jueves, 3 de marzo de 2011

CON PALABRA PRESTADA: LA CAPILLA DE LA ENCARNACIÓN


No era una parroquia, pero sí realizó funciones parroquiales durante lo antiguo en varias ocasiones y, la última vez, con motivo de las obras de reparación que se realizaron en la Parroquia de Santa Ana a causa de los daños que ésta había sufrido por el terremoto de 1755.

Esta capilla y hospital de ignorada fundación, pero de la que se sabe su existencia por lo menos desde el siglo XVI, estuvo situada en la Cava Nueva (calle Pagés del Corro ), enfrente del colegio Reina Victoria (José María del Campo ). Su advocación dio nombre en su tiempo al lugar que se conoció así en Triana durante siglos. De la Encarnación se llamó el famoso muladar (1) que se encontraba en el solar del colegio y que luego fue plaza de la Verbena, y de la Encarnación se denominó también el corral que se formó a su lado y que todavía existe (2), de tanta tradición en el barrio.

Se sabe que en 1794 se renovó y mejoró la capilla colocando unas columnas que sostenian los arcos primitivos, que anteriormente se apoyaban sobre pilares de ladrillos y que también se elevó su piso. A la conclusión de esta obra tuvieron lugar para su estreno solemnes funciones religiosas el Domingo 18 de Mayo de aquel año y por la tarde salió en procesión por Triana la imagen de la Virgen que se veneraba en su altar mayor.

Cuidaba de esta capilla y residía en ella una hermandad dedicada al culto de la Santisima Virgen bajo esta advocación, que se constituyó en Cofradía y que elaboró su regla siendo aprobadas por la autoridad eclesiástica el 18 de Julio de 1554. Esta hermandad fue una de las varias que desaparecieron en Triana, aún cuando en su época era de las de mayor tradición.

Su Iglesia tenía tres naves anchas que albergaban nueve altares, varios de ellos con pinturas de Herrera el Viejo, del Mulato y de otros famosos pintores.Tenía también amplia sala de Cabildo, sacristía y cuartos, además de un espacioso huerto que llegaba hasta el callejón de San Miguel.

Tiene esta hermandad una curiosa anécdota y fue que en la procesión del Viernes Santo, el 15 de Abril de 1808, ocurrió que pasando la cofradía por el Altozano la imagen del Cristo (3), que era de pasta de papel se cayó del paso y se hizo pedazos. El paso hubo de ser retirado dentro del alboroto que se originó y la hermandad continuó su estación solo con el paso de la Virgen.

La revolución de 1868 acabó con aquella hermandad ya vencida por múltiples disidencias, que acabó suprimiendo primero su iglesia y después vendiéndola y derribándola para edificar casas en su solar.

Este fue el fin de una hermosa capilla, parroquia circunstancial de Triana, llena de obras de arte, en pinturas, retablos e imágenes y de singular tradición.

Manuel Macías Míguez
Selección: Ángel Bautista Guerrero


Notas del bloguero: 

(1) Muladar: lugar donde se echa el estiercol y la basura de las casas, estercolero, basurero.
(2) Hoy en día propiedad municipal y en fase de restauración.
(3) Era el llamado Cristo de la Sangre.

2 comentarios:

  1. Cómo echamos de menos a nuestro amigo Manolo Macías... Modernamente ha sido el gran investigador del pasado de Triana. ¡Cuánto aprendimos con él! Ésta que nos trae Ángel Bautista, es una de sus lecciones que enriquecieron las páginas de nuestra querida revista "Triana".

    ResponderEliminar
  2. Angel Bautista5/3/11 11:42

    Querido Angel,exactamente de la revista Triana número tres.Espero poder rescatando algunos escritos de tan insigne investigador.

    ResponderEliminar

*/