miércoles, 10 de noviembre de 2010

EL ARTE DE ANTONIO ACOSTA "EL TROMPETA"


El arte abandonado por la calle
que lleva Antonio Acosta en su trompeta,
sin esmoquin  ni nada de etiqueta,
Saboreando el gusto en un detalle.

Que se calle la alondra, que se calle
porque la bella música te aprieta,
aprieta el alma nuestra tan inquieta.
Es un monte de música, es un valle.

Es un trino que te pellizca y llora.
Me apena verte, Antonio, derramando
el arte por el barrio de Triana.

Es un gitano puro yugoslavo
al que siempre iremos recordando
con sabor a canela y a clavo.

Con cariño de Eugenio Carrasco Morales
Sevilla, 8 de noviembre de 2010.




El arte de “El gitano yugoslavo”,  “El de la trompeta”, se derrama con sus pasos de una Cava a otra  por  Triana.

Antonio, hace sonar su órgano al compás que los trianeros pasean por sus calles, a cambio de un pase de platillo.

Los artistas que no se ven, los anónimos, éstos que viven de las entradas sin numerar y sin precio fijo de venta directa al público, alegran los paseos de niños y mayores. Crean un halo en las ciudades.

María la Portuguesa, El Emigrante, Dos gardenias.... Gardel, Valderrama, Carlos Cano, todos siguen viviendo en las manos y el compás del organillo de Antonio.

Pero cuando hay que ponerse serio es cuando suena su trompeta. Es entonces cuando los pulmones de Antonio se despliegan inundando el aire de Triana, y penetra en los oídos de sus transeúntes, se mezcla con la copa de la barra, y convierten un momento de tertulia entre amigos en unos minutos inundados de magia sonora que suena por siguiriya, en un recital de musical poesía, disfrutado desde el mejor palco, aquel en el que no importa quien seas ni cuanto haya en tu cartera. Un palco en el que el protagonista no es la indumentaria ni el coste del asiento sino el susurro de la trompeta de Antonio.


Soneto: Eugenio Carrasco "El Perlo de Triana"

Texto: Elisa Santos Donaire
Fotografía: E.J.D.


2 comentarios:

  1. Rafael M. H.10/11/10 11:31

    Lees a Eugenio y lo ves, y lo sientes. Consigue en cada hoja que escribe derramar tanta bondad, que sus textos se reconocen con facilidad. Ese "Me apena verte, Antonio" lo dice todo de forma tan natural...

    ResponderEliminar
  2. Eugenio nos da, a diario, una lección magistral de bondad. Esta mañana me ha llamado para decirme que estaba un poco resfriado y que no saldría y aproveché para comentarle que se había publicado su soneto en el blog; me dijo que, si estuviera en su mano, Antonio "El Trompetista" estaría donde se merece. De paso aprovechamos para seguir hablando de la mala suerte que a veces se tiene en la vida y le prometí regalarle un decimo de lotería de navidad a cambio de un villancico que él cantará el día 24 de diciembre, aprovechando su cumpleaños; me confesó que nació 6 horas antes que Jesucristo.

    ResponderEliminar

*/