lunes, 23 de enero de 2012

EL DEDO DE RODRIGO: LAS VERDADES DE TRIANA




Hace unos días apareció en ABC un artículo firmado por José Manuel León Gómez; el título: “Triana, denominación de origen”. Una página completa ilustrada con un fragmento muy ampliado de una vieja imagen dibujada de la Torre del Oro que nada tiene que ver, claro. Ya por ello me pareció algo chocante antes de meterle la vista al texto con el mayor interés, pues no todos los días la prensa local, tres diarios con un total de un montón de hojas, le dedica un espacio así a la otra orilla de Sevilla. El periodismo, ahora de agencias y carente de reporteros con seudónimos que eran los que hacían la noticia entrañable y cercana, es uno de los oficios que más ha cambiado siendo el mismo su origen y cometido. Sólo los columnistas, que han proliferado como un curioso fenómeno de este tiempo, nos dan la esperanza de que hallemos en el diario con el que desayunamos algún asunto trianero, lo que tampoco es muy frecuente. Así que me entregué a la lectura de lo que consideraba todo un hallazgo, aunque desconociera al autor.
         El primer párrafo no me animó demasiado... “Que Triana es cuna de arte con ingenio sublime, descarado y atrevido, no sólo lo confirman las múltiples seguiriyas (?) sevillanas que con sus letras así lo confiesan”. Tampoco los dos destacados... “El flamenco floreció por sus callejones y plazuelas, como El Zurraque, las Cavas, el Patrocinio (?), El Tardón y El Monte Pirolo”. O el otro que pretendía hablar de la copla en Triana centrándose, exclusivamente, en Marifé. Los desajustes eran evidentes.
         Vi que en el arte de la cerámica sólo se mencionaba a Niculoso Pisano; en el toreo a los Gitanillos y a Belmonte, declarando el autor su desconocimiento del por qué a Juan le llamaban “El Pasmo”. Sobre la copla, tema que aparece como preferente, leemos: “Ha sido en la copla donde alcanzó (Triana) su denominación de origen la cuota (sic) más alta. Un sin fin de nombres graciosos y andaluces...”. Y, en seguida, se habla de Burguillos y de Marifé en un largo párrafo, el más detallado y definitivo del artículo, siempre escrito en primerísima persona y mostrando una particular pasión por “la tonadillera de Triana”. Al fin, sacamos la conclusión de que el autor disfruta y se emociona especialmente con las canciones de Marifé y con su hermandad del Rocío, de la que se siente tan orgulloso como para firmar como “agente comercial y rociero de Triana”.
         Me ha llamado la atención este artículo, supuestamente muy trianero, porque llevo bastante tiempo hurgando por los libros de flamenco, recabando noticias sobre la relevancia de Triana en el arte que dicen más andaluz, y no me repongo de un susto cuando me ataca otro. Y lo peor es que la cuestión se agrava cuanto más nos acercamos a las ediciones modernas, libros a modo de historias definitivas donde la orilla más flamenca del orbe se enmascara tras el nombre de Sevilla cuando no hay más remedios que mencionarla. Comprendo que es imposible abarcar a Triana en toda su dimensión, pocos barrios se pueden comparar con lo que supone, no ya para la ciudad a la que pertenece sino por lo que ha aportado al engrandecimiento de la Cultura, el Arte y la Historia de España. Muchas veces hemos dicho que tanto brillo llega a nublar el entendimiento de quienes, por desconocimiento, creen que la principal “cualidad” de los trianeros es el chauvinismo.
         Hora es ya de que desde la necesidad oficial de sacarle partido a su afamado arrabal de los milagros, a través del negocio que mejor nos va (el turismo, naturalmente), vayamos transmitiendo a los jóvenes la absoluta verdad, la inmensa valía de este costado de una ciudad que la necesita como siempre la necesitó,  desde que fue su Guarda, pero que no siempre la miró con el cariño que merece. Y ojalá la prensa local aprenda a retratarla con acierto.


Ángel Vela Nieto  


2 comentarios:

  1. jimenezjb24/1/12 19:20

    El artículo es un ligero repaso a muchas de las facetas artísticas de Triana; algunas tratadas con poco rigor y otras con poco conocimiento. Aunque el artículo está escrito con una magnífica intención para con Triana comparto contigo que nuestro Barrio merece más acierto en sus reseñas en la prensa.
    Con respecto al Flamenco seguimos de actualidad en Triana. Basta leer el reciente trabajo de investigación del moronero Luis J. Vázquez Morilla acerca de "El Fillo", o mejor de "Los Fillos" y observar su total vinculación con Triana. Pese a todo sigo pensando que los primeros que tenemos que dar a conocer las verdades de Triana somos los trianeros y fundamentalmente, que para eso cobran, los representantes políticos. Recuerdo que los que mandan ahora llevan nueves meses en el cargo y pocas verdades han contado, pese a cobrar todos los meses.

    ResponderEliminar
  2. http://www.encarconde-triana.blogspot.com

    ResponderEliminar

*/