sábado, 23 de abril de 2011

LA POESÍA DE ANTONIO FERNÁNDEZ CACHERO



CONTRALUCES

Tengo los ojos llenos
de sombras y contrastes.
De tejas y espadañas,
de adoquines brillantes.

De morados, celestes y ruanes,
de hebillas, de espartos,
de velas, costales y claveles,
de clavos, espinas y de sangre.

De lunas y de estrellas,
de rejas, de patios, de calles,
de lágrimas, de muerte,
de cruces y ciriales.

Un aguafuerte.

Estallan los sentidos
con el olor de las tabernas
y zaguanes del viejo barrio,
con el incienso y la cera,
con el perfume barato de mi gente,
mi gente dominguera,
vestida con colores diferentes.

Y en la calleja,
un Cristo agonizando.
Suena la corneta.

Y en la calleja,
una Virgen que llora.

Meciéndola la llevan.

Y en la esquina, desde una reja,
cerca del rótulo y el desconchado,
rompe la madrugá una saeta.


Antonio Fernández Cachero
"Desde mi torre nazarena"

2 comentarios:

  1. Rafael M.H.26/4/11 14:20

    Estas palabras me parecen propias y me muevo de unas a otras con la soltura de quien conoce por donde va, imagino que estos versos deben flotar en el aire de Triana y empapan nuestras ideas y se escapan por nuestra boca al respirar, pero qué difícil plasmarlos, como tú has hecho.

    ResponderEliminar
  2. A.Fernández de Cachero M.8/5/11 15:29

    Gracias Rafael, efectivamente estaban flotando en el aire de las esquinas de Triana y yo tuve la inmensa suerte de atraparlos. Solo tuve que transcribirlos.

    ResponderEliminar

*/