domingo, 26 de agosto de 2012

EL DEDO DE RODRIGO: UN (MAL) EJEMPLO.



    Hace unos días hablábamos del ninguneo al que está sometida Triana en el flamenco y denunciábamos lo que entendemos por un claro peligro sobre la  verdadera historia del arte que se dice más andaluz. Y comentábamos cómo la generación que ha seguido a la causante del desafuero no hace más que dar por sentado los olvidos y errores. Y queremos ahora mostrar el penúltimo ejemplo al que, de seguro, seguirán muchos. 

    Nos vamos a referir en esta ocasión a un libro “moderno” de un joven estudioso y crítico en ejercicio en un diario local. Título: “Conocer el flamenco”; autor: Juan Vergillos. La obra, publicada por Signatura de Flamenco, es casi un prontuario y, como avisa el título, con “intención básicamente divulgativa” (ahí el peligro); está bien planteada con texto claro y despejado. Y comienza la instrucción sobre cantes y cantaores, atentos:

    Habla de los romances y se olvida de Bengala y de la arcaica tradición romancera de Triana. Escribe Vergillos sobre la toná y Tomás Pavón y no aparece Triana por lado alguno. Sobre la seguiriya otorga todo el protagonismo a la comarca de Cádiz, colocando a la escuela de Triana en el furgón de cola. De El Fillo dirá, al fin, que “se supone que murió en Triana”. Y como es natural el fantasmal Tío Luis del no menos fantasmal Juanelo de Jerez, aparece repetidamente. En las soleares mete a Triana en el lote, detrás de Alcalá, Lebrija y Utrera. Increíble, pero cierto.

    Cuando se refiere a los cantes antiguos citados por Estébanez Calderón   no especifica el capítulo fundamental, esto es, “Un baile en Triana”. Alaba el fandango de El Gloria olvidando que viene de Rafael Pareja, el cantaor y creador más tapado de la historia, al que tampoco menciona en el apartado de los tangos y, curiosamente, algunas de las letras que reproduce son del artista trianero; mismo olvido a Naranjito al tocar el cante por petenera. Y cuando habla del Faíco fundamental nada dice de su origen. No aparecen Riqueni ni Ricardo Miño entre sus guitarristas destacados, tampoco Raimundo Amador ni, por supuesto, Gualberto entre los que llama “revolucionarios”. En el apartado de la discografía, recomienda una serie de grabaciones y ninguna lleva la voz de un artista de esta orilla, ni siquiera la del gran maestro El Niño de la Matrona... Y, al fin, este es su orden en cuanto a los orígenes del cante para que se enteren bien sus avisados aspirantes a saber de flamenco: Jerez, Sevilla y Cádiz. Pobres  educandos y pobre Triana. Pues esto es lo que va quedando al filo del encadenado de la historia, del último eco del arte flamenco escrito para enseñar. Así que ¡Viva España y Jerez!

    De tanto solapar a Triana (Ríos Ruiz (caso aparte), Caballero Bonald, Félix Grande... los clásicos flamencólogos de voz nacional), ha ocurrido que apenas figure escrito con todas sus letras y argumentos en los nuevos y menos nuevos textos básicos; la oscura confabulación ha dado con el tiempo y las repeticiones este desastroso resultado y es el motivo de tanta letra herida. 

    Luis Caballero, el sabio intérprete y hondo teórico del arte que fue su vida, después de oir a Manolo Oliver los nombres de cantaores trianeros a los que había escuchado, no reprime su indignación: “¿A que no sabían esto Fernando Quiñones, Caballero Bonald y Ricardo Molina, por ejemplo? Ni mucho menos esos enteradísimos a los que hemos oído decir: Pero bueno, ¿cuántos cantaores ha dado Triana? ¿A los Caganchos? ¿Ignorancia por imposibilidad informativa? Si. Y también por causas mucho menos nobles”. Y así seguimos, maestro.


Ángel Vela Nieto

18 comentarios:

  1. No se puede parar, Ángel, desgraciadamente el ninguneo porque es más fácil hablar desde el desconocimiento con osadía. No tendrán título ninguno que colgar en el pasillo de su casa y cuelgan el de flamencólogo(?) que no cuesta tiempo ni dinero solo leer algo, tener tribuna comunicativa y darse cuenta que les llega el poderío para tener a los profesionales sonriéndole, aunque por detrás ya se sabe y si tienen que pagar no van. A lo peor, aunque sea como aficionados, ni cantan, ni bailan, ni tocan la guitarra y ni saben escuchar y decir un óle a tiempo(El Perlo) pero lo que quieren es una mesa cultural flamenca o subirse a un tablao para que lo vean al lado de los artistas que, condescedientes igual que los presidentes de peñas, lo aguantan. Lo que si son versados es en las subvenciones del I.A.F., de la Agencia Andaluza de Instituciones Culturales y del B.O.J.A pretextando la necesidad de dar el empuje necesario(?) al flamenco juvenil, también poniendo al flamenco con marchamo de una política por como la describen desfasada y trasnochada en nombre, como dije, de alguién. Sirve todo para editar libros contando lo mil veces contado y "recuperar" cantes de hace dos mil años (sevillanas bíblicas) y hay que preguntarse que quién los compra a no ser su familia y los mangazos. No importa, ellos no ponen ni exponen nada, es para engrosar el marmotreto de su curriculum. ¿Flamenco o jondo?.

    ResponderEliminar
  2. Te sigo cansando, Ángel, en este aparte que lo he querido dejar para comentar, dándole toda la razón, a ese profesional como la copa de un pino tanto del flamenco como del otro su trabajo, porque además trabajaba como perteneciente a la empresa del hotel Alfonso XII y además era un gran escritor con conocimiento de causa, personal, valiente y ameno, cosa difícil.
    A ese señor del flamenco, a ese señor que no le pudieron poner ni una mordaza ni un apellido que lo definiera mejor, LUÍS CABALLERO (q.e.p.d.), quién mejor que él que escuchó los de antes y los de ahora y nunca pontificó con petulancia, él lo englobaba todo y sabemos su opinión de lo que he y de los que he escrito antes. Y con el ninguneo pasa lo de siempre que murieron cuatro romanos y veinte cartagineses. En un reportaje televisivo, Retratos,dedicado a la Perla de Cádiz, salió otro flamencólogo(?)-los hay a manojitos- que dijo que cuando en Cádiz había doscientos artistas del flamenco en Triana solo estaban los Caganchos y los Pelaos, o sea que el flamenco se inventó allí, eso lo digo yo.Y no sé porqué, será por algo cuando cogen a Triana, no a Sevilla, como punto de referencia y comparativo. Algo habrá ¿o no?, o es que ha sonado el gong de partida para borrar a Triana del antiguo mundo artístico del flamenco, del toreo, de la copla andaluza, de la cinematografía... y todos los doloridos a una como en Fuenteovejuna. Es verdad que hoy en día tenemos pocos argumentos para rebatirlos porque artistas tanto de un arte como de otro quedan pocos o yo no los conozcos.

    ResponderEliminar
  3. Es posible lo que indica FerCa, que ni canten, ni bailen, ni den palmas siquiera, y que sin embargo, sean ratones de biblioteca y/o hemeroteca. Leen deformado lo que otros escribieron deformado porque a su vez lo leyeron deformado. Lo de la soleá me parece tremendo, si hasta el mismo Mairena se dio cuenta y al final… en fin, que tendremos que seguir soportando estas iniquidades. En mi defensa, te diré, Ángel, que si alguna vez me han invitado a dar una charla y me han presentado como flamencólogo, ha sido sin mi beneplácito, y después de haberlo anunciado de esa manera, me he enterado. Claro está, que, cuando hago algo, ilustro esas palabras (cantando, por supuesto)con los cantes que estoy argumentando. Sobre la palabrita, tengo un amigo, guitarrista de prestigio y muy conocido que les llama “cariñosamente” flamencágalos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Aún dando la razón a todos, creo que sois injustos porque englobáis a la nueva generación con aquellos que de verdad nos hicieron que nos acercásemos al Flamenco. Hoy, apenas si se conocería sin el polémico libro de "Mundo y Formas", sin las opiniones de Ricardo Molina, Quiñones, Manuel Ríos Ruiz, Manuel Barrios, Luis Caballero..., y los que los antecedieron y siguieron marcando esa línea, desde Estébanez -uno de los mayores narradores de la historia, pero sin abundar- hasta los hermanos Caba.

    No se debe prostituir a aquellos que hicieron su devoción en base al Flamenco, yo entre ellos. Jamás me ha gustado la palabreja de "flamencólogo", y bien que lo sabéis. Yo, simplemente, fui un divulgador de este Arte en tiempos que estaba en decadencia, y fui, y soy, de los que llevan a Triana siempre en sus labios.

    El Flamenco, queridos amigos, no tiene comarcas. Lo definió muy bien el maestro granaíno Luis Rosales: "Hablar del Flamenco, escribir del Flamenco, teorizar sobre él, es el mismo despropósito que enamorarse de una mujer por haber visto solamente su fotografía".

    El Flamenco hay que mamarlo, sentirlo, dolerse con él, arañarse, llorar -yo lo he hecho en muchas ocasiones cuando Fernando "Terremoto" cantaba borracho, o cuando hacía lo propio Paco Toronjo.

    El Flamenco no está en los libros, ni los que están de consulta en mi amplia biblioteca ni los que quedan por venir. El Flamenco está en la sangre, en el sentimiento, en esa ardorosa lava que nos penetra. Y me da igual -aunque Triana sea su gran volcán- que el epicentro esté en Jerez, en Cádiz o en Lucena. ¿Tenemos que preocuparnos si bien sabemos todos que la cuna del Flamenco fue Triana?

    ResponderEliminar
  5. EL FLAMENCO ESTA EN LOS FLAMENCOS LOS OTROS SON LOS "FLAMENCOLICOS" Y TRINCONES DE TURNO O UNA FORMA DE GANARSE LA VIDA ACOSTA DE LOS FLAMENCOS....................
    VIVA LAS TRES MIL Y LOS GITANOS

    ResponderEliminar
  6. Es verdad y todos tenemos razón. Pero no acepto el que se diga que hay injusticia en lo que escribo porque no va dirigido a los que lo hacen por amor al arte, en este caso el flamenco, que los hay, los que lo hacen sin ánimo de lucro, frase ésta hoy en día muy manida igual que la tertuliana "y dicho ésto",¡que horror!. Güeno, pues dicho ésto me he querido referir en mis comentarios anteriores a los que igual que los danzarines egipcios que miran, de perfil, para un lado y la mano contraria la ponen abierta para otro como diciendo "yo no me quiero enterar de lo que me das". Y casi todo el jurdó que trincan en B, como está mandao y con el pretexto de dar a conocer el flamenco y su divulgación, porque una cosa es el fondo y otra la formas y el fondo de muchos "arrimaos" es el "mardito parné" y los catering de valvulina que vienen después y sus momentos de gloria. No los momentos del Gloria, el de los fandangos.
    Los escritores de profesión que han escrito del flamenco eran eso,sobre todo escritores, además conocidos en toda España y parte del extranjero y además algunos han escrito obras que han llegado a las cinco ediciones e incluso la han llevado al cine o la han traducido a otros idiomas, vivían o viven de sus libros.
    Aquí quién se lo tiene que llevar calentito son los artistas,los profesionales, los que ensayan durante horas y horas, días y días para que el espectáculo sea digno y compensen a los que pagan que son los únicos que pueden criticar, los "enganchaos" no, bastante tienen con que lo dejen los artistas subir al tablao y que tengan su cuartohora de gloria, que muchas veces no es el cuartohora si no que lo tienen que mandar a callar porque son los más pesaos del mundo y siguen y siguen... como el conejo de las pilas Duracell. El público lo que quiere es ver y oir a los artistas y tocarles las palmas pero no a estos "plomos" dando nombres y apodos como si hubieran almorzado todos los días con ellos y los cantes de fulano y mengano, y de las zagas y de las casas y de las autorías de los cantes para apabullá al personá. El flamenco para ellos es el cante, de baile y de guitarra hablan cuando no tienen más remedio,pero poco para no descubrirse aquí hay pocos nombres y motes y pasan por su historia volando como Peter Pan por la ciudad de los cuentos chinos. En el baile y la guitarra la ojaneta y poné la mano sirve de poco. El personá lo que quiere es aprendé escuchando, disfrutando del oido y la vista como dice D.Luís, es como mejón se aprende y tiene toda la razón der mundo.
    Yo también he llorado e incluso he cerrado los ojos para no ver sino solo escuchar en espectáculos y en reuniones al Terremoto y al Toronjo y a algunos más, borrachos pero no borrachos de vino, güisqui o aguardiente, borrachos de sentimientos y duquelas negras.

    ResponderEliminar
  7. Yo creo que hay que echar cuenta a la célebre frase de Manuel Torre: ¡Hay que sabé istinguí!

    ResponderEliminar
  8. Pues es mejor lo que se canta en las tre mil, yo tengo una pena loca que cuando hablo de flamenco a mi me parten la boca..............
    la mayor parte de el flamenco y triana esta en las tre mil y todas las familias de gitanos que tuvimos que salir de triana sino ven un dia y compruevas

    ResponderEliminar
  9. a.heredia29/8/12 21:31

    El flamenco esta ya en todo el mundo,este arte ya no tiene dueño,aunque su raiz es gitana en su mayor parte.

    ResponderEliminar
  10. m de la venta29/8/12 22:03

    En triana antes de 1900 en los tiempos de Cagancho el de la seguirrilla gitana,Manuel Torre estava guardando cabras en jerez.
    triana es unos de los puntales del cante grande como los martinetes,la seguirrila, la solea,o los tangos,ya se gravo en cilindro en 1800

    ResponderEliminar
  11. ES MUY DIFICIL HABLAR DE FLAMENCO CON PROPIEDAD, YA QUE HAY MUCHAS LAGUNAS Y LA COMUNICACION ORAL ESTAN LLENAS DE FANTACIAS Y LEYENDAS QUE LA MAYOR PARTE SEAN TENIDO QUE INVENTAR, ENTRE LA GENTES QUE LE CONTARON, LOS QUE ESCRIVIERON Y LOS QUE SE INVENTARON LO QUE ESCUCHARON.
    Y SI A ESTO SE SUMA QUE NO SON BUENOS AFICIONADO O ENTENDIDO PUES ES UN ARTE CON MUCHAS DUDAS,POR ESO TODO VALE Y TODOS OPINAN CON PROPIEDAD SIN SAVER DE ADONDE BIENEN LOS CANTES Y LOS ESTILOS.
    PERO EL FLAMENCO ES EL ARTE MAS CALIENTE Y CON MAS FUERZA QUE TENEMOS CAPAS DE LLEVARTE A MOMENTOS INOLVIDABLE LLENO PASION,TRISTESA,O ALEGRIAS.

    ResponderEliminar
  12. Del Flamenco puede hablarse con propiedad cuando de verdad se ha mamado desde la teta. ¡Seamos herejes: quememos todos los libros escritos sobre el Flamenco! Probablemente, nos convirtamos en pobres en esta materia.
    Ignoro si Marta ha leído toda la amplia bibliografía que hoy existe sobre el Flamenco. ¡Istinguí, Marta, istinguí, apartar el grano de la paja! Espero que los estudiosos sobre el tema no tengan la culpa de tantas y tantas mentiras que se han escrito...

    ResponderEliminar
  13. +NO CREO QUE POR MAMAR DE UNA TETA SE SEPA MAS DE FLAMENCO:
    HAY QUIEN A MAMADO Y NO TIENE COMPAS NI ANDANDO, ESTA ES LA MALA LEYENDA QUE AY AQUI,EL FLAMENCO ES MUSICA Y AY QUE ESTAR MUY PASAO DE COMPAS PARA SAVER QUE ES LO QUE ESTA BIEN O SUENA BIEN,Y DE ADONDE BIENEN LOS ESTILOS
    PRECISAMENTE ALGUNOS ESTUDIOSOS SON LOS INVENTAN Y ESCRIVEN LAS COSAS SIN VIVIRLA Y AL FINAL NI ELLOS MISMOS ESTAN DE ACUERDO, Y EN LIBROS MENOS.
    DIRE COMO DECIA TALEGA (CUANDO AY MUCHO CANTE ES MUCHOCANTE)

    ResponderEliminar
  14. Anónimo30/8/12 1:07

    Pero quien entiende de flamenco

    ResponderEliminar
  15. A.HEREDIA30/8/12 1:14

    Pero quien entiende de flamenco,entender entender bien muy pocos, gustarles a muchos

    ResponderEliminar
  16. Entiendo a Emilio, que habla de un flamenco familiar y cotidiano, con el que me identifico, y también a Marta, porque la mayor parte de la historia escrita sobre flamenco esta llena de suposiciones. Eso, por una parte, y por otra, la mala definición de la tradición oral, es decir, los cantes atribuidos a Fulano como Mengano se los habia escuchado a Zetano,que a su vez se los habia escuchado a.... y así, hasta llegar a nosotros posiblemente sin huella alguna del creador original. En flamenco, no hay nada establecido. Si así fuera, posiblemente no nos apasionaria de esta manera. Saludos.

    ResponderEliminar
  17. Repito lo de la primera vez, que me enseñó mucho en mi vida flamenca, esa que ahora parece que no vale nada, por aquello de que hay que incinerar lo que dijo Manuel Barrios, Caballero Bonald, Ríos Ruiz, Antonio Murciano, Rafael Belmonte, Ricardo Molina y el propio Mairena, "Demófilo", los Hermanos Cava, Félix Grande, Luis Melgar..., y sigan poniendo nombres. Yo, después de más de cuarenta años metido en esto, quizás sea el único que no he escrito en mi vida un libro sobre el Flamenco, ni me atreveré. Sólo saqué los pies del plato en la biografía que realicé, en la Bienal de 1990, "Del amigo y maestro Manuel Cano". He tenido la suerte de compartir unos días de reunión con el maestro "Fosforito", que ya ha cumplido 80 años el pasado 3 de Agosto. ¿También lo tiramos a la hoguera?
    Llegamos al acuerdo en nuestras conversaciones en las palabras de Luis Rosales: "Hablar sobre el cante, teorizar sobre el cante, es el mismo despropósito que enamorarse de una mujer por haber visto sólo su fotografía" ¿Más claro?
    Hoy escucho hablar de Chacón o Manuel Torre, o de Juan Belmonte, como si ayer esas personas hubiesen tomado café con ellos. La única fianza que hay en el Flamenco es la del sentimiento y dolor del cante. Lo demás, lo que estamos discutiendo y tonteando en estos comentarios, son pura tontería. Me arriesgo -poniendo de antemano mi total desconocimiento- a que se convoque una mesa redonda en Triana -Cuna del Cante, dicen- con todos los que estamos hablando del tema. Creo que sería una oportunidad para hacer un acto cultural relevante en el viejo arrabal. ¿Se atreve la tenencia de alcaldía y sus asesores a programarlo?
    De una vez por todas, todos podríamos poner nuestra opinión sobre la mesa.

    ResponderEliminar
  18. Esta claro que la pura tonteria es la que se escucha en muchas conferencias realisada por "flamencolicos" de turno que tienen al publico arto,
    menos mal que hoy dia la juventud pasa totalmente de estos cuentacuentos
    sin ningun contenido para el flamenco.
    estamos en el 2012 y hay que poner las cosas clara,para que este patrimonio flamenco se aparte de tantas y tantas mentiras realisada por
    personas inresponsable para bien de ellos al costa del flamenco.

    ResponderEliminar

*/