lunes, 19 de marzo de 2012

EL TRASLADO DE CARRIEDO

Fachada remodelada de nuevo bar en Calle San Jacinto.

   Tras la peatonalización de la calle San Jacinto es frecuente la apertura de nuevos bares en dicha calle. El último de ellos inauguró la  semana pasada en el local que hace esquina con la calle Alfarería; anteriormente una clínica dental en cuya fachada, por iniciativa de la Asociación Cultural y Artística Trianera, se colocó un mural cerámico para recordar a Manuel Carriedo.

   El nuevo establecimiento, propiedad de un conocido grupo hostelero sevillano, ha remodelado totalmente la fachada eliminando el antiguo revestimiento de mármol y abriendo nuevos huecos de escaparates, uno de ellos en el lugar donde estaba instalado el referido mural al que finalmente han trasladado a un extremo. La nueva fachada resulta  mucho más comercial; con grandes ventanales, nuevos murales cerámicos y un revestimiento de pintura bastante más agradable que el antiguo mármol. El mural de Carriedo me parece ahora mucho más elegante en este nuevo entorno al que le aporta un toque artístico singular. Sin embargo, el traslado de Carriedo no se ha realizado con el esmero y cuidado que tan insigne personaje merece ya que el mural presenta una importante grieta vertical y numerosas manchas de pintura ocurridas tras las obras de reforma y consiguiente traslado.

Fisuras y manchas observadas en el mural de Carriedo.
   Esperamos y deseamos que los nuevos propietarios del local se den cuenta del daño que han causado a un elemento artístico que además representa a un ilustre personaje de nuestro Barrio para que urgentemente,  y de una manera eficaz,  arreglen o restituyan la imagen del mural cerámico.

José Luis Jiménez

5 comentarios:

  1. Pues ha sido un milagro que se haya salvado porque vi cómo trabajaban alrededor de Carriedo. El encargado me aseguró que no estaba en peligro y que se desplazaría. Ya habían hablado con Enrique Orce. Han hecho la obra en un tiempo récord y esta firma suele utilizar sus fachadas para su propia publicidad en cerámica. Así que el retrato de Carriedo ha estado en franco peligro. Ahora habrá que esperar cómo Orce lo repara.

    ResponderEliminar
  2. Rafael M.H.21/3/12 10:52

    Al menos le han hecho un huequito aparente en la esquina, lo que pasa es que en esa fachada tiene toda la pinta de quien está en un velador a la espera de que le traigan la cerveza.

    ResponderEliminar
  3. jimenezjb21/3/12 17:13

    Ahora creo que el mural luce más que antes. El mármol que había antes en la fachada contrastaba negativamente con el mural. Lo que apunta Rafa es cierto; Carriedo anda mezclado con Gambrinus y claro.... De cualquier manera, tal y como están las cosas, es un milagro que una empresa invierta en abrir un nuevo local pero supongo que podrán asumir el coste para que Alfonso Orce repare el mural.

    ResponderEliminar
  4. Ahora me doy cuenta que nombré al abuelo de Alfonso, Enrique, extraordinario pintor ceramista, iniciador de la saga. Vamos a ver qué dice Alfonso sobre la restauración...
    Los de los veladores tienen una distracción añadida mientras les sirven; creo que va a ser más contemplado que antes perdido en una fachada rebosante de anuncios de todo tipo.

    ResponderEliminar
  5. José Luís, bajo mi modesta opinión creo que siempre hay que buscar la parte positiva. Me parece que en el sitio que lo han colocado está más arropado, antes lo veía muy desolado e indefenso ante los cartelistas, los que ofrecen teléfonos para vender algo y de los incultos graffiteros.Que lástima que no lo hayan pintado también por detrás y ponerlo inmediato en la esquina donde se da la güerta para la calle Alfarería lo hubiéramos visto incluso de espalda, porque era un trianero que valía por todas esquinas de su cuerpo. De todas maneras con el parasol que tiene tan cerca se defenderá del moreno cuando vaya buscando en verano la elíptica del aljarafe güervano, que después de todo el día calentando son las horas que más quema.

    ResponderEliminar

*/