jueves, 9 de agosto de 2012

EL DEDO DE RODRIGO: NINGUNEA QUE ALGO QUEDA

Fotografía tomada de la Web de "El Patio Sevillano"

    En el mundo del flamenco el ninguneo a Triana es moneda corriente, y de eso hablamos con la extensión necesaria en el libro que estamos preparando, y todo en beneficio de otras comarcas -especialmente de Jerez- que disfrutan de potentes altavoces nacionales. Pero ahora vamos a comentar un caso reciente que por venir de un historiador especialista, autor de infinidad de libros sevillanos, nos afecta sobremanera porque se crea un peligroso antecedente que, de seguro, el nuevo periodismo seguirá sin hacerse demasiadas preguntas. Nos estamos refiriendo a nuestro admirado amigo Nicolás Salas de cuyo ordenador salen estupendas crónicas para el Diario de Sevilla. Conste que en este caso no hay ninguneo, o sea, intención poco honesta, sino puro despiste.

   Que en alguna ocasión haya dejado escrito que la calle Feria es la Macarena, lo que hemos leído demasiadas veces también a otras firmas, no nos irrita aunque si altera nuestro ánimo por eso de fijar peligrosos antecedentes. Pero el caso más reciente fue con motivo de un artículo dedicado al “Guajiro”, el primer tablao flamenco de Sevilla. Sujeto a la memoria de un antiguo empleado, encabeza uno de sus “Ayer y hoy” con estas palabras: “El testimonio de Antonio Ocaña Tony recupera la memoria histórica de la popular escuela de artistas flamencos de El Guajiro, en Los Remedios (?), en la ciudad de los años cincuenta y sesenta del pasado siglo XX”. Y en la primera columna detalla: “Estaba situada en la calle Salado, en Los Remedios, paralela a República Argentina, detrás del la torre del mismo nombre”. Pues si, allí mismo.

   Ya hace tiempo que venimos advirtiendo ese desafuero de nombrar como de Los Remedios a todo lo que está infectando la desaforada e irrespetuosa invasión arquitectónica que se cuela por la plaza de Cuba hasta la vieja Cava de los gitanos. Ya denunciamos en su día a la Renault de la calle Troya (¡la calle Troya!), esquina a Pagés del Corro (sí, la mencionada Cava calé) por proclamarse como “la delegación de los Remedios”. Y no podemos olvidar lo que un día publicó ABC en su portada mostrando a la reina Sofía, acompañada de su hermana, saliendo del restaurante “Rio Grande” y con toda la calle Betis de fondo. Este era el pie de foto: “La reina Sofía saliendo de un restaurante de los Remedios”.

   No sé si en la mitología clásica existe un dios parricida o algo que se le parezca, si no es así bien podríamos inventarlo para nuestra mitología y ponerle nombre. Lo mismo que Saturno devora a sus hijos, a Los Remedios, ogro también voraz, le ha dado por tragarse a su madre. Y no le falta ayudas, las de todos aquellos que ignoran u olvidan la historia de este costado de la ciudad que un día disfrutara de ricas huertas en su contorno, siendo famosa, entre muchas otras, la llamada de los Remedios por su cercanía al antiguo convento carmelita, allí donde estuvo enclavado el suburbio de Lafitte y, no se olvide, donde se halla uno de los muy cantados puntalitos que sostienen a Triana (San Jacinto, los Remedios, la O y señá Sant´Ana).

Así que Nicolás, hombre, ¿desde cuándo la calle Salado no es Triana, la antigua? Precisamente por allí orillaba el mítico Monte Maríanillo que está en el origen del cante, y antes el convento de la Victoria y otro viejo barrio inequívocamente trianero, el de San Sebastián. La sala flamenca “Cortijo El Guajiro”, primer tablao de Sevilla, se fundó y existió en Triana, y ya ves en que suelo más flamenco.
Y esperemos que no te hayan leído los del  ninguneo...

Ángel Vela Nieto.

27 comentarios:

  1. ¿Dónde hay vanguardia,
    si Triana es la fuente,
    dónde hay agüita
    de tan buena corriente?
    Esto es de Salmarina. Otro de los tercios es:
    ¿Dónde está el aire?
    ¡Qué no se pierda!
    ¿Dónde está el tiempo
    de la plazuela?
    Lo saben los poetas, todo lo demás queda dicho. Cualquiera que trate con el flamenco, sus letras, sus tonás, sus formas, sus estilos, se dará cuenta de que en él, todos los caminos conducen a Triana, y de que es imposible establecer una historia válida y aceptable del flamenco sin que en cada página, en cada cita, en cada invocación, aparezca su nombre. Con lo de Don Nicolás me quedo igual. Le admiro por su labor historiográfica, que es inconmensurable, sobre lo relativo a Sevilla y sus personajes, pero de flamenco, se clarea. Lo que no me esperaba era ese desconocimiento de nuestro barrio.

    ResponderEliminar
  2. Es que, además, Nicolás Salas siempre ha demostrado un cariño especial por Triana, hasta le dedicó en el Diario una serie (no olvidemos que su nombre está en nuestro callejero). Pero con un barrio de la anchura histórica, de su poder artístico y su fuerte identidad es fácil equivocarse porque resulta imposible abarcarlo.
    Y una cosa suele ocurrir con los trianeros "de adopción" que escriben sobre el barrio, que en determinadas cuestiones se les nota. A Triana hay que mirarla con tanta pasión como interés y conocimiento; o sea, que tiene que doler. Y esto, amigo José Luis, salvo en contados casos, va en la sangre.
    Y otra cosa que quiero añadir a tu interesante comentario: Como los poetas no escriben libros de flamenco y los que lo hacen, por su oficio, no son de Triana (sólo existe uno firmado por la hija de Naranjito), pues tiran para su comarca porque es una riqueza muy apetecida, olvidándose de Triana. Forma de que no haga la competencia, fácil: decir que Matilde Coral es de Sevilla, y con Matilde, claro, todos los artistas nacidos o hechos en esta orilla que no lleven a Triana en el nombre artístico. Ninguneo en estado puro. ¿Y que hacen los nuevos historiadores o especialistas? Nada más que copiar lo que han dicho otros sin preocuparse de una comarca que, por lo que ellos han leído, tiene un pálido papel en un par de cantes y a Gracia de Triana y Naranjito de Triana como intérpretes, ambos, por cierto, también ninguneados. Así, amigo José Luis y no exagero un ápice. Todo se detallará pronto.

    ResponderEliminar
  3. Está todo casi claro, aunque con niebla. Tampoco nos olvidemos que los propios "Morancos de Triana" se quitaron la adjetivación artística del barrio. Son cosas. Si hacemos a Belmonte de Triana, también es lógico que hagamos a "Chicuelo" de la Alameda. Valga lo uno por lo otro.
    Una cosa tengo que añadir: Triana es el barrio más singular de Sevilla, el que más artistas ha dado por metro cuadrado, capataces, costaleros, artesanos..., pero Sevilla es la Ciudad, no la olvidemos nunca para querer valorar más a nuestro viejo arrabal.
    Triana es, y será siempre. Tendrá su propia seña de identidad. Me siento orgulloso de haber nacido en TRIANA, la que, por cierto, me ha tratado muy mal. Llevo su nombre en mi corazón, en mis ojos y en mis labios. Respiro con ella, a su latido, y cada día me subo a su torre cobalto de Santa Ana..., pero no olvidemos que Sevilla es nuestro fiel, y que la Giralda es la torre más esbelta de nuestra fe.
    No me gustan para nada los nacionalismos, aunque sean locales.
    De Triana se está escribiendo mucho, y por muchos. Precisamente por aquellos que la desconocen.
    ¿Sabes cómo se aprende a ser historiador de Triana? Pues bien: paseando sus calles en solitario, sin nadie al lado, recorriendo todos sus rincones, sus iglesias, sus cerámicas... ¡Tanto nos enseña ese paseo que por eso, casi todas las semanas, cojo el lanzadera del AVE al amanecer y vuelvo a la Córdoba que me acoge a la hora del Ángelus, a la de la primera copa, lleno de Fe, de Esperanza (de la calle Pureza) y de Caridad.

    ResponderEliminar
  4. Emilio: Triana NO es Sevilla en el flamenco, ni en la cerámica, ni en el mundo del toro; Triana es marca, comarca con una identidad propia en las materias apuntadas, independientemente de la ciudad a la que, sin ninguna duda, pertenece y enriquece por ello. Y esto hay que defenderlo contra los que, desde lejos de la Giralda, tratan de esconderla, por oscuros intereses, tras el nombre de Sevilla con evidente trampa. ¿A alguien se le ha ocurrido llamar gaditanos a los flamencos de Jerez? Pues este es el mismo caso.
    Aquí no hay nada de nacionalismos absurdos, sólo la defensa de unos intereses en franco peligro. De seguir así, y en un futuro próximo, jamás se podrá calibrar el valor real de Triana en el flamenco, que es lo que nos ocupa ahora.
    Y una última cosa: Belmonte fue torero porque su familia arribó a Triana; Chicuelo, hijo de torero trianero, lo hubiera sido de todas formas; un tío taurino se lo llevó a Salamanca con cinco años de edad y, con el tiempo, puso casa en la Alameda. ¿Que es torero de la Alameda? Uno es de donde se hace. Indudablemente no se hizo torero en Triana, pero hay una clara diferencia con el caso de Belmonte quien, como apunté en público, si se hubiera quedado en la calle Feria hubiera llegado a ser, por su inteligencia natural, el chamarilero más próspero del Jueves. Hubiera triunfado en el ambiente en que creciera.
    Sevilla es la ciudad; los trianeros somos sevillanos, quién lo puede dudar, y a mucha honra, pero no es de eso de lo que hablamos, Emilio.
    Todo lo demás que apuntas me parece bien...

    ResponderEliminar
  5. ...pues si tu no lo ves claro... Pregúntale al jerezano Rios Ruiz y te lo pondrá más claro.

    ResponderEliminar
  6. Me parece que te he contestado que muchas gracias por tu aclaración, y no que no lo vea claro.
    Sé lo que opina mi amigo Manuel Ríos Ruiz desde hace muchos años, desde que lo conozco, me parece que fue en 1974 en la playa de La Puntilla de El Puerto: ¡Viva España y Jeré!
    El mundo del Flamenco, al que he dedicado media vida, como tú bien sabes, no es tan ignorante como para no saber si un artista es de Triana o de Sevilla. Distinto es, como tú bien dices, que Jerez haya defendido desde siempre su "marca". Se lo han currado, a pesar de que en Jerez hayan tenido que inventarse hasta a artistas de poca monta. ¿La culpa?
    Yo ya me dediqué, como tú también sabes, que Triana fuese protagonista, durante muchos años, al rescatar las voces y el estilo de los cantes de Antonio "El Arenero", Manuel Oliver, Manuel León "El Teta", "El Teoro", "El niño del Túnel", "El Sordillo", "El Pintillo de Triana"...
    Sólo me siguió en el intento mi compadre Paco Parejo. ¿Dónde estaba la Triana que debía defender parte de su patrimonio cantaor?

    ResponderEliminar
  7. Pues dile a tu amigo y a sus discípulos, a los que también conocerás, que cuando mencionen a un artista trianero no lo tapen tras el nombre de Sevilla, que cuesta poco añadir que es del barrio de Triana.
    Y haces bien en recordar tu labor en pro de parte de ese patrimonio que ahora vemos en franco peligro.

    ResponderEliminar
  8. Ángel, hasta hoy no te he podido leer, he tenido otro lapsus acuoso, salitroso, arenoso y, la verdad, un poco asqueroso desde mi punto de vista pero, como a mi costilla le gusta yo no tengo mas remedio que agachá mi cabecita y decí,bla, bla, bla...en fin lo de lo blanco es moreno porque lo de negro está prohibido por las fundaciones antiracistas.Te veo preocupado por el ninguneo. Pero debes saber que todo el que va de investigador de la historia lo primero que hace es buscarse a alguién que se lo cuente y además lo nombra por si se equivoca echarle las culpas. Igual que los cantaores que dicen ésto es de Fulano y Fulano estaba pajarito frito antes de que naciera el agüelo del cantaó y además no dejó nada grabado. Un romance para darse un brochazo de historiador. Triana tiene siglos y nunca se ha dejado ningunear, la que ningunea es Triana. A través de los años sigue llamándose Triana y todos muertos por cruzar el puente con algún pretexto. El otro día el Poveda en el Castillo de Ojén antes de cantar los tangos del Titi dijo ésto (sic): " En Triana estaba la mejor escuela de cantaores del flamenco que en todos los tiempos hubo y habrá pero una mala gestión política dispersó en distintos barrios de Sevilla a los que podrían haber transmitido estas enseñanzas". No fuí al camerino a darle las gracias en la parte que me corresponde porque tenía prisa por irme pero queda pendiente y de camino le voy a dar el pésame por no haberla conocido. Creo que él había oido tiros pero no sabía por donde, se lo contarían, pero fue sincero al decir que era la asignatura pendiente de todo cantaor joven asignatura que ya no se puede aprobar porque no se imparte en su sitio y con su denominación y eco de origen. Los tangos los cantó pero le faltó la cadencia, a la guitarra también, esa cadencia trianera que le da, por poner un ejemplo de ahora, Esperanza esa cantaora extraordinaria hija de Curro Fernández. Por cierto que Jerez siempre fue caracolera, ¡ay!, si se le pudiera preguntá a la Paquera en la soleá de sus noches sin luna. Hoy Jerez vive por el santo y seña de las bulerías. Igual que Paco Toronjo que vivía del fandango de Huelva con lo bien que decía otros cantes con esa voz de madrugadas negras y amaneceres aguardientosos. Córdoba...lejana y mora también caracolera aunque le cueste mucho trabajo el compás, que le pregunten al Pele que estaba casi siempre en Utrera con las titas. Y la escuela de Caracol era de el sitio de las pavías de bacalao de Las Lumbreras y la Alameda pero sé que daba más vueltas por Triana que Antonio Mairena, que ya es algo. Creo que en Triana también vendían pavías de bacalao y mijitas, a lo mejor le gustaban más. Me he perdido, verdad Ángel. Será por lo del lapsus, pero ya no lo borro. Y digo yo, ¿ encima estará enfadado este hombre con Triana porque le han puesto la calle en el camino de Santiago?.

    ResponderEliminar
  9. Pues se lo diré a Manolo, a Juan de la Plata y a Pepe Marín, que son a los únicos jerezanos que conozco.

    ResponderEliminar
  10. jimenezjb12/8/12 15:09

    Recientemente, en este blog, también denunció Rafa Martín que la sucursal de una clínica dental situada en la Cava de los Gitanos se hiciera llamar como de Los Remedios. Pero esto no es reciente y concretamente en el caso del Cortijo el Guajiro hay mucha publicidad, incluso he podido rescatar un artículo de "Abel Infanzon", donde también lo ubican en Los Remedios. En publicidad del ABC de los años 50, el Guajiro se publicitaba como sala de espectáculos ubicada en Los Remedios (Triana).
    De lo que no hay duda es de la ubicación de la calle Periodista Nicolás Salas, aunque nunca se sabe y ya mismo la sitúan en La Isla de la Cartuja.
    En cuanto al debate flamenco solo apostillar que Jerez ha tenido los altavoces más grandes que Triana y ha vendido ojana en barcos. Con todo el respeto y admiración para Jerez como pilar importante del Flamenco. Aunque para eso hay que tener mucha habilidad. Estudiar por ejemplo el caso de La Soleá de Charamusco.
    Con un Juan de la Plata en Triana otro gallo hubiera cantado.

    ResponderEliminar
  11. Ya es muy tarde para que aparezca otro Juan de la Plata en Triana. Yo he realizado todo lo que he podido y acaso, por esa pequeña aportación, Triana todavía tiene una presencia escrita en el Flamenco. Me acompañaste este año, en le mes de Junio a Valladolid. Sabes bien cuánto gustan allí nuestras cosas. Y me atreví a llevar a un cantaor de 82 años que yo mismo propuse a la organización, a mi amigo Pedro Sanz y a Antonio Montoya, que pueden corroborarlo. Me ofendes, sin querer, cuando dices que hace falta alguien como mi gran amigo Juan. ¿Dónde estaba antes la gente?

    ResponderEliminar
  12. jimenezjb12/8/12 16:26

    Emilio, sabes de sobras que no hay ninguna intención de ofenderte por mi parte y también he reconocido y agradecido tu labor de divulgación de nuestro Barrio. Sin embargo el caso de Juan de la Plata en Jerez ha sido incomparable. En primer lugar por la creación de ese ente llamado Cátedra de Flamencología y después por los innumerables cursos de Flamenco que ha organizado, la gran cantidad de libros escritos sobre Jerez, no ya sólo relacionados con el Flamenco, asi como diversas biografías sobre cantaores de Jerez. En definitiva que un tanto por ciento muy elevado de la repercusión que Jerez ha tenido en el mundo del Flamenco ha sido por culpa de Juan de la Plata.
    ¿cuántas biografías de Flamencos y de toreros hubiese escrito Juan de la Plata en Triana? ¿Se hubiera dado a conocer una soleá apolá de Triana con el nombre de un cantaor desconocido de Jerez? En Triana aun teniendo documentos concluyentes y reconocidos sobre los orígenes del Flamenco no hemos sabido ponerlo en valor y sin embargo en Jerez han sido capaces de montar una gran historia de cualquier resto de hilo negro que han encontrado hasta tal punto que al día de hoy se han convertido en una nueva "razón incorpórea"

    ResponderEliminar
  13. Me dejas la respuesta incompleta, José Luis. ¿Dónde estaba antes la gente de Triana? La Cátedra de Jerez se formó en 1958 -tiempo había para que algo hubiese surgido antes aquí- y la formaron cuatro personas: Juan Franco Martínez (de la Plata), Manuel Ríos Ruiz, Manuel Pérez Celdrán y Estéban Romero? ¿Ha habido alguna vez sentido de corporativismo en nuestro barrio?

    ResponderEliminar
  14. jimenezjb12/8/12 20:19

    Emilio, comparto contigo la falta de voces en Triana que hubieran amplificado, para conocimiento general, lo que era Triana para el Arte Flamenco. Es por eso mi queja y acordarme de Juan de la Plata. La gente de Triana seguramente estaba viviendo la realidad de un Barrio al que venían los artistas flamencos de otras ciudades, incluida Jerez, para empaparse de su arte. Pero esa falta de trianeros que divulgaran el nombre de Triana no quita que se denuncie el ninguneo y la falta de respeto a la que nos hemos visto sometidos. Tal y como ha apuntado José Luis Tirado en su comentario todo el que trate con el Flamenco sabe que todos los caminos, de alguna de las maneras, conducen a Triana y por eso no debemos admitir, como trianeros en primer lugar y como amantes del Flamenco después, que se intente enterrar el nombre de Triana.
    Respondiendo a tus preguntas, Emilio, la gente de Triana estaba por Triana viviendo el Flamenco que todavía quedaba y no, corporativismo no ha existido, ni existe, en nuestro Barrio. Pero, por favor, defendamos lo que es de Triana y denunciemos a los que intentan apropiarse de su realidad porque de lo contrario, en pocos años, Triana será El Altozano y el entorno de SAnta Ana y resultará que aquí lo único que hubo fueron bares y mala gente.

    ResponderEliminar
  15. Estimo que jamás ha pasado eso en TRiana.

    ResponderEliminar
  16. Mientras que a Jerez, merced a esa Cátedra inventada por cuatro aficionados, con toda la ayuda oficial, y creada a mayor gloria de los artistas locales (no hay uno que no haya sido premiado), en Triana intentamos fundar un Ateneo Flamenco en tiempos de Alberto Jiménez Becerril, éramos también un corto grupo en el que estaban Emilio, Cerrejón y yo mismo. Pues ocurrió que, cuando ya teníamos un espacio -para empezar- en la Casa de las Columnas... en el Ayuntamiento, mandado por un andalucista, no había dinero para mantener a una persona que atendiera las visitas. Teniamos prometida discoteca, biblioteca (Emilio y Cerrejón como principales donantes) y obras plásticas de artistas trianeros. Tuve en casa mucho tiempo un retrato de Luisa Triana, pintado por Ruano Llopis, envuelto y preparado para ese Ateneo (Luisa estaba en América)...
    En 1958 éramos niños aún; en los sesenta mandaban la mili y Los Beatles y en los setenta estábamos recién casados, llenos de letras y, particularmente, con muchos kilómetros que recorrer por delante para alimentar a dos niñas recién nacidas.
    Emilio, además de todo esto, tuvo un micro y páginas de prensa local y lo aprovechó en bien del flamenco, de Sevilla y de Triana. Cada uno estaba envuelto en sus circunstancias. Y cuando estas circunstancias fueron favorables y tuvimos página trianera durante cuatro años, hicimos lo que podimos... como ahora.

    ResponderEliminar
  17. Pues, entonces, Ángel, a qué quejarse. El mismo ofrecimiento que hice a Triana en su día lo mantengo si se crea su Ateneo: todos mis archivos musicales, biblioteca flamenca, documentos gráficos y de prensa irían a parar allí..., pero cuantas veces ha ido. Eso es lo que hizo Jerez en el tiempo que perdimos..., y seguimos perdiendo.
    ¿Cuanto le ha costado al señor Carranza dejar su colección de cerámica en un sitio digno, y cuánto le está costando al señor Belver donar -sin cobro alguno- su colección de Arte al Ayuntamiento sevillano?
    Aquí hay que enfrentarse menos dialécticamente y trabajar más. OLvidarnos si uno sabe más de Triana que otro, si tiene mejor colección de fotos, si la siente en el alma de una u otra manera...
    Yo tenía muchas circunstancias difíciles en aquellos años, Ángel, y con un hijo más que tú. Trabajaba literalmente las 24 horas, y me compadre Manuel Bohórquez lo reflejó en una página de "El Correo", que aún le agradezco con devoción. El único que asistía a los "Jueves del Zurraque" era tu hermano Miguel. Ahí se estaba fraguando el interés por una Triana que ha llegado hasta hoy. Por aquella sala, pasaron Antonio Mairena, y Fosforito y Marchena, Carmen Albéniz Matilde y Rafael, El Mimbre y Pepa Coral, Menese, Lebrijano, un concierto de piano flamenco de Pepe Romero, una Cruz grandiosa de Mayo -con pianillo incluido y buñoleras gitanas-, el gran Homenaje al Sordillo, el de "El Niño de la Calzá", el íntimo a "El Pintillo". Casi todo el costo -bebida y pescaíto frito- salía de las arcas de Paco Parejo, pero todos los demás, religiosamente, colaborábamos con nuestras partes proporcionales, los que habían cantado y los que no. El mosto o el vino lo ponían los cantaores de Villanueva del Ariscal: Márquez "El Zapatero", Manolito el de Blas, Salvador Muñiz, Antonio Cortés, pero "El Teta", "El Arenero, "El Canela", "El Teoro", "Pape Vela", "Sabino"..., todos poníamos nuestra parte. ¡Noches inolvidables, en las que nunca estuviste...!
    Es que es muy fácil escribir como Julio Verne, y muy difícil escribir desde la vivencia. Me habré equivocado diez mil millones de veces, pero todo lo que he contado, absolutamente todo, es desde la experiencia de haberlo vivido, que no te quepa la menor duda de ésto, o si la tienes,puedes preguntarles a cuanto me conocen y nos conocen.
    Yo jamás, Ángel, tuve un micro ni unas páginas de prensa -que, además te envié para tu gran archivo-. Me gané a pulso un micro, sustituyendo como locutor a un gran radiofonista como Paco Herrera, y sudé la gota gorda para sustituir a Paco Millán en el vespertino "Nueva Andalucía", y para que el padre Javierre me hiciese director y coordinador de un suplenento de 8 páginas, en las que por cierto, y tú las tienes, se hablaba mucho del cante de Triana.
    No eran circurstancias, Ángel. Era capacidad de trabajo, y yo la tenía y la he demostrado a lo largo de todos los años de mi vida. Incluso hasta ahora, en la que ya casi no me apetece tener las ganas de contestarte.
    Sé que eres del Sevilla, F.C. ¡Y eso es lo bonito!! Yo soy -es un título más largo- del Real Betis Balompé. Tú miras a Triana desde tu prisma, y yo desde el mío. El mío es más vivencial. El tuyo, más de documentación, de fichas, de imágenes. Sólo tres cosas me bastarían para corroborar ésto: Alberto Jiménez-Becerril, con quien estuve en una barrera de La Maestranza con Lola para ver la novillada de aquel año en la Velá (1992), y a la que estuviste invitado, no fuiste. ¡ Cosas circunstanciales!
    En Jerez, como bien dices, no hay un artista que no haya sido premiado; en Tiana, y tú has sido miembro del Jurado de los Trianeros de Honor,
    sí. ¡Ese olvido, y en el del año de mi mayor muerte, ha sido imperdonable!

    ¡Y eso sí puedo publicarlo en este mismo blog que yo frecuento y creé! ¿Qué credibilidad podéis darme vosotros de que Triana va a cambiar... con vosotros??

    ResponderEliminar
  18. Te contesto porque se te nota algo ofuscado, pero con punto y final:
    A mi el flamenco me interesa como una riqueza más de Triana, Emilio. No demuestro conocimiento sobre el tema, sólo me preocupa y ya he dicho por qué. Tampoco compito con nadie sobre nada; tú estabas los Jueves con Parejo en La Soleá; yo probablemente de viaje, como sabes; durante treinta años fue mi trabajo. Los viernes por la tarde sí pude estar en la reunión de la revista "Triana" todo el tiempo que hizo falta.
    Comprueba que soy yo el que te contesta; es tuyo el primer comentario. Y decirte, aunque lo sabes, que desde que nací no he hecho otra cosa que vivir Triana. Que me interese por su historia y su gente y esto suele estar en los papeles no excluye ninguna vivencia; desde niño fui adicto al Jueves y a las librerías de viejo.
    No recuerdo lo de la novillá, pero si no fui es porque tendría otras cosas que hacer, además desde que mi hermano fue novillero lo paso muy mal por los toreros; sólo soy torerista.
    Sobre lo de la Velá no quiero volver a lo repetido. Siento que estés tan dolido, pero que esto no nuble tu buen raciocinio.
    ¿Y ya está bien, no, Emilio? Bien estamos entreteniendo a los lectores -por cierto que son cada vez más-, aunque creo que hemos repasado algunas páginas de la moderna historia de nuestro barrio. Y eso no ha estado mal.

    ResponderEliminar
  19. Probablemente este ofuscadp. Casi seguro. y no, no estoy nada de bien. Pero no es eso lo que me ha hecho contestarte, sino el que siempre estamos metiéndonos con los demás cuando nosotros no nos movemos nunca y todas las ideas se quedan en lo que siempre se ha dado en llamar "conversación de borrachos".
    Yo también pongo mi punto y final. Algo se habrán entretenido los seguidores.

    ResponderEliminar
  20. a.el rapido15/8/12 12:00

    Que seguidores¡¡
    hay que ser serio y hacer las cosas sin buscar ningun protagonismo
    el flamenco nunca nesecito COVERSACION DE BORRACHO

    ResponderEliminar
  21. ¡Dios mío de mi alma, Ángel, ojú como está el patio!. Se parece al mío del corral San Joaquín de mis carnes cuando cortaban el agua y se formaba la fila para coger agua filtrá. A vé quién me iba a decí a mí que toda la familia de mi Bato -vivían en la calle Troya y en el 114 de la Cava de los Gitanos y estaban lindando con el Monte Pirolo- eran de Los Remedios, o sea del barrio del Avecren, a lo mejor por eso tienen el apellido tan largo y yo, mi Bata, mi agüela Carmen, mi costilla y mis chavorris creyéndonos de toda la vida que eran de Triana.¡No te digo con la finura y la aristocracia de pan pringao!. ¿Y La Perla y su reata también?. ¡Vamos,pa tirarte al río desde la Zapata antes de que la adecenten y no te dejen entrá!

    ResponderEliminar
  22. a.el rapido16/8/12 13:09

    al rio hay que tirarse desde el puente de triana como lo hacian los que tenian a triana en vena.
    enfin esperemos que este blob quede como dice somos un grupo de amantes de nuestro barrio, y no para contar indirectas personales,ya esta bien hombre................

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A HEREDIA16/8/12 13:33

      y mosotro los gitanos aqui en las tres mil¿
      y en triana las cosas no se solucionan,y mi papa contandome cosas bonitas de triana y los payos sin estar de acuerdo.
      voy atener que di a arreglar las cosas.
      a heredia......

      Eliminar
  23. A.Heredia, no puede tené más arte tu apellido, si te llamas Vargas de segundo me quito el sombrero. Llevas razón en todo, pero te digo que lo de payo empecé a escucharlo cuando Carmen Amaya en Navidades llegaba con su familia de gitanos catalanes al corrá San Joaquín porque su hermana estaba casada con Chiquito de Triana que era el hermano de la casera, Luisa, del corrá. Antes en Triana se decía para denominar a los no gitanos gaché o gachó/gachí e incluso castellanos/as, pregúntale a tu bato, y anteriormente busné o busnó, esto no llegué a escucharlo pero lo sé.Lo de payo viene derivado de la denominación catalana de "payeses" que además es peyorativa indicando gente inferior, para mí es un palabro poco calorró. Pero hay que reconocer que las nuevas generaciones gitanas han adoptado lo de "payo" ayudados por los muchos escritores y conferenciantes que se han subido al carro de la gitanería sin tener idea del compás.
    ["Blanquita como la nieve/que lástima de gachí/ que otro gachó se la lleve"].
    ["Es calorra y yo gachó/ma robao er garlochí/ma robao er corazón/que camelo a una gitana/que tié mejores partías/que toas las castellanas.]

    No he dicho nunca que me fuera a mará ni que fuera a ganá el oro olímpico en saltos de trampolín tirándome der puente o de la escalerilla del Tagua, además había estacas sumergidas de un antiguo muelle y ví a muchos que lo tuvieron que llevá a la casa socorro por tirarse de chorla. A lo más que he llegado es a tirarme desde la Zapata y atravesar el río con la ropa en la cabeza sujeta con la correa o llegar a los pilares y esperá para que no me cogieran los guindillas cuando prohibían bañarse. Todo eso que he contado antes es porque mi Bato o tío Santiago me llevaban algunas tardes de verano al río con una corchera y una cuerda pa enseñarme a nadá y que no me jogara, se sentaban en el borde de la Zapata o en una barca y cuando malejaba tiraban de la cuerda y marecogían.

    ResponderEliminar
  24. me gustaria saber, si alguien posee fotos de actuaciones en el cortijo del guajiro entre los años 60 y 70, le quedaria eternamente agradecido

    ResponderEliminar
  25. A ;Luisín: En Internet existen fotos del Guajiro, sólo hay que buscarlas en google.

    ResponderEliminar

*/