viernes, 1 de julio de 2011

VEO VEO: FIN DE CURSO EN SAN JACINTO


Marca julio el final de una etapa sin uvas ni campanadas, los compañeros de clase dejan de verse por una temporada, los libros de texto se aparcan en los armarios del colegio, las tizas se retiran, quizás pensando que tienen la batalla perdida contra los ordenadores, las pizarras se digitalizan con más rapidez aún que cambian los cuerpos de mozos y mozas bajo el incesante impulso de las hormonas, en las noticias nos hablan de qué apenas hay dinero para adecentar los colegios, como había prometido el nuevo alcalde, la oposición cuenta una historia distinta y, como casi siempre, resulta imposible enterarse de lo que hacen nuestros políticos, parecen empeñados en jugar siempre con unas matemáticas imposibles, con esconder verbos y adverbios tras un sinfín de palabras vacías, bueno, al menos están proyectadas las obras para la construcción de un comedor en el colegio Rico Cejudo y una pasarela en Elena Canel, cuyas cubiertas se van a mejorar, éstas y otras actuaciones han dejado la caja casi al cero, quizás sea el tamaño de esta caja lo que debe preocuparnos,  populares y socialistas acaban de votar la fijación del régimen de sus retribuciones, resulta un tanto mosqueante que se pongan de acuerdo por una vez, curiosamente cuando fijan sus ganancias, ¿tiene fondo esta caja?, no sé, pero seguro que es varias veces mayor que ese pequeño estuche donde se guarda el dinero destinado a nuestros escolares, me gustaría que el nuevo equipo municipal mostrara de forma fácil y transparente las cuentas, que los medios de comunicación explicaran de pe a pa dónde se gasta el dinero, para que no haga falta volver en septiembre.


Y esta mañana, las puertas del colegio San Jacinto se han abierto para los trámites  propios de la secretaría, pero también se ha colado una máquina excavadora que se afana en retirar las raíces y los troncones de los árboles que había en el patio, quiero recordar que varias jacarandas y algún otro, esta vez seguro que no había dinero para replantarlos en algún parque o quizás estaban enfermos o había peligro que sus ramas pudieran caer sobre las tiernas cabezas de nuestros pupilos, no lo sé, he mirado triste al suelo, pero al levantar la cabeza se me ha mostrado nueva la silueta urbana de la iglesia Sanjacinto, con sus volutas esquinadas en una fachada sin torres, como su hermana mayor del Salvador, los tejados uniformes, los ladrillos rojos y el torreón en la esquina, probablemente el remate de la escalera de caracol que sube a las cubiertas, acaba el curso y llego a casa con un suspenso en natus y aprobado en arte,  a ver qué me dicen mis padres…   
   
Rafael Martín Holgado.

2 comentarios:

  1. Pues mira hijo, yo les recomendaría a tus padres primero que te compraran una pelota de goma "La Gaviota" y después que te cogieran a hombros y te llevaran al cine de verano a ver una película del gordo y el delgao para disfrutar, las Natus que las aprueben la National Geographyc, los reportajes de la 2,el de las gafitas redondas a lo intelectual del Escarabajo Verde o los de Pelo,Pico, Pata. Lo difícil en Triana es aprobar en Arte, los exámenes son durísimos y la competencia no puede ser mayor. Vamos que si has aprobado, aunque sea por los pelos, te tienes y se tienen, tus padres, que dar con un canto en los dientes.

    ResponderEliminar
  2. jimenezjb5/7/11 17:21

    Pues según dice nuestro alcalde, el de "La Gaviota", que supongo no tendrá nada que ver con las pelotas de goma que refiere Antonio, le queda en la caja 8000 euritos para el mantenimiento de los colegios de toda Sevilla; vaya que ni para engrasar las cancelas. La cosa está "mu mala", Rafael,menos mal que tú, al menos, has aprobado en Arte trianero que es mucho más que una carrera técnica.

    ResponderEliminar

*/