domingo, 5 de mayo de 2013

EL DEDO DE RODRIGO


 Rodrigo de fiesta


            Cuando elegimos este título para la sesión lo hicimos con doble intención: la primera y principal estaba dedicada al dedo cercenado, amputado por el viento del palo mayor de la nave del olvido. Hace poco escribimos sobre el lamentable estado en que se encontraba la estatua de un personaje de fama mundial, tantas veces retratado por visitantes y turistas a pesar de su ilógica y desacertada ubicación en esa parcela que ahora es tierra de nadie y que en tiempos fue la más gitana y jonda, cuna geográfica donde se forjó el Cante.

            Así que era la causa protestar por el mal estado de nuestro marinero, el de Triana (nada de Lepe ni de Molinos ni de ningún otro lugar). El otro motivo, el otro dedo imaginario, es el que señala el descubrimiento del nuevo Continente, el que apunta al milagro del ansiado avistamiento. Creo recordar que la monumental estatua de Colón que corona el puerto de Barcelona presenta la figura con el brazo derecho extendido en actitud de aviso de por dónde se va a América. Lo mismo haría Rodrigo, loco de contento, en su posición de vigía aquella mañana luminosa, al par que gritaba con voz de Naranjito de Triana lo de ¡tierra!

            Pues gozosamente se nos ha caído la primera intención, porque Triana, al fin, ha aprobado esa asignatura que apuntábamos en nuestro escrito anterior, y es que la estatua se la limpiado a fondo y restaurados sus desperfectos, o sea, que Rodrigo anda estrenando dedos… Y como hemos dado tanta lata con el tema, justo es ahora reconocer y alabar el interés generado y consumado en nuestra Tenencia de Alcaldía. Así que todos estamos de enhorabuena. Y que el hecho de que queda mucho por hacer no empañe este escrito en su legal y justa intención.

            Fui a saludar al nuevo Rodrigo y lo hice con los ojos de Aurelio Murillo –feliz centenario, don Aurelio- y, muy especialmente, con los de Pepe Lemus, el generoso autor de la obra. Y es curioso que este año se cumplan los cuarenta justos de su inauguración. Tiempo oportuno para que, junto a los demás monumentos de Triana, se ilumine. Y el gozo será completo.



Ángel Vela Nieto


2 comentarios:

  1. ya era hora ángel por fin se consiguió en hora buena ha los que habéis estado apostillando desde hace tanto tiempo como por ejemplo tu.

    ResponderEliminar
  2. jimenezjb7/5/13 11:23

    Un buen remate sería la iluminación que mencionas y un arreglo del jardín. Lo que ha costado que le pongan el dedo a Rodrigo....

    ResponderEliminar

*/