La Calzona que estaba ubicada frente al corral de las Viudas… “Paco era delgado y era canela. Cuando los gitanos iban a sacar su cofradía de San Román tos se juntaban en cá Paco”. También recuerda Pepa a “La Perla Nueva” (La Perlita), en el Altozano, y una taberna que había frente a Maldonado, en la calle San Jacinto. Ya en los años sesenta, gobernada por un forastero llamado Antonio, tenía como “gancho” principal un combinado que se denominó así, “Lumumba”. Aquí los flamencos se ponían a tono con el brebaje especialidad de la casa. Cuentan que hasta allí llegó uno de los primeros televisores, así que hay que imaginar su ambiente en determinados momentos.

Viña Rosa


         Taberna enclavada frente a Villa Troya y cerca del antiguo edificio de la fábrica de bombillas. Otra de las trincheras donde paraban los flamencos del entorno: El Tumba, El Maní, Juaquinito de Reyes… Nos recordó Manuel El Titi en cierta entrevista, que cuando Rafael Vega de los Reyes, Gitanillo de Triana, venía a Sevilla llamaba a Joaquín el de la Reyes, José Canales (el abuelo de Antonio Canales), El Tumba, El Pati y a él y los citaba en “Viña Rosa” o en “Villa Troya”. Y si Rafael bailaba… En una de sus visitas con sus camaradas a la Cava de los gitanos en estos años, Lola Flores amadrinó a un chiquillo del corral inmediato.

        Pepe Rodríguez Campos era el manijero de “Viña Rosa”, instalado aquí de joven desde “Viñafiel”, la bodega donde trabajó en el centro de la ciudad. En Triana, se casó con una joven llamada Rosa... y su casa fue refugio de gente que sabía congraciarse con la vida. Solía fiar los vinos y licores que vendían los ambulantes del barrio en la Feria, ayudando a los que más lo necesitaban. Arriba vivía Manolo el del Morapio, que tuvo que acostumbrarse a quedarse dormido con un cante por medio. Cuenta su madre, La Bella: “Donde está el estanco hoy había un bar y un corralón; allí llegaba Guillén el pescaero y llamaba a los Culatas y a todo el mundo y se organizaba una gran fiesta”.

        Sus hijos José y Serafín gobiernan ese estanco que menciona La Bella y que está situado a pocos metros de donde se ubicó “Viña Rosa”. Con la apertura del nuevo negocio acabó la existencia de la taberna; fue al final de los años sesenta. Pepe falleció el año 1985 con sesenta y ocho años de edad.

Ángel Vela Nieto. De "Triana, la otra orilla del flamenco (2)". 

2 comentarios:

  1. jimenezjb6/4/14 0:17

    Estas tabernas que nos rescatas, Ángel, eran los auténticos templos del flamenco en Triana. Ahora, sin peñas y sin posibilidad de locales que den actuaciones en directo, sólo nos queda colocar el cartel de "Prohibido el Cante".

    ResponderEliminar
  2. Pues fíjate que ayer El Ancla fue como aquellos escenarios del flamenco más natural y gozoso. Cantó Machuca, bailó Manolo Marín, recitó Juanito Arias; y hasta se cantaron folías canarias y tango de Cádiz por parte de un veterano alfarero-cantaor. Al menos nos queda El Ancla.

    ResponderEliminar

*/