sábado, 11 de junio de 2011

VEO VEO: ¿OTRA VEZ SE DESBORDA EL RÍO POR TRIANA?


Dicen que el medio influye en el carácter de las personas, que en el sur somos más alegres y simpáticos porque el cielo es azul casi siempre. Otros piensan que esas cualidades se llevan en la sangre, me gusta más esa expresión “es que lo ha mamao desde chico” porque nos hacer ver que casi todo se aprende de una forma o de otra, muchas veces sin querer, otras  sin saber. Cuando escucho a los viejos trianeros hablar de su tiempo, suelen recordar que los vecinos se ayudaban mucho entre sí, pienso que a crear esta solidaridad permanente tuvieron que ayudar la difícil convivencia en los corrales, tan abudantes por entonces en nuestro barrio, y, sobretodo, los destrozos que producían las constantes arriadas del Guadalquivir. En los terremotos y otros desastres naturales se nos ablanda el corazón, el de esos trianeros debe ser un mijagón remojado en un tazón de café con leche para engañar la jambre (sólo he conocido la que se escribe con hache).


Quizás el río nos ha marcado el espíritu y por eso para la nueva remodelación en el principio de la calle San Jacinto han querido homenajear al Guadalquivir, que tan poco tiempo ha corrido luminoso junto al carril bici. Y para hacerlo más verídico, rotos los cristales, la primera vez fue por el paso del camión que se encargaba de colocar los adornos navideños a los pocos días de su inauguración, puede que una noche de gran marea las aguas que van y vienen hasta la mar se desborden para lavar nuestros ojos cerrados y nos empujen a unos y otros hasta convencernos de que otra vida mejor es la única posible.

Rafael Martín Holgado.

5 comentarios:

  1. A. Fernández de Cachero M.11/6/11 22:11

    Rafaé, cuando se fue el camión debería el distrito, para disimular, haber colocado figuritas alrededor y hubieran dicho que era el río del nacimiento que ponen por las Pascuas en el Artozano, tú sabes, los patitos,el hombre pescando, las lavanderas... Se les pasó el detalle. A mí no se me hubiera ido.Pero lo pueden aprovechar para las navidades venideras. Aunque si les funciona el molondro como debe de funcionar lo que que tienen que hacer es quitarlo entero. Acogiéndome a su argot "Por el bien de la ciudadanía,¡joé!".

    ResponderEliminar
  2. ¡Pero a quién se le puede ocurrir esta chuminá que ademas habrá costado un dineral? Cualquiera con dos deos de frente y menos ganas de llevarse una comisión, se hubiera dado cuenta de que las luces "de aeropuerto" en una calle que sabían iban a pisar vehículos pesados iban a durar lo que han durado... ¿Y a quién reclamamos responsabilidades por gasto inútil y consabido? Hay que ser inepto y tunante... y político. Y que no les coge una arriá...

    ResponderEliminar
  3. Rafael M.H.12/6/11 18:20

    Tienes razón, Antonio, hubira sido más fácil hacer un río con papel de plata y engalanarlo de figuritas de navidad. Independientemente de que guste más o menos ese luminoso río (debo confesar que a cualquier novedad le encuentro la parte positiva), lo que es de juzgado de guardia, como bien dice Ángel es la persona que decida colocar esos endebles vidrios.

    ResponderEliminar
  4. jimenezjb13/6/11 17:04

    Es lamentable y peligroso el estado de la calle San Jacinto. Es la herencia que nos dejan Monteseirín, Moriña y Torrijos. No sólo el río de vidrio sino el mobiliario tan horroroso que nos han colocado y los daños colaterales derivados del intenso tráfico de vehiculos que tienen que soportar las calles adyacentes a San Jacinto. A partir de ahora tendremos que comenzar a valorar las actuaciones del nuevo gobierno municipal y empezar a olvidarnos de tantos políticos ineptos.

    ResponderEliminar
  5. Estamos tan escamaos que no nos fiamos de nadie.
    Veremos. Desde luego hacerlo mejor que Moriñas y su fantasmal sucesora no necesitará de ningún esfuerzo.
    Otra vez el Pepé: puede ocurrir que resulte como Gutiérrez Alviz (un desastre) o como Alberto Jiménez Becerril (un milagro), y los dos del Pepé, así que hay que confiar en la persona, no en el partido.

    ResponderEliminar

*/