viernes, 26 de octubre de 2012

ET VOILÁ, LE PONT DE TRIANNÉ





Qué?  A que asi a la ligera has visto el puente de Triana, pero, ¿Qué le ha pasao a la calle Betis? O si lo miras desde otro lao,  ¿ esa es la Puerta de Triana antes que la derrumbasen en 1868?  

No, es el Puente del  Carrusel, sobre el Sena.  Además, se construyó  dieciocho   años antes.  ¡Que lástima !,  con lo que fardarían algunos diciendo: ¡ Aquí en Triana nació el Puente más bonito de toa Europa, los demás nos lo copiaron!  Pero no. Lo copiamos nosotros, que le vamos a hacer!.


Nuestros círculos metálicos, tan “ trianeros”,  fueron llamados en su época “aros de servilletas” y fueron muy criticados, pero también lo hicieron los franceses primero. ¡Vaya por Dioos!

El francés tenía en las esquinas 4 estatuas que representaban la Abundancia, la Industria, el Sena y la Ciudad de París.  Nosotros con un mechero en una esquina y una torre con un  reloj más parao que el caballo de un retratista tuvimos bastante.

El nuestro es más corto, unos 7,5 m.  menos, pero es más ancho eh! ( anda joderse, pa que haya más carril bici por los dos laos, toma ya).

Las piezas de hierro fundido que hicieron falta pa hacer nuestro puente, mas de 27000, ( vaya tela) salieron del Barrio de San Vicente  en los talleres de un catalán ,(mira por donde, ya salieron los catalanes) Bonaplata, el de la Feria,  pero lo proyectaron unos ingenieros franceses, que pa eso traían la idea original.

El francés fue durante 15 años de peaje. Anda que si al nuestro lo ponen de peaje , a ve quien iba a salir de Triana en esos tiempos.

En Francia, en el año 30 del pasado siglo, debido a su mal estado, deciden demolerlo y reconstruirlo.  Aquí, algo parecido estuvo a punto de suceder en 1974. (  ¿Os acordais de las vueltas que tenían que dar las  cofradias de nuestro barrio.?  Yo como nazareno de San Gonzalo, de pocos años, me parecía interminable ese recorrido , por Santa Cecilia, San Vicente de Paul, Clara de Jesus Montero, Chapina, hasta Pedro del Toro, Museo, Alfonso XII, y entrar en Campana. Eso era un recorrido largo.) 

  Menos mal que no se lo cargaron.  Quizás en aquellos tiempos no se llevaba a cabo ni la "persecución" ni el "antitrianerismo"  radical que algunos sienten tan en carne viva hoy en día. Qué sería de TRiana sin puente, y sin rótulo en la zapata, bueno   este todavía no está, pero cuando esté, que será nunca, tendremos  una nueva seña de identidad , por favor, el nombre de el barrio mas universal de…..Sevilla.,  

Todo el agradecimiento a Julio Domingez Arjona, y su blog “La Sevilla que no vemos”  de donde viene “casi” todo lo arriba escrito y que nos deleita cada día con sus entradas.

El Callao de TRiana

9 comentarios:

  1. El puente de Carrusel nunca escuchó los ecos flamencos, ni recibió el olor y sabor de la manzanilla sanluqueña, tampoco portó al Cachorro agonizando, ni pudo temblar ante las avalanchas que sucedían cuando los toreros de Triana triunfaban en La Maestranza, ni siquiera lo vestían con las banderitas gitanas y resultó que un buen día fueron a Paris se lo contaron y, de la envidia que le entró, quedó en ruinas.

    ResponderEliminar
  2. ¿Llegaron a alicatar el edificio del fondo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, Emilio, no, lo dejaron con los mismos desconchones y el mismo abandono que había estado hasta entonces. Pasó el tiempo y nadie hizo nada por él. No sólo eran azulejos lo que le hacía falta.





      Eliminar
  3. Es tanto allí como aquí, Antonio, parece que falta la cal.

    ResponderEliminar
  4. Pero algunos años después, querido Emilio, las autoridades parisinas convirtieron los muelles del Sena, patrimonios de la humanidad, en unas playas artificiales-incluso con arenita y banderitas- para atracción y reclamo turístico.

    ResponderEliminar
  5. Antes me comí el "que" tanto... Por aquel entonces, José Luis, no andaba por París la Plataforma de marras, que si no, ni de coña.

    ResponderEliminar
  6. Rafael M.H.27/10/12 0:39

    No me creo Callao, que sea lo mismo un carrusel que un tiovivo, vamos que tú llevas esos aritos del puente, tan agarraos a la carne como yo, y cuando volvías a casa con el cirio gastao y el capirote mustio, al pisar el puente sentías ese calorcito en el corazón que tanto cuesta explicar.
    Si algún día estando de viaje te encontraras con otro puente de TRianné,coño esto sí que es perseccución, no lo mirarías con ojitos de ingeniero ni de historiador porque se te caerían dos lagrimones de esos gordos, que arruinan los viernessanto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toa la razón. Anda que no echaba na de menos yo el Pont cuando estaba fuera de TRianne . No tenía yo ganas ni ná de paseá un lunes, un martes, un miercoles ... aunque fuera lloviendo bajo un paraguas junto a la persona que más quería estar. ¡Lo mismo son unos aritos "trianeros" que unas ruinas romanas !.

      Eliminar
  7. No te lo vas a creé pero a la primera mirá me dí cuenta que no era le pont de Trianné. Vamo, na má mirá el primen retrato y ví que la barca no tenía la cuchara de pescá los arbures dije: "dans ce cas n´este pa mon pont de Trianné,¡joé!"

    ResponderEliminar

*/