domingo, 10 de junio de 2012

LOS BANCOS DE TRIANA


   En todo el mundo se comenta  que hay que sanear los bancos españoles. Esta misma tarde ya se habla de las cifras necesarias para un rescate y al parecer son 100.000 millones de euros, con eso nos podríamos comprar un millón de pisos en Triana. Ya sé que el asunto no está para bromas pero no me digan ustedes que no tiene gracia que tengamos que pagar entre todos los españoles los que unos pocos han malgastado, malgestionado o sencillamente han robado. Pues este es el chiste del día.

   Lo mismo ocurre con esos bancos tan graciosos que la anterior corporación municipal nos regaló para la calle San Jacinto. Decían que dichos bancos eran un homenaje a los ceramistas de Triana.



   Al día de la fecha ya ven el aspecto que muestran dichos bancos, en poco más de un año de vida: cercos metálicos oxidados, cerámicas partidas y asiento de madera totalmente destrozado. Si a esto le sumamos que en poco menos de 6 meses se tuvo que desmontar el “gran río” iluminado y sustituirlo por las actuales piedras, ¿cuánto nos va a costar finalmente las obras de la calle San Jacinto?. En este caso  son sólo 10 bancos los que tenemos que rescatar y yo calculo que con 1000 euros por banco es suficiente, o sea que el rescate de los bancos trianeros nos puede costar 10.000 euros, que en comparación con los 100.000 millones son despreciables. Pero sin entrar en la cantidad, el fondo es el mismo; en nuestro caso una mala gestión del equipo municipal encabezado por el Sr. Monteseirín y defendido por el Sr. Moriña, como responsable del distrito, la tenemos que costear entre todos.

   Mientras que los ciudadanos de este país tengamos que seguir pagando los errores y los mangazos de los políticos, este será un país de chiste; y así nos va, aunque los que de verdad se ríen en nuestras narices son ellos, los políticos.

José Luis Jiménez

5 comentarios:

  1. Después de ver lo que hicieron con las plazas de nuestra ciudad qué se podía esperar de los bancos de San Jacinto. "Un homenaje a nuestra cerámica", resulta gracioso, valiente homenaje. Lo malo es que tenemos que soportar estos bancos cuando deberían ser ellos lo que nos "soportaran".
    Y hay que ver cómo se quejaron por este ataque los de la plataforma del murallón; menos mal que los tenemos a ellos, que si no...

    ResponderEliminar
  2. jimenezjb11/6/12 9:47

    Ya me gustaría saber quién fue el arquitecto que diseñó los bancos de San Jacinto; más que nada por apuntarlo a la nueva plataforma. Entre los diseños de los nuevos pisos de la Cava de los Civiles, la fachada del Corral de la Encarnación y algunas otras hermosuras, estamos salvados en Triana.

    ResponderEliminar
  3. ... el nuevo edificio de Viajes Triana, el que se levantó donde el Cine Emperador, el de la esquina de Pureza con Rocío y ¿cuántos etcéteras? Entonces no había en la otra orilla plataformas de defensa de Triana. Pero, claro si hay arquitectos en esta de ahora cómo se iban a quejar si la culpa es de una gran parte de ellos. Son los que oyen el nombre de Anibal González, o de cualquier regionalista, y se santiguan como si se nombrara al demonio. Qué lejos del arte y la sensibilidad sevillana anda la arquitectura, y qué manera de cargarse una ciudad tan bella... impunemente.

    ResponderEliminar
  4. Yo abogo, vamos que propongo,que a los cabecillas y a los que quepan de la plataforma los lleven y los repartan, para que tengan varias perspectivas, por lo pilares centrales del puente compartiéndolos con los patos a ver si estos le dan ideas y que los dejen allí un par de semanas llevándole la comida y la bebida en una piragua. Por supuesto con sacos de dormir, flotador y manguitos por si se quieren bañar o por si viene una arriá.

    ResponderEliminar
  5. jimenezjb12/6/12 14:07

    La idea que propones es razonable, Antonio. En las fechas en la que estamos, donde la caló aprieta tela, qué mejor sitio para meditar y contemplar que los pilares del Puente; qué pedazo de paisaje para que a estos amantes de la belleza les vega una inspiración. Pero para la Velá to er mundo fuera, que las ordenanzas prohiben el tráfico de melones y sandías y no está la cosa para multas.
    Lo único que yo no veo bien, Antonio, es lo de llevarle la comida y la bebida en una piragua porque o van a pasar mas hambre que un caracol en un espejo o el tio de la piragua va a dar más viaje que el cosario de Utrera.

    ResponderEliminar

*/