jueves, 23 de febrero de 2012

EL DEDO DE RODRIGO: CRISIS DE IDEAS, INTERÉS O DE TIEMPO


Pues ese grupo de amantes de nuestro barrio parece que se ha reducido al mínimo; desde luego ha tiempo que dejó de ser “un grupo”. Suele ocurrir tras la euforia y predisposición que anima los proyectos similares, porque un blog como este se asemeja a una revista no venal y está demostrado que el ochenta por ciento perecen antes de que sus lectores lleguen a familiarizarse con ella, y es que el amateurismo es así: muchas ganas al principio hasta que va decayendo cuando ya hemos visto nuestra firma lo suficiente para demostrarnos a nosotros mismos de que somos capaces de escribir un artículo o, también, cuando creemos que hemos hecho lo suficiente como patriotas y defensores de causas perdidas. Y que nadie se sienta aludido, hablo en líneas generales.
         En este caso es profundamente lamentable, ya que se está poniendo en peligro lo que a todas luces es un vehículo de opinión absolutamente necesario, y no hay más que echar un vistazo en Internet a todo lo que lleva el nombre de Triana en la cabecera. Si este grupo estuviera compuesto por cofrades de una hermandad o, simplemente, amantes de la Semana Santa, tendría garantizado el futuro. Cuánto envidio a los capillitas que son capaces de fundar y alimentar una humilde hermandad y sacar sus pasitos con todo el orgullo y entusiasmo, amén de organizar durante el año rifas, actos de confraternidad, pregones y lo demás necesario que no debe ser poco. Pues esto es Triana por lo que se vé y se lee en las pantallas de los ordenadores: una cofradía que alguna vez hace parada en un bar.
         Creo que “Triana en la red” es de los pocos espacios donde aparece la Triana real en un sentido amplio; ha rescatado páginas histórica, liberados del olvido a personajes ejemplares, ha criticado -cuando había que hacerlo- la labor de la clase política que tanto influye en nuestras vidas y en el cuidado y respeto al barrio que nos preocupa; donde se ha hablado de toda la Cultura y todas las Artes que nos afectan como trianeros, en fin...
         Con tristeza veo cada día que las entradas se eternizan sin que nadie coja el testigo y así, parece increíble, vamos a llegar a las 50.000 entradas en poco más de un año. No sé si es mucho o poco para una página de este tipo, pero no parece que suene a fracaso (por cierto, veo que el contador de visitas ha dejado de funcionar, lo que faltaba...).
         La idea, a la que Emilio Jiménez Díaz dio el primer impulso, fruto de una ilusionada reunión, ha ido cerrando puertas y ventanas y ya le falta el aire. ¡Qué pena!

Ángel Vela Nieto

4 comentarios:

  1. Ángel, te he leido,¡por fin!, a tí y a todos.Creo, Ángel, que no se le pueden poner puertas ni ventanas, ni al campo,ni a la ilusión,ni a la utopía,ni a la fantasía, ni a la magia, ni al arte,ni a la libertad de expresión (si uno no quiere), pero todo tiene su tiempo y sus dientes de sierra en el cuadro sinóptico, o sea a esperar tiempos mejores y no desfallecer y de eso sé yo algo. Lo de la primeras Pascuas de tu nieto es para emmarcarlo y regalárselo como regalo de Primera Comunión.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por los dos motivos: por el regreso y por mi nietecillo, que no veas el tipo de torero que tiene y los pases que le larga a las dos cabezas de toro del Serranito de la Ronda de Triana.

    ResponderEliminar
  3. jimenezjb28/2/12 22:39

    Llevas razón, Ángel. Nos comprometimos con el blog y sin embargo pasan los días y algunos no escribimos nada. Tenemos que seguir aportando artículos y comentarios y por qué no intentar rescatar a Emilio.
    Con respecto al contador de visitas no parece que falle.

    ResponderEliminar
  4. Pues se arregló... puedo asegurarte que cuando fui a comprobar el número exacto de visitas estaba en blanco.
    Todo se va arreglando en "Triana en la red". Va recuperando el pulso.

    ResponderEliminar

*/