viernes, 30 de marzo de 2012

DIÁLOGOS CON TRIANA: LAS IMÁGENES


Hay en Triana una Estrella que la llaman amargura. Porque llora sin remedio en blancas noches de Luna. Cuatro alondras han venido, para traerle amapolas. Cuatro ciriales la guardan, por que no camine sola.

- Dime Estrella por qué lloras y nunca encuentras consuelo. Si eres tú del firmamento, la reina de los luceros.

- Porque llevo aquí en el pecho, puñales de hiel y sal. Hoy comienza mi amargura, y no se habrá de acabar. Hoy es Domingo de Ramos, y mi pasión va empezar. Las cornetas ya lo anuncian, desde el Puente a San Jacinto, y hay tanta gente en Triana, que parece un laberinto. Ya a mi puerta van llegando, los que me habrán de llevar, meciendo mi desconsuelo, de aquí hasta la Catedral.

San Gonzalo llena el Lunes, con su manera de andar, y ya alumbran los faroles, el Viernes, la Madrugá. Hasta el Lucero del Alba, ha salido a contemplar, y tanto se ha emocionado, que al pronto se ha puesto a hablar.

- Del firmamento he venido, porque he visto que lloraba, cuando atravesaba el Puente, la Esperanza de Triana. La mecían costaleros, la gente tocaba palmas. Sonaba música dulce. Y nada la consolaba. Doliente así, en su amargura, se marchaba con su pena. Ya de mañana volvía, con la carita morena. Morena porque llevaba, dos lirios en las ojeras. Morena del sol de Abril, y del humo de las velas. Pero con luz en los ojos, venía la marinera.  Repicaron las campanas, cuando llegó al Altozano. Yo la he visto regresar, por la mañana temprano. Y creedme que no miento, porque yo a su lado estaba. Que la Virgen, sonreía, cuando llegaba a Triana.

Caen tres gotas de rocío, lágrimas que llora el alba. El sol se va levantando, el cielo es carmín y malva. Lucen de oro azoteas, y de bronce las campanas. Sopla la brisa en el Río, alegrando la mañana. Un arcángel ha llegado, para ver el día nacer. Toca su etérea guitarra para alegrar al Manué.

Es Viernes Santo en Triana, rumores van avisando, que por la calle Castilla, viene el Cachorro expirando.

- ¿Dónde diriges tus ojos? ¿Al infinito quizá?

- A la bóveda celeste, donde podré descansar. Donde mi cuerpo agotado, quiero intentar elevar. Si no fuera por los clavos, que me tienen sin piedad, a la dura cruz clavado, podría echar a volar.

- El aliento sostenido, los músculos en tensión, te alzas en el madero con la fuerza de un león. Suenan cornetas de almíbar, cuando por el callejón, hacia tu templo te llevan, para acabar tu pasión.

- ¡Costaleros de Triana!, avanzad con valentía, porque es verdad que este año, no puedo con mi agonía.

El Cachorro se recoge, como un ciclón que ha pasado. Cuando se aclara la bulla, va un Nazareno cansado. Va en una alfombra de lirios, sobre un canasto dorado.

- Jorobaíto te llaman, trianero sin igual, nazareno más humilde, no lo ha habido ni lo habrá. A la espalda dolorida, te han colocado el madero. Por que no pesara tanto, te lo hizo un marinero, con tortugas de carey, y de los mares los vientos. Por que cuando te rozara, no te lastimase el cuerpo. Por que alumbrara la noche, reflejando los luceros. Por que aliviara tu carga, y puedas llegar al cielo.

Otro año más lo esperas, calle de los alfareros, donde la gente quisiera, darle fuerzas con su aliento. Para que no esté tan sólo, cargando con tanto peso. Y aunque al final nunca pasa, tú le rezas en silencio.

- Mirando doliente el suelo, resignado me ves tú. Corvada está mi osamenta, y me duele hasta la luz. Con paso lento y callado, voy entre la multitud. Que me consuela y me canta rezos del pueblo andaluz. No aparento ir cansado, porque avanzo con virtud. Pero al llegar a Triana, ya no puedo con la cruz.


Alberto Fernández de Cachero


7 comentarios:

  1. Oportuna y hermosa tu entrada, Alberto. Cachero, El Grande, no sembró en vano. Feliz Semana Santa.

    ResponderEliminar
  2. Estas cosas tan hermosas se avisan de antemano

    ResponderEliminar
  3. Gracias Angel, a ver si la lluvia nos da una tregua y se hace realidad lo que predicen los versos....

    ResponderEliminar
  4. No papá, mejor no avisar, que las cosas gustan más cuando cogen de sorpresa.

    ResponderEliminar
  5. jimenezjb2/4/12 21:01

    Bonitos diálogos con nuestras imágenes, Alberto. Además me consta que están escritas lejos de Sevilla.
    Lástima el Lunes Santos y el chaparrón que le ha caído a San Gonzalo.

    ResponderEliminar
  6. En efecto, se escribieron desde la lejanía cristalizando recuerdos y ensoñaciones de muchas Semanas Santas en Triana. Este Lunes nos ha dejado una estampa más para el mosaico de momentos que la componen. Esperemos que las que nos quedan puedan lucirse bajo el sol que merecen.

    ResponderEliminar
  7. Rafael M.H.3/4/12 11:11

    Con estos sentidos diálogos despedimos al mes de marzo, que ha sido el más leído hasta ahora, con un total de 5.703 visitas, lo que significa una media de 184 al día.

    ResponderEliminar

*/