lunes, 11 de junio de 2012

VEO VEO: CINCO TROCITOS DE CORPUS

Por la calle Pureza los balcones están de fiesta, mantones y flores colorean la mañana de domingo, comienzan a echar romero sobre el suelo y muchos se agachan para llevarse una ramita antes de que sea pisado, salidos de la China, la de verdad, la tierra lejana de oriente, se suman como espectadores unas figuras bordadas con esmero en hilos de seda, mantones de flores para las bailoras gitanas, de finos flecos y largos vuelos, TRiana…

Los rayos de luz están jugando al cogé, vienen por lo bajini y casi no pueden saltar por encima de las casas, asoman tímidos por las azoteas, algunos se han despistado y tras reflejarse en un ventanal sirven de foco a ese niñojesús que han subido al balcón porque no quiere perderse el paso del cortejo


Policromía de oro, barroco de pliegues infinitos para su cuerpo entallado, requiebros de formas, que se mueven al compás de mi río callado

En este mar de detalles y esmero, gusto, delicadeza, un coqueto espacio para diversos elementos preñados de significado: el libro abierto de par en par, espigas tendidas, una jarra de vino, el pan y las uvas, paños, perfumes, angelitos desnudos, pero lo que no termino de comprender es el simbolismo de los lazos con los colores patrios, su presencia chirria.
Para vestir unos azulejos con cortinas de encajes finos y borlones, como si fuera una carreta, sólo hace falta sentir la gloria de una mañana de corpus.
Rafael Martín Holgado

5 comentarios:

  1. jimenezjb12/6/12 12:31

    Esta breve, aunque intensa, muestra del Corpus de Triana (¿Chico?) que acabas de regalarnos pone de manifiesto el sabor de una fiesta que, de momento, no está organizada por los políticos y por tanto carece de ordenanzas. Las fotografías son extraordinarias, Rafa.
    El único punto negativo, bastante negativo bajo mi punto de vista, es el ATROPELLO que la empresa municipal de limpieza LIPASAM comete cuando a escaso metros del paso de la Custodia comienza con una procesión de maquinarias a barrer, en este caso la agradable alfombra de romero, entre la multitud de personas que todavía estamos viviendo el momento. Esta forma tan peligrosa de actuar es una costumbre y se repite en las procesiones de Semana Santa, la Cabalgata de Reyes y en otras procesiones del Corpus.
    El asunto merece una entrada particular, con el consiguiente reportaje fotográfico que demuestra lo dicho.

    ResponderEliminar
  2. Rafael M.H.12/6/12 16:44

    Gracias, José Luis, y es verdad que andan con prisas los encargados de la limpieza, pero con los tiempos que corren igual alguien que pierda pié, le echa la culpa al romero y se le ocurre denunciar al ayuntamiento. En principio, lo suyo sería limpiarlo por la tarde.

    ResponderEliminar
  3. ¡Que estallido de colores y artesanía cara en los mantones de Manila!.¡Que policromía en el retablo y en la imagen!. Se me viene a la memoria ese cante de patios de corral y veladas de barrio: "Tiene una cinturita que óle, óle que se parece,al clavel en la maceta que el viento mece...El arte ,Rafaé,puede tener olor, color, sabor, se puede ver y oir, lo que no tiene nunca es nombre ni patria pero a todos nos pone de acuerdo.Te felicito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rafael M.H.13/6/12 4:21

      Gracias, Antonio.

      Eliminar
  4. Elisa santod14/6/12 0:33

    No veas como salen las fotos, se le ven hasta los trasquilones del bigote al chino....

    El Romero, ciertamente podría haber permanecido un poquito mas en la calzada, su olor es agradable y además no pega mucho que tras la custodia se vea el camión de limpieza y los barrenderos. A nuestro querido Bari casi nos lo atropellan en la calle Pureza.... En fin.... Como dice un buen amigo nuestro, cosas....

    ResponderEliminar

*/