lunes, 23 de abril de 2012

RAFAEL EL NEGRO


                        A todos los que han contribuido para que Triana derrame tanto Arte.

   El pasado mes de Marzo vio la luz el nuevo disco de Miguel Poveda, ArteSano, y en dicho trabajo hay grabados unos tangos de Triana, de título “Triana, puente y aparte”, que el artista catalán ha querido dedicar a Rafael El Negro. Brillante y acertado ha estado Poveda, que dicho sea de paso es amante de nuestro Barrio y siempre lo coloca, hablando de Flamenco y de Arte, en el lugar privilegiado que le corresponde.

   Escribía Manuel Barrios en el año 1969, a propósito del nacimiento de Los Bolecos, “Si hay un cielo para los gitanos – un cielo con baile por bulerías y una guitarra en son-, allí estará un día Rafael El Negro.”  Y qué razón llevaba porque, desde ese cielo, seguro que Rafael sigue derramando su Arte.

   Rafael García Rodriguez, Rafael El Negro, nació tal día como hoy del año 1935 en La Cava de los Gitanos. Bautizado en la Pila de los Gitanos y casado, en la Iglesia de la O, con Matilde Coral con quien ha compartido escenario durante muchos años, llevando con orgullo el nombre de Triana por todo el mundo. El baile de Rafael era pura elegancia y dulzura; nunca perdía la colocación, y cuando bailaba por bulerías te entraba un repeluco por todo el cuerpo. La primera vez  que lo vi bailar fue a principio de los setenta, en El Gazpacho de Morón de la Frontera. Entonces actuaba en compañía de Matilde Coral y de El Farruco, formando parte de Los Bolecos. La última vez fue en el año 2005, en el I Festival Flamenco de Triana, celebrado en el  Hotel Triana, precisamente dedicado a  él y a Matilde Coral.

   Hoy hay fiesta en el cielo;  El Titi canta  y Rafael El Negro baila, el duende, sólo por hoy, se marcha de Triana para ver y escuchar.

  ¡Felicidades, genio!

José Luis Jiménez

11 comentarios:

  1. Rafael M.H.23/4/12 12:06

    Bonito artículo, José Luis, gracias a ti, me he desayunado con dos lindos videos de Rafael por bulerías, que pegaitos los pies al suelo, qué bien, que baile más sentío y esa planta, como mecía suavemente por la brisa.

    ResponderEliminar
  2. ... y es que como se ha bailao en Triana, en ninguna parte. Y Rafael fue un ejemplo de ello.

    ResponderEliminar
  3. Desde luego que en elegancia en todas las facetas de su vida y sobre todo en su arte había que apretarse los machos para ganarle. Ésto es lo que ha pasado con erradicar de este barrio el grupo étnico que se conformó a través de lustros y lustros y es que se ha quedado Triana, como especies a extinguir,sin folkloricas de la copla andaluza,sin guitarristas, sin toreros,cantaores,cantaoras,bailaores,bailaoras y si quedan algunos se pueden contar con los dedos de una mano y sobran dedos.Pero están estos recuerdos, aunque faltan algunos, en forma de placas repartidas por las calles.

    ResponderEliminar
  4. Dos cosas que creo importantes a tenor del comentario de FerCa: Triana ha dado tanto en la Historia, el Arte y la Cultura que de señalarlos en sus calles harían del barrio un rosario de placas (yo, desde luego, las colocaría). Los que se recuerdan en cerámicas puede considerarse una pequeña muestra de esa inmensa e inigualable riqueza humana.
    Y si hiciéramos relación de los artistas flamencos trianeros en activo, nacidos o hechos en Triana, te sorprenderías, Antonio; son muchos aún y muy importantes en el cante, el baile y el toque. El hecho catastrófico de la desaparición de la mayoría de los gitanos de Triana no significa que nos hayamos quedado sin artistas flamencos; existen viviendo dentro y fuera del barrio, gitanos y gachós, veteranos, de mediana carrera o jóvenes. Lo que ocurre es que los decibelios del altavoz de Triana no llegan adonde deben llegar, y hay otros que suenan más fuerte.
    El problema es que en nuestro barrio sólo se habla de los pasos de Semana Santa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rafael M.H.1/5/12 17:14

      ¿Sabes por qué, Ángel? Porque se ha identificado al barrio con la forma de andar de sus pasos. Trianear. Y, sin embargo, al Cachorro lo llevan de una forma, al jorobaíto de otra, del caballo ni hablamos, con San Gonzalo comenzó, pienso toda la movida y el penoso tiene arte hasta sentado. Nadie sabe lo que es trianear porque no es nada objetivo pero a muchos trianeros les basta para sentirse identificados, darle valor a lo local en esta época de globaliación. Al flamenco le falta justamente este detalle, que la gente se reconozca en sus soleares, en sus tangos, en su forma de bailar, en todo lo que sea crea conveniente. Si cuando alguien escucha unos tangos del titi siente que eso es Triana, hablará de los mismos, como habla de los pasos.

      Eliminar
    2. jimenezjb1/5/12 21:32

      Sí, Rafa, pero la Semana Santa en Triana tiene mucho más tirón que el Flamenco. Basta pasear por la red para ver la cantidad de paginas web semanasanteras trianeras. Ya lo hemos comentado muchas veces y en Triana nos ha faltado un Juan de la Plata.

      Eliminar
  5. Hay tangos propios de Triana inconfundibles que incluso los propios profesionales lo anuncian antes de cantarlos y por supuesto si lo cantaban y bailaban los trianeros era el acabóse. Llevas razón, jjb, no solo en Triana también en Sevilla y nos han comido el terreno, salvo para los adictos, las sevillanas y el nuevo flamenco. Fusión?, para tirar cohetes.Lo fácil y lo mediocre se ha puesto de moda porque hay más gente que se atreve y participan. La Niña de los Peines también grabó sevillanas, si son capaces que las canten. Ángel creo, por lo menos yo,que nos sorprenderíamos gratamente con una lista de esos verdaderos artistas que anuncias en tu comentario tanto gachós, gachís como de la gitanería. Cuando hablo de grupo étnico me refiero al formado por la convivencia y cruces genéticos de los gitanos y los gachós y de la cultura que se cinceló con esa forma de vida en común en diferentes épocas.El hecho catastrófico lo sufrieron casi todos los que dependían del salario del miedo.

    ResponderEliminar
  6. Soy ahijado de un capataz de los clásicos, Manuel Adame, él su mujer fueron mis padrinos de bautizo. También he sido amigo y lo soy de otros capataces. Y nunca me llamó la atención esa forma de "trianear" de los costaleros. Soy de los antiguos, de aquellos de ocho cofradías a la semana, los del muelle, la arena y el hambre. Para mi trianear son otras cosas.
    Y con la actitud de muchos -no digo todos- de los nuevos costaleros me parece que me voy a quedara sin saber de ese "arte" por definitiva falta de interés. Creo, y a lo mejor estoy equivocado, que sobra exhibicionismo y tengo -de esto estoy seguro- como un desastre esa moda de cegarse con el costal, dándose importancia hasta en la forma de mirar al personal, algo que los capataces tenían que haber cortado de raíz por el bien de nuestra centenaria Semana Santa.
    Y amigo Antonio, cuando quieras te muestro el borrador de un libro que, Dios mediante, no tardará en publicarse; ahí está la muy generosa y olvidada nómina.
    El venero de arte, el más sorprendente, que era Triana se cortó con la especulación del suelo y la expulsión del ochenta por ciento -por decir algo que dé una idea de la catástrofe- de su arraigada vecindad que no entendía de razas, y aquel milagro desapareció, porque nada tiene que ver con esa nueva Triana que se han inventado en las Tres Mil.
    Y -José Luis- no hay más que pasear por la red flamenca para ver la orientación de la inmensa mayoría. Y, que yo sepa, no hay ni siquiera una domiciliada en Triana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rafael M.H.2/5/12 1:02

      Con el ejemplo que he puesto sobre el trianear, tan sólo pretendía resaltar que cuakquier cosa a la que se le de valor puede servir como seña de identidad para un pueblo. Otro ejemplo podría ser el identificar al sur con la cerveza, como se empeñan en sus anuncios publicitarios Mahou y Cruzcampo. Y, curiosamente, a muchos cantes trianeros, no se le ha dado ese valor para que se transformen en una seña de identidad.

      Eliminar
  7. Pues ese es el problema, Rafael...

    ResponderEliminar
  8. No Ángel, de verdad que no hace falta el borrador, sé que tu has vivido y vives, por suerte para todos, el barrio mucho más que yo y por eso confío plenamente en tí y en tus conocimientos, cuando salga el libro lo que quiero es que me lo dediques con el mismo cariño que yo lo haría contigo y ya tendremos tiempo de comentar la nómina de los artistas trianeros de esta época.

    ResponderEliminar

*/