domingo, 14 de noviembre de 2010

EL DEDO DE RODRIGO: LA REVISTA "TRIANA"


            En 1980 surge como revista-programa de la Velá de la patrona Santa Ana, ideada y dirigida por Santiago Martínez con la doble finalidad de mostrar páginas de la rica historia del arrabal y recaudar fondos para la celebración de la fiesta. Con la llegada de Francisco Arcas como delegado municipal del distrito, se convierte en publicación periódica. Es el tiempo en que va a ser muy apreciada en toda la ciudad y saludada con cariño por los medios de comunicación. Arcas acudía a las reuniones de la “redacción” en Casa Cuesta, el famoso bar de la calle Callao, donde se fraguaban los números bajo la sapiencia de Manuel Macías que dejó en sus páginas trabajos magistrales, secundado por un grupo de entusiastas igualmente identificados con la idea de propagar los valores, casi perdidos, de un lugar de tan fuerte identidad.
A partir de las siete de la tarde de los viernes y durante toda la década de los ochenta estuvimos juntando nuestras ideas después de “juntar” las mesas de café clásico, porque a los habituales: Armando Gutiérrez, Manolo Pacheco, Manuel Lauriño, Paco Solís, Jose María Medianero, José Manuel Holgado, Manolo Albenca, Antonio Carrasco y los nombrados Santiago y Macías y yo mismo; cada cual en su silla de siempre y la copita por delante; pues a este nutrido grupo se unía cada noche los amigos que venían a buscarnos con cualquier motivo, muchas de las veces con colaboraciones, propuestas culturales o, simplemente, para tomarse una tapita de menudo con nosotros. Y Triana siempre en el eje de nuestras conversaciones e inquietudes. Puede decirse que en la colección de aquella revista “Triana” (nada que ver con la actual municipalizada y manipulada) está latente la historia del arrabal más universal y bien expuestas las causas por lo que se puede calificar de esta forma nada exagerada.
Es increíble la ilusión que nos animaba. La salida de cada número llegaba acompañada cada trimestre de una presentación en toda regla a la que asistían medios de comunicación; era un bautizo repetido que celebrábamos como Dios manda. Comentábamos el contenido, las investigaciones en archivos municipales de Manuel Macías, los profundos estudios sobre el Arte del profesor Medianero; la vida artística del cante y la copla que vivió Armando, también con sus emocionantes romances andaluces; los relatos cómicos de Manolo Pacheco con su magnífica poesía a la que se unía la también culta de Lauriño, y la popular de los hermanos Albenca con sus recuerdos de otra Triana; los estudios de personajes curiosos de Paco Solís, el adobo simpático y trianerísimo de Santiago, que también se encargaba de la publicidad. Mi aportación merodeaba por la historia reciente siguiendo el hilo de Macías. Cuánta Triana fue descubierta en aquella ilusionada y prodigiosa década, la primera de la vida democrática sin traba alguna.
Y para saber cómo acabó aquella maravillosa aventura digamos que los delegados municipales que llegaron después apoyaron pasivamente una publicación que salía de la imprenta municipal y, sin gasto alguno, iba al haber cultural de la Tenencia. Pero el interés de los delegados (ninguno de Triana) decae, se retira por enfermedad el activo Santiago Martínez, motor exterior de la revista, y si no hubiera sido por un grupo capitaneados por José Manuel Holgado y Ángel Bautista la publicación hubiera desaparecido mucho antes de que fuera “secuestrada” por el distrito el año 2009, transformándose en algo que en nada se le parece. El limpio espíritu de los ochenta quedaba demasiado lejos.

Ángel Vela Nieto.

4 comentarios:

  1. Rafael M.H.14/11/10 11:39

    Es una característica de la maquinaria del poder: la capacidad que tiene para reciclar o reutilizar cualquier movimiento o manifestación ajeno a la política que comience a tener éxito. Y respecto al espíritu de los ochenta, qué bien queda definido con el adjetivo limpio.

    ResponderEliminar
  2. El número 89 de la nueva Revista Triana es un panfleto político del distrito. Dicho número, realizado con motivo de la Velá de este año, ha sido repartido hace un par de semanas; lo importante era presentar a la nueva delegada, Mª Esther Gil, que se autodenomina "Alcaldesa de Triana". ¡Viva España y Jerez!

    ResponderEliminar
  3. Emilio J.D.14/11/10 21:21

    Lo malo es que el papel "cuché" no sirve como celulosa para el excusado.

    ResponderEliminar
  4. ...además satinado. Para encender la chimenea tampoco es útil. Para envolver las castañas asadas tal vez; asi que, como dice nuestro amigo "El Perlo", ¡castañas al castañero!

    ResponderEliminar

*/