miércoles, 6 de julio de 2011

VEO VEO: OFICIOS EN TRIANA

Antonio Collantes de Terán en su tesis doctoral se sumerge en diferentes archivos en busca de datos sobre la población sevillana de la baja edad media. A partir de padrones, que probablemente no estén completos, nos podemos aproximar un poco a la TRiana  de esta época. De los dos mil seiscientos trece vecinos que aparecen en el padrón de 1.384, tan sólo sesenta viven en nuestro barrio,  sin embargo en el siglo XV la población de TRiana es la que más crece, hasta el punto de convertirse en la segunda más numerosa tras la collación de El Salvador, con unos seiscientos vecinos.

Durante el siglo XV, con el desarrollo de la industria alfarera en TRiana, hay muchos vecinos dedicados a esta labor, no son pocos los agricultores ni los trabajadores, los asalariados, los que curran por un jornal, también llamados afanadores o destajeros, pero en el barrio se han ido concentrando los que desempeñan oficios marítimos. Un solo caballero para un arrabal sin riqueza económica, en torno al diez por ciento de los vecinos son pobres.


Año 1927, en la fábrica de cerámica de la viuda de Mensaque, varias operarias posan delante de la cámara de José María González-Nadín Paúl, tres filas de rostros atentos que se alzan sobre escotes geométricos, semiesféricos, triangulares, de polígonos rotos, cuerpos en tensión, matas de pelo negro caído sobre ambos lados de la cara, labios apretados, apenas algunas sonrisas, quizás nerviosas, y un flujo de miradas que te arrastran hacia el pasado.
  
Rafael Martín Holgado.

8 comentarios:

  1. Oye, Rafaé, que detalle. O eligieron para el retrato a las más guapas o es que todas lo eran. Que peinados, que ojos, que vestidos. Un verdadero documento. Y por que lo dices tú que eran ceramistas, pero, perfectamente, podía haber sido el retrato en Alicante en una fábrica de turrón del duro y yo me lo creo.

    ResponderEliminar
  2. ... y ahí están las piezas azulejeras y las pinturas preparadas, Antonio; bellezas creadoras de idem. Podían ser de Ramos Rejano o de Mensaque, Rodríguez y cía., las de la fábrica del reló de la vieja calle San Juan...
    Poco era la calle San Jacinto ante el desfile de azulejeras y aceituneras cuando se daba de mano...

    ResponderEliminar
  3. Eso Rafaé y Ángel. ¿Para cuando dejamos las tonelerías y los almacenes de aceitunas?. Sería un artículo y reportaje de categoría. No he leido nada de su historia y me gustaría. Los que en otra época entrenábamos para ser toreros lo haciamos en el almacén del inglés, era un solar grandísimo.

    ResponderEliminar
  4. jimenezjb7/7/11 15:10

    Estupendo el retrato, Rafael. El año 1927 sería interesante para la industria de Triana; eran los años previos a la Exposición Universal y las fábricas estarían saturadas de trabajo ya que fueron muchos y maravillosos los trabajos de cerámica; a pesar de la gran crisis económica de dicho año. Tal vez la exposición del año 1929 dejó más frutos en Triana que la más reciente del año 1992.

    ResponderEliminar
  5. Rafael M. H.7/7/11 18:03

    Esta foto la encontré de casualidad en la fototeca de la Universidad de Sevilla, donde se cita los pormenores de la misma.

    ResponderEliminar
  6. El gremio de las aceituneras tuvo en Triana importante representación. Hubo dos grandes fábricas que recuerde ahora; ambas en manos de extranjeros. Una es la que Antonio menciona, la del "inglés", que lindaba con el campo de futbol de los Salesianos; en las antiguas panorámicas del barrio se observa su gran extensión industrial. La otra estuvo donde después el cine Avenida de verano; Heinz creo recordar que se apellidaba el propietario. La del "inglés" fue una institución: daba trabajo a muchas docenas de mujeres. El relleno de las aceitunas tenía su peligro y más de una se dejó un dedo en la mesa de labor, pero el ambiente dentro y fuera de la fábrica era el que suele ser en las reuniones de féminas teniendo en cuenta, además, que la mayoría eran jóvenes.
    Y por supuesto que la Exposición Iberoamericana fue con Triana mucho más generosa que la del 92, de forma directa o indirecta, y sus huellas están a la vista en muchos de los más hermosos edificios que podemos contemplar.
    El progreso que vivía la industria del barro en 1927 se reflejó en la Velá de aquel año: una de las mejores de la historia.

    ResponderEliminar
  7. Que bueno para mi que haya descubierto este blog, Soy nacido en la calle San Luis, bautizado en San Gil, Macareno, con un hijo y nuera trianerosy dos precisas trianeras, de 9 y cuatro años, que son mis nietas.
    Visitaré el blog, para recrearme en el buen escribir y ver esas fotos. Saludos y felicitaciones

    ResponderEliminar
  8. Rafael M.H.18/8/11 10:03

    Gracias, Manolo y que tus paseos por nuestro barrio te alegren la vida

    ResponderEliminar

*/