domingo, 4 de noviembre de 2012

EL DEDO DE RODRIGO


MENUDEO DE COSAS GRANDES



  
    Se acerca el solsticio de invierno, ¡ojo...! Y como si no tuviéramos bastante encima (la mirada gallega de Rajoy, las chaquetas-uniformes de la  Merkel y las quemaduras de los dragones del poder del dinero que nos engrilletan), ahora nos amenazan con una tormenta solar, amago -o algo más- de una apocalipsis en toda regla. Ante este panorama los asuntos cotidianos nos deberían parecer extremadamente banales, pura tonterías que, como tales, no merecen la pena comentar y mucho menos preocuparse por ellos. Pero como lo banal puede entretener mientras llegan los jinetes, distraernos de ese peso que nos agobia, vamos a rellenar esta entrada con algunos cohetes de fuegos artificiales para, al menos, darle algún color a la vista.
    En unos días tendremos en su sitio el “DON” añadido a ese Cecilio de Triana que colocaron en una bocacalle de Castilla despojado, por burda ignorancia, de su título de nobleza periodística. Ha bastado que alguien en la Tenencia se tomara interés en acabar con el increíble desatino. La Asociación Cultural y Artística de Triana colocará debajo del corregido rótulo una placa para que se sepa quien fue el personaje ultrajado. Así mismo gusta comentar que ya hay presupuesto -es lo primero- para sanarle la cara al histórico Arquillo de la O que se nos va a caer en cualquier momento. Y, por último y en este mismo orden de cosas, ya sabemos a quien hay que quejarse -como dueño que es- por el sempiterno abandono del solar del que fuera cuartel de la guardia civil. Este asunto es tan grave que merece que nos detengamos en él en una próxima ocasión.
    Otra cosa importante: El homenaje a El Perlo de Triana, del que no dejaremos de hablar hasta el mismo día de su celebración, el próximo 20 de noviembre, va viento en popa con la decidida ayuda de la Tenencia que ha conseguido, nada menos, que el Teatro Lope de Vega, digno escenario para el elenco de artistas del programa y la causa que los ha movido. Ricardo Miño, Manolo Alés y José Luis Jiménez son pilares de lo que será un gran acontecimiento del que, muy pronto, el último de los citados comentará los pormenores en “Triana en la red” con el cartel definitivo en las manos.
    Añadamos que nos han llegado noticias de la próxima inauguración de una nueva exposición en los bajos del Castillo que ocupará el espacio que dejó libre la dedicada a la Velá (el magnífico catálogo aún se puede adquirir en la Tenencia) y, también, que ya se está trabajando en el recital de poesía navideña que organiza el Círculo Rociero y que se celebrará en la iglesia de Santa Ana. Iremos informando de ambos acontecimientos.
    Dicho todo esto lanzamos el cohete final, ahí va: Queremos aprovechar la oportunidad para felicitar, muy efusivamente, a los desconocidos (en Triana) miembros de la pertinaz plataforma denominada, pomposamente, “Salvemos Triana y Sevilla” (y Andalucía y la Humanidad...) por el éxito obtenido. Gracias a su enconada lucha, a su empeño sobrenatural, porque no hemos conocido mayor interés por “salvarnos” ni siquiera de la torre faraónica que nos está chupando la sangre de los ojos; bueno, ni de la torre ni de nada. Han conseguido que no se coloque el nombre del barrio en lo primero que se contempla de él, el murallón de la calle Betis; nada más pensarlo, les cegaban  los brillos de los azulejos sobre lo que han llegado a llamar “bella obra”. Y el mérito es mayor si tenemos en cuenta que, como decimos, no son del barrio sus impulsores. Mas, paralelamente, tenemos que sentir que la citada plataforma se haya extinguido, pues se formó exclusivamente para eso, que no luzca en su orilla del río el nombre universal de TRIANA. También felicitamos a sus seguidores. Descansen todos.
    Y como ya está hecho el gasto y el trabajo, proponemos al señor alcalde que -cómodamente- ha contentado a los que más gritaban (igualito que el anterior...), que el letrero se alce en todo lo alto de la Pelli procurando que los destellos del sol obligue a miembros y simpatizantes de la fenecida plataforma, más a las autoridades que no han sabido imponerse, a lucir gafas oscuras cada vez que miren pa Triana.  


 Ángel Vela Nieto

6 comentarios:

  1. jimenezjb5/11/12 23:52

    Muchas cosas que celebrar, Angel, algunas como el homenaje a El Perlo o la restauración del Arquillo tienen carácter urgente.
    Lo de los azulejos de la zapata ha sido una gran metedura de pata de los nuevos gobernantes y he sentido ridículo ajeno. Es difícil hacer las cosas peor; anuncio a bombo y platillo, convocatoria de jornadas de defensa, mareo generalizado en la prensa y al final silencio. Los más ruidosos ganan y ahora sólo nos quedará recordar cada día el estado lamentable y ruinoso que presenta el muro, o crear una plataforma con el nombre de PINTAR EL MURALLON. De momento nos concentraremos en el homenaje a Eugenio.

    ResponderEliminar
  2. La de El Perlo ha de ser una gran noche; nuestro amigo se lo merece. Hay que hacer justicia con los que han ido por el mundo siendo ejemplo de honestidad.

    Sí, ahora esperamos que surja esa plataforma que dices, pero que no desaparezca cuando consiga que se adecente "la bella obra" que los obnubila porque, con el tiempo -no demasiado- estará otra vez en su estado "natural".

    ResponderEliminar
  3. ¡MIS FELICITACIONES!, por todo lo leido en tu artículo,Ángel, incluso las doy antes de la realización, aunque no hay quién me quite la sensación de la duda en la palabra dada porque motivos no me faltan, pero quiero ser honesto y lo cortés no quita lo valiente. ¡Ohj,Alá! el viento que empuja la popa del velero de tío Eugenio no pare hasta una semana después del homenaje.
    Afortunadamente gracias a que tenemos en el blog información privilegiada sabemos como va el pulso de la casa de los Mensaque y sus inquilinos, somos afortunados porque el que no tenga costumbre de leer este blog no se entera,supongo. Ya me contarás.
    Aprovechando esta fiebre del sábado noche con el callejero y antes de que se pase el proceso febril te voy a comentar dos cosa y las dos sin acritud:

    a)Se han cumplido cincuenta años de un libro de Gerard de Séde (1962), con un apéndice dando la importancia debida a los dos grandes y santos Juanes tanto al Bautista como al Evagenlista y del que de éste último tenemos en el barrio una calle que todavía no me he enterado porqué le quitaron el nombre propio y le dejaron el apellido artístico, parece que la calle en vez de ponérsela a un santo se la pusieron a un boxeador de los tiempos de Muhammad Alí(Cassius Clay). Desde siempre he oido a toda la familia de mi Bato y a la de mi Bata, vecinos y amigos incluidos, decir la calle San Juan .¿Porqué y qué se ha querido borrar?. Espero que con la calentura desfagan el entuerto, como lo del DON de CECILIO.
    Voy corriendo por la Cava
    desde la calle San Juan
    voy corriendo por la Cava
    que ma dicho mi popá
    que está cantando en SantAna
    la Góme(z) por soleá.

    Este fandango lo cantaba tío Antonio, hermanito de mi Bato.

    b)Ésto lo hemos comentado algunas veces tú y yo,Ángel. El reloj del Bar Faro debía, con música flamenca, anunciar cada hora que marque. Lo digo porque también sería un güen homenaje a este gran guitarrista trianero, Ricardo Miño, que si no cumple el cincuentenario de profesional de la guitarra lo andará rondando y quizás sea también el decano de los guitarristas de Triana. Se debería reconocer este mérito incluyendo algún toque suyo.

    En la Torre der Bar Faro,
    tarde, noche y madrugá,
    en la Torre der Bar Faro
    hay un reló(j) que no dá,
    con falsetas de Ricardo,
    las horas por soleá.

    Este fandango es una recreación mía como homenaje a Ricardo Miño y como te dije, Ángel, sin acritud, mejor con dos letras fandangueras y si quieren que la canten algunos de los que pupulan cerca de los inquilinos que "cantan" más que Pavarotti o la Caballé por poner un ejemplo.




    ResponderEliminar
  4. jimenezjb6/11/12 19:14

    Antonio, con respecto a tu duda acerca de la calle San Juan, actual calle Evangelista, te comento que según M. Macias en su "Caserio", el nombre original de la calle era el de San Juan (Padrón de 1691). No es hasta un padrón del año 1868 donde aparece el nombre de calle Evangelista, sin embargo un año después se rotuló con el nombre de Bejar, y finalmente, poco después, otra vez como Evangelista.
    Bajo mi punto de vista el nombre de San Juan no le viene por el santo, que dicho sea de paso no es muy trianero. Yo pienso que el nombre de San Juan lo debió tomar por ser la calle el antiguo camino a San Juan de Aznalfarache.
    No obstante, y nunca mejor dicho, doctores tiene la iglesia que nos aclararán este asunto con más detalles.

    ResponderEliminar
  5. jimenezjb6/11/12 19:30

    Por cierto, se me olvidó añadir que el nombre de Béjar, que M. Macias no aclara de dónde viene, es posible que sea un homenaje y reconocimiento al pueblo salmantino que fue pilar básico e inicio de la Revolución de 1868. Es por eso que en el padrón de 1868 apareciera como calle Evangelista y tras el triunfo de la revolución le cambiaron el nombre. Al término del sexenio democrático, le volvieron a restaurar el nombre de Evangelista. Pero insisto que esto son conjeturas mías.

    ResponderEliminar
  6. Después de tus comentarios no tengo más remedio que reconocer que estaba/estoy en la inopia con respecto a la calle Evangelista -¿en singular o en plural?- sabiendo como sé que era el camino de San Juan lo mismo que la Avda. de Coria era el de Tomares, si tu no lo comentas yo ni había caido en ello.
    Pero, ¿a quién o a qué el nombre?. Tengo una duda que me corroe. ¡Que vengan los dortores!. Y si no es así que le pongan el San Juan arriba y se le sentido al rótulo y ya tenemos en la calle dos con el deo tieso, Rodrigo de Triana y.... Que de tanto señalá/se te quee er deo tieso/ como se le queó a San Juan....¿El Bautista o el Evangelista?. No sé.

    ResponderEliminar

*/