jueves, 14 de noviembre de 2013

EL DEDO DE RODRIGO


Nuestro delegado


         Tras las elecciones municipales solemos quedar expectantes por saber quién nos tocará o, mejor, qué desconocido saldrá del primer cónclave de la Casa Grande, de la lotería de los distritos, descartada ya por el proceder de los tres partidos, antes mayoritarios, la posibilidad de que el que venga no se haya ido de aquí, forma de decir que sea trianero de cuna o de corazón, que tanto monta. Por ahí nos dimos cuenta de lo que era la nueva política; fue el primer signo para desconfiar de los partidos, de su buena fe, de su preocupación sincera por el interés del pueblo. Todo fue salir de las primeras elecciones y nos dejan un delegado que no tenía ni idea del barrio, menos mal que con él llegó un singular encargado de la Cultura con ganas de hacer de Triana su segunda patria: José Luis Ortiz Nuevo. Luego fue Paco Arcas el elegido, trianero de los que aman el barrio aunque no naciera en él, pero no tardó mucho su partido en darse cuenta que se había equivocado porque estaba demasiado apegado a la gente, así que lo cambió por otro, forastero absoluto, mejor vestido y muy poeta, de esos que no se le entiende nada cuando quieren decir, con ojana, que Triana es lo más... Luego fue el PP el mandante: otro edil que llega por el puente aún más desconocido y al que al cabo de dos años relevó un compañero vecino de esta orilla y, por lo mismo, se le sobrecargó de trabajo -tres delegaciones- para que justificara la falta de atención al barrio. Todo, como se ve, muy bien ajustado a las reglas de la lógica política. Y llegó la primera dama, de fuera, claro. Y ni por su condición femenina se alejó de la ruta ya señalada por sus antecesores. Y así continuó la triste historia de la Tenencia de Alcaldía del barrio más famoso de Andalucía.

         Ha transcurrido más de la mitad del mandato de este Ayuntamiento del que nos llegó un delegado al que tampoco nadie conocía y que ni siquiera es sevillano, aunque pronto supimos que su mano derecha sería un Alés lo que nos permitió un respiro sabiendo que los delegados suelen llegar con otros cargos y no se les ve mucho por San Jacinto. Lo primero que nos llamó la atención del nuevo representante es su deseo de que se le conozca por Curro Pérez, acortando con el gesto las distancias. Partiendo de su inocencia, pues no tiene la culpa del nombramiento, comenzamos a verlo en los actos y algunas veces lo tuvimos muy cerca para darnos cuenta de su seriedad, de su buena disposición, del dominio del oficio y hasta de su caballerosidad y sentido de la responsabilidad. Hasta ahora su trato ha sido exquisito las tantas veces que lo vimos, siempre junto a Manolo Alés, su activa mano derecha.

         Curro Pérez, para nosotros, merece todos los respetos si bien estamos echando de menos esa rotundidad, la preocupación profunda por los graves problemas de Triana, los que han esquivados todos los partido; digo sólo tres dilemas tantas veces repetidos en este blog: el solar del cuartel de los civiles, la edificación de un espacio, un escenario, donde se puedan organizar actos culturales y artísticos, como existe en cualquier lugar de esta ciudad, y la de enfrentarse a quien sea por hacer de esta orilla destino turístico de primer orden, parcela fundamental donde hay mucho por hacer. Hace unos días ha hablado con su proverbial claridad de hasta dónde puede llegar y lo que ni puede intentar, y entre esto están los tres puntos negros señalados. Así que un hombre al que consideramos con capacidad para defender los intereses de Triana está limitado. ¿Y a quién  nos quejamos, entonces? ¿Al alcalde? Está demasiado ocupado como para saber dónde quedan las ruinas de una calle que, aunque casi fantasmal, desluce en el mismo corazón del barrio, y que aunque nos consta sabe de la importancia histórica de Triana en Sevilla -seguimos hablando del delegado-, nada puede hacer para que esa aspiración de los trianeros de disfrutar de algo parecido a un auditorio se cumpla en esta legislatura, y en cuanto a lo relacionado con el turismo tiene la excusa de que hay otras delegaciones y hasta otro partido implicado, así que el Plan Turístico de Triana no puede pasar de ser un plan, otro más.

         Curro Pérez está allá donde el barrio de su responsabilidad se mueve, aparece, sea el día que sea, en todos los actos como si tuviera el don de la ubicuidad, y lo que más nos gusta es que suele permanecer entre el público sin hacerse notar, sin ningún afán de protagonismo, sin echar a nadie de las mesas para ponerse él. Ya digo, un hombre válido, con gestos que lo denota, pero está condenado a hundirse con su barco en esos mares muertos por donde no puede navegar. Y hasta vemos que le cuesta nadar por algunos pequeños cauces como son los que conducen a los corrales de la Encarnación y del Cura (y más puertas cerradas), aunque esto afecte también a otras instituciones, pero ahí es donde queremos ver a nuestros delegados...

         Queda menos de la mitad de un tiempo que, a pesar de la manoseada crisis -ausente entre coches y veladores- habíamos tenido como ilusionante. Nuestro delegado seguirá desarrollando dignamente su trabajo, bien secundado por Manolo Alés, pero habrán pasado otros cuatro años y otro alcalde sevillano sin que Triana alcance sus sueños en bien de la ciudad a la que siempre mira y ama.

Ángel Vela Nieto 


5 comentarios:

  1. jimenezjb15/11/13 0:05

    Las últimas noticias trianeras de la semana dejan poco margen para aplaudir la gestión del delegado del Distrito. Digamos que el éxodo de los inquilinos de la “Casa de los Artesanos” o la imposibilidad de asistir a actos culturales pagados con dinero público – me refiero al estreno del documental “Triana Pura, nos dejan una nueva espina clavada.De cualquier manera, Ángel, tú miras con unos ojos mucho más generosos que los míos. Vaya por delante mis respetos a los trabajadores del Distrito y la legitimidad que los votos le han dado al delegado, pero en este país donde tenemos aeropuertos sin aviones o estaciones sin pasajeros también tenemos instituciones como el Senado o las diputaciones puestas en tela de juicio por muchos ciudadanos. Coincido contigo en la gran capacidad que tiene nuestro delegado, y por eso lo mejor que puede proponer al alcalde, a la vista del presupuesto que maneja su distrito, es la inmediata disolución de los once distritos que tiene Sevilla. Ya lo hemos explicado en este blog (ver entrada ONCE DISTRITOS ONCE el 6 de enero de 2013).

    ResponderEliminar
  2. jimenezjb15/11/13 0:06

    Para el año 2014 el distrito de Triana gestionará un poco menos de 500.000 euros. De esta cantidad 268.000 euros son para los talleres, 70.000 euros para la Velá, 20.000 para la Cabalgata de Reyes, 30.000 euros de subvenciones a distintas organizaciones, 10.000 euros para un parque infantil, 20.000 euros para obras, 18.000 euros en una Escuela de Verano y el resto hasta los 500.000 en partidas de administración general y varias. Debemos convenir que para gestionar estas partidas sobra un delegado que venga un rato por las mañanas o un par de días a la semana a Triana. ¿Cuántos sueldos hay en el Distrito incluidos Director, Subdirector, Secretario, y resto de tropas? ¿Cuánto cuesta mantener la sede, que por cierto está en un estado lamentable?
    Salvando algunos pequeños errores como aquel proyecto impactante de la zapata, o cómo se escondió con lo de la Casa de los Artesanos, o el poco ruido que está haciendo pese a que no se inaugura el Museo de la Cerámica, yo felicito al delegado, Ángel, porque para mantener esto, con la que tenemos encima , hay que ser un fuera de serie.

    ResponderEliminar
  3. Elisa Santos15/11/13 15:48

    Blanco y en botella.
    Si un órgano gestor (delegado, director, subdirector..... secretarias y toda la parafernalia) no tiene POTESTAD para decidir sobre edificios finalizados y su uso, como es el Corral de la Encarnación, no tiene TENACIDAD para llevar a cabo hasta el final proyectos impactantes como el caso de los azulejos de la zapata, no tiene FUERZA para que un proyecto depreciable totalmente en cuanto a su relevancia técnica o económica (pero imprescindible puesto que es la dignidad de un Barrio la que queda en entredicho cuando recibe a sus visitantes con un reloj parado) como el reloj del edificio de El Faro, no tiene INTERÉS en poner medios para que la identidad el barrio se salve con edificios como La Casa de los Artesanos, no pone ÉNFASIS en hacer un verdadero plan turístico (único empuje económico viable en este lado de la ciudad) para Triana, ni tan siquiera demuestra la adecuada MINUCIOSIDAD y EXIGENCIA, a aquellos que subcontrata para hacer algo tan simple como un “mupi” que sirva a los visitantes que se adentran en Triana, que estaba repleto de errores, y finalmente no demuestra esa ROTUNDIDAD tan necesaria de la que hablas para hacer que de una vez se inaugure el Museo de la Cerámica, en qué se convierte Angel?
    Te diré mi opinión, se convierten en una serie de ciudadanos con la suerte de tener un Sueldo Social al mes mucho más elevado que el resto de personas de este país que se encuentran en situación de desempleo.
    Llamarse Curro en lugar de Francisco y asistir a los actos del barrio simplemente es un acto totalmente comercial que va directamente ligado a sus obligaciones para con el partido, no debemos olvidar que cada 4 años hay elecciones, y por supuesto va en su sueldo, que algo habrá que hacer para justificarlo no?
    Ningún ciudadano cobra por asistir a los actos de su barrio, por qué hay que agradecer que personas que lo hacen, permaneciendo atrás, porque es dónde deben estar, con un objetivo claro y unos beneficios mensuales garantizados por ello, asistan?
    Yo aplaudo a LOS PEQUEÑOS EMPRESARIOS DE ESTE PAIS, que cada día abren su empresa ante la incertidumbre y derraman amargamente sus lágrimas en soledad cada vez que tienen que prescindir de uno de sus trabajadores, A LOS PADRES Y MADRES DE FAMILIA que se toman una tostada para cenar para poder dar un yogurt a sus hijos, a LOS ABUELOS Y ABUELAS que después de habernos entregado su vida, siguen ayudando ahora con sus pensiones y acogiendo en sus casas a sus hijos, porque éstos han perdido las suyas propias.
    Aplaudo al unánime AL PUEBLO ESPAÑOL, que pese a las circunstancias tan duras a las que nos han llevado, seguimos aguantando y damos a los políticos que nos gobiernan cada día una lección de ciudadanía que ellos tiran por tierra cada vez que NOS SIGUEN ROBANDO NUESTRA DIGNIDAD, NUESTRO DINERO Y NUESTRO FUTURO.

    ResponderEliminar
  4. ¡Que alegría!. Tengo la mañana para mí y puedo hacer un comentario a tu escrito, Ángel. En muchas de las cosas que has escrito te doy la razón porque es verdad pero..... cuando se tiene el don de estar, como tú dices, en todos los actos del barrio no es que sea un mérito, que también, es que entra dentro del sueldo y sabiendo como sé que no existe ley de bilocación alguna, salvo en los santificados,son las dos personas que tu nombras la atención de un acto cuando llegan, al ser personas principales en el barrio por casi todos conocidas.
    En los diferentes actos suele haber mezcladas distintas ideologías unos que los miran bien y otros de reojillo y como decía Rafaé "El Gallo":<< Las cosas bien hechas son las bien arrematá>>. Lo digo porque si se vá no se puede hacer mutis por el foro antes de terminar el acto, hay que aguantar. Yo que estaba brujuleando por allí, lo digo como un aviso, empezé a oir comentarios de: <<¡Mira, ya san pirao!.>>. Muchas veces por quedar bien queda uno peor que Cagancho en Almagro,además de un feo a los asistentes y sobre todo a la protagonista y artistas invitados.

    Y en cuanto hablas de la mano derecha no sé porque no tiene que ser la mano izquierda. Después hay quejas de lo de "la derechona" cuando hablan de política de centro. Es mejor, desde mi punto de vista, decir que es las manos y los pies, o la correa del pantalón, o el reloj, o el móvil o el sombrero, tan flamenco, o la corbata, todo antes que significarse con un calificativo que lo lea la ciudadanía y no se encuentre ni identificada ni representada, Perdóname si pongo estos puntitos tontos, no obstante, Ángel, tu escrito se entiende perfectamente, desarrollado de maravilla como nos tienes acostumbrados y particularmente lo comprendo.

    ResponderEliminar
  5. Los comentarios siempre han de agradecerse, pues normalmente completan el mensaje del texto principal. He sido testigo del paso de muchos delegados y siempre que los veía en un acto estaban presidiéndolo; jamás vi a ninguno entre el público. Como estaba junto al delegado y Manolo Alés en el acto dedicado a J.M. Flores, les oí que se iban porque tenían que acudir a otro similar en el barrio... Por lo demás, he dejado escrito lo que siento y lo que debo comunicar. Pero, eso, José Luis, Elisa, Antonio, los comentarios enriquecen siempre las ideas cuando, como en vuestro caso, se hacen sabiendo lo que se dice.

    ResponderEliminar

*/